16/jul./2019

CRITICAN LA “PERMISIVIDAD” PARA ACEPTAR PRESOS VIOLENTOS DE OTRAS ISLAS

Trabajadores de la prisión de Tahíche se concentran para denunciar la agresión a tres funcionarios

La concentración había sido convocada por una nueva asociación, “Tu abandono me puede matar”, creada para levantar la voz sobre estos casos

Trabajadores de la prisión de Tahíche se concentran para denunciar la agresión a tres funcionarios

Trabajadores de la prisión de Tahíche han vuelto a concentrarse este miércoles a las puertas del centro, en esta ocasión para denunciar la agresión sufrida el pasado fin de semana por tres compañeros por parte de un interno. La concentración ha sido convocada por una nueva asociación, “Tu abandono me puede matar”, con la que los funcionarios pretenden levantar la voz sobre este tipo de casos y alertar de los problemas que sufren en la prisión.

“Queremos denunciar una situación que viene heredada de la anterior dirección de este Centro, dirección muy permisiva con la recepción de internos de otros puntos de Canarias sin ninguna vinculación con esta isla y con un perfil de muy alta peligrosidad”, señalan desde esta asociación, que subraya que está “desvinculada de sindicatos y partidos políticos”, aunque también hay sindicalistas que se han sumado a la protesta.

Ahora, esperan que la nueva dirección del centro cambie esta situación, ya que una de las quejas que vienen planteando desde hace años los funcionarios de la prisión es que el centro de Tahíche acoge internos violentos, en muchos casos llegados de otras islas, pese a que no cuenta con las medidas de seguridad necesarias para ello ni con el personal suficiente.

 

Un preso violento llegado de Gran Canaria


En el caso del preso que el pasado sábado hirió a tres funcionarios, había sido trasladado desde Gran Canaria, donde ya había protagonizado “numerosos altercados graves”. Sin embargo, cuando llegó a Lanzarote no se activó el protocolo, según denunciaron desde Acaip. 

Los hechos ocurrieron cuando estos tres funcionarios intervinieron para impedir que este interno agrediera a otro preso. Según afirman, había roto un palo de escoba con el que amenazó a los trabajadores y después les lanzó “patadas y puñetazos”, hasta que finalmente fue reducido y trasladado al módulo de aislamiento. Por su parte, según explican sus compañeros, los funcionarios fueron atendidos en la enfermería del centro con “heridas de diversas consideración”.

En esta sección
Comentarios