Canarias es la región donde la covid ha reducido menos la esperanza de vida

Los niños nacidos en Canarias tienen una expectativa de vida de 83,3 años, lo que supone más de un año adicional a la esperanza media del conjunto de España

EFE

Inicio de la vacunación con cuarta dosis contra la covid-19
Inicio de la vacunación con cuarta dosis contra la covid-19

La mortalidad resultante de la epidemia de covid-19 puso freno al aumento progresivo de la esperanza de vida al nacer en España y la redujo en 2020 a 82,2 años (79,5 en hombres y 85 en mujeres), lo que supone 1,5 años menos que el año anterior, siendo Madrid la que más acusó ese descenso y Canarias la que menos, con solo 0,1 años de pérdida.

Según un informe del Ministerio de Sanidad, que analiza la evolución de los datos desde 2006 a 2020, los niños nacidos ese último ejercicio en Canarias tienen una expectativa de vida de 83,3 años, 1,1 más que la esperanza media del conjunto de España.

En el periodo de quince años analizados, Canarias aparece como la comunidad donde más creció la esperanza de vida al nacer, en concreto en 3,7 años, el triple de lo que lo hizo en el resto del país (1,2 años), de acuerdo con las cifras del informe relativas a las islas difundidas por la Consejería de Sanidad.

En otro de los parámetros del informe, el que indica cuántos años van a vivir de media quienes ahora tienen 65, Canarias aparece en segunda posición, con una expectativa de vida añadida de 21,7 años, solo superada por Galicia, con 21,9 años.

En cuanto a los años de vida saludable esperables a partir de los 65 años, el archipiélago se sitúa en 18,76 años, casi un año (0,84) por encima de la media nacional, que es de 17,92 años.

Los datos confirman a España como uno de los que mayores cifras refleja a pesar del zarpazo que dio el primer año de la pandemia.

Hasta ese año, la evolución de la esperanza de vida fue favorable, de modo que de 2006 a 2019 aumentó 2,8 años (3,2 en hombres y 2,2 en mujeres); a partir de ahí, ha descendido 1,5 años (1,4 años en hombres y 1,5 años en mujeres) y se ha situado en los 82,2 años (79,5 hombres y 85 mujeres).

 

Impacto de la primera y de la segunda ola de covid

El impacto de la covid fue mayor en la primera ola que en la segunda: la esperanza de vida al nacer en el primer semestre y en el segundo semestre disminuyó 1,6 y 1,3 años, respectivamente, con respecto a los mismos semestres de 2019.

Dicha evolución se ha constatado no solo en hombres y mujeres, también en todas las comunidades, aunque es Madrid la que sufrió una mayor caída (de hasta 3,6 años hasta los 82,1), mientras que en Canarias tan solo descendió 0,1 años y llegó a los 83,3 años.

Antes de que estallara la pandemia, la diferencia en la esperanza de vida al nacer entre mujeres y hombres era de 5,7 años, casi un año menos que en 2006 (cuando era de 6,6); esa brecha se estrechó aún más en 2020 hasta los 5,5 años.

Mientras, la esperanza de vida a los 65 años también cayó 1,5 años, de manera que se situó en 20,4 años (18,3 en hombres y 22,8 en mujeres), lo que frenó el incremento experimentado de 2006 a 2019, cuando creció 1,9 años.

La bajada fue similar en hombres (1,4) y en mujeres (1,5), aunque la diferencia entre ambos sexos se mantuvo estable en los 4 años; por comunidades autónomas, osciló entre los 18,6 de Ceuta y Melilla a los 21,9 de Galicia.

Mientras, los años de vida saludable al nacer alcanzaron en 2020 los 78,7 (76,8 en hombres y 80,6 en mujeres), lo que supone un 95,7 % de los años de esperanza de vida vividos sin limitación.

De nuevo, desde 2006 hasta 2019 se había producido un incremento de 2,6 años (3,5 en hombres y 1,7 en mujeres), pero en 2020 descendieron 1,2 años (1,2 en hombres y 1,1 en mujeres). Por el contrario se mantuvieron los años que las mujeres esperaban vivir más que los hombres desde el nacimiento, 3,8 años.

A los 65 años fue de 17,9 (16,6 en hombres y 19,1 en mujeres), lo que representa el 88 %, aunque supone 1,2 años menos de vida saludable a esta edad que un año antes. Lo que las mujeres esperaban de vida más saludable que los hombres continuó siendo 2,5 años, diferencia muy similar a la de 2019.

LO MAS LEÍDO