17/Jul/2018

"CONFUNDE LA POLÍTICA CON LAS CARTAS A PAPÁ NOEL"

El PSOE cree que Oswaldo Betancort ha "perdido el norte" con La Graciosa

José Brito considera que el reto "no es desplazar una ITV móvil", sino "reducir drásticamente el parque automovilístico de una isla singular que soporta una presión brutal ante la pasividad": "La Graciosa es la octava isla, pero no debe ser una isla más”

El PSOE cree que Oswaldo Betancort ha "perdido el norte" con La Graciosa


El PSOE de Teguise reprocha al alcalde del municipio, Oswaldo Betancort, "haber perdido el norte con La Graciosa y confundir su declaración como octava isla con una justificación para el vale todo”.

El portavoz socialista en la corporación, José Brito, recuerda que la Graciosa forma parte de un espacio natural, el Archipiélago Chinijo, "con un enorme valor ambiental que hay que preservar". “La Graciosa es la octava isla, pero no debe ser una isla más. La Graciosa requiere de un modelo propio que garantice el bienestar de su población y ese modelo propio no puede consistir en reproducir el del resto de islas habitadas, pues sería incompatible con la preservación del espacio”, considera Brito.

Para el socialista, "la última ocurrencia del alcalde, adjudicar el servicio móvil de ITV en La Graciosa, responde a la falta de proyecto de Betancort que confunde la política con las cartas a Papá Noel". “El reto de La Graciosa no es desplazar una ITV móvil, el reto es reducir drásticamente el parque automovilístico de una isla singular que soporta una presión brutal ante la pasividad cómplice del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Lanzarote y el propio Ayuntamiento”, advierte José Brito, que apunta que "el Cabildo envió hace un año el borrador del Plan Rector de Uso y Gestión del espacio al Consistorio sin que se sepa, a día de hoy, si se ha contestado y en qué términos".

“La Graciosa es mucho más que un mero granero de votos de Oswaldo Betancort y Coalición Canaria. Es un espacio natural de un valor extraordinario, patrimonio no solo de su población actual sino de Lanzarote y Canarias en su conjunto y ha de garantizarse su conservación para generaciones venideras, en vez de dar la espalda a los problemas y las decisiones como ha hecho el alcalde durante estos siete años”, ápunta José Brito, que concluye señalando que "esa conservación es perfectamente compatible con mejorar la calidad de vida de su gente sin necesidad de poner en riesgo sus valores".


 

En esta sección
Comentarios