18/oct./2019

Consejos para bucear con seguridad

Bucear no es solo una forma de ejercitar el cuerpo e interactuar con la naturaleza. También es una actividad que te ayuda a ver el mundo de otra manera. Esta actividad te ofrece beneficios para la salud, el bienestar y la felicidad en general, que son prácticamente infinitos.

Consejos para bucear con seguridad

Si estás en la isla, hacer buceo en Lanzarote tendrá un impacto positivo en tu vida. Aún así, para disfrutar al máximo tu experiencia tendrás que tener en cuenta una serie de consejos:

Revisa tu equipo de buceo


El equipo es fiable y garantiza tu seguridad, pero requiere un mínimo de mantenimiento para garantizar un servicio adecuado. Los buceadores deben entender las capacidades y limitaciones de sus propias herramientas.

Busca capacitación tanto en el uso como en el mantenimiento y dedica el tiempo suficiente para familiarizarte con los accesorios antes de bucear. Recuerda revisar todo bien antes de tu partida. Solo de esa manera ganarás serenidad, comodidad y seguridad en tus inmersiones.

Respeta tus límites


Sumérgete de manera razonable y no experimentes condiciones más exigentes a las a tus anteriores veces sin un entrenamiento más sólido.

¡No te sobreestimes! Siempre es tentador probar una inmersión de mayor profundidad que la última que hiciste, pero sin la supervisión adecuada, tal inmersión puede convertirse en una pesadilla.

Mejora tu acondicionamiento físico


El buceo es un deporte y debe ser tratado como tal. La práctica de esta disciplina, aunque se considere un pasatiempo, requiere un mínimo de rendimiento físico.

La exposición a un ambiente presurizado con respiración oral a través de un nuevo equipo y restricciones fisiológicas requiere una resistencia que un cuerpo cansado o con sobrepeso difícilmente puede permitirse. 

Practica la relajación mental

Muchas personas con problemas cotidianos de ansiedad, miedos u otras dificultades psicológicas pueden bucear de manera segura. Sin embargo, si por alguna razón en algún momento no te sientes preparado para entrar al agua, cancela la inmersión.

Planifica la inmersión


Predecir lo que vas a hacer es importante si quieres disfrutar. Si no se planifica el ritmo, la forma, el papel de cada uno, la profundidad... se corre el riesgo de sufrir algún accidente. No dejes espacio a la improvisación.

Antes de salir, debes escuchar con atención la descripción del sitio y los consejos que tienen para darte tus compañeros y los profesionales. Este tiempo para planificar la superficie será una ventaja en largos momentos de serenidad y relajación en la parte inferior.

Aprende sobre los peligros, las habilidades específicas requeridas y otros aspectos únicos de tu sitio de buceo. No todos los mares son iguales.

Realiza entrenamientos de primeros auxilios


Asegúrate de que tus habilidades de primeros auxilios, resucitación cardiopulmonar (RCP) y administración de oxígeno estén actualizadas. Si no has tenido la oportunidad de completar esta capacitación, busca a algún miembro del equipo que tenga tal capacitación.

Lleva suministros de emergencia


Es vital mantener un botiquín de primeros auxilios almacenado correctamente y con los artículos dentro de la fecha de vencimiento. También debes asegurarte de tener suficiente oxígeno disponible para atender al menos a un buzo lesionado hasta la llegada del personal médico. Obviamente, las ubicaciones remotas requieren más oxígeno.

Mantente alerta


Sé un buzo alerta. Debes saber que incluso cuando un buceador hace todo bien, pueden suceder imprevistos. No te dejes sorprender cuando sucedan. Un nivel más alto de entrenamiento puede traer calma en medio del caos.