19/Sep/2018

FINALMENTE HAN SIDO 228 LOS CUENTOS RECIBIDOS EN ESTA EDICIÓN

Seis nuevos relatos se suman al Concurso de Radio Lanzarote

Aunque el plazo para participar finalizó el 31 de agosto, por problemas técnicos no se recibieron varias historias que ahora han sido incluidas tras comprobar que habían sido enviadas en tiempo y forma

Seis nuevos relatos se suman al Concurso de Radio Lanzarote

Seis nuevas historias se han sumado al Concurso de Microrrelatos de Radio Lanzarote-Onda Cero, que en su octava edición rinde homenaje al bicentenario de la novela 'Frankenstein o el moderno prometeo' de la escritora británica Mary Shelley. Y es que, aunque el plazo para participar se cerró el 31 de agosto, por problemas técnicos no se recibieron varios relatos, que ahora han sido incluidos tras comprobar que habían sido enviados en tiempo y forma. 

Así, finalmente han sido 228 los cuentos que se han recibido en esta edición, que se ha cerrado con récord de participación. Ahora, el jurado decidirá a los tres ganadores y los siete finalistas, un veredicto que se hará público a finales de septiembre. 

Los relatos participantes se han ido publicado por orden de recepción en La Voz de Lanzarote y leyendo en el espacio 'Lectura en la Radio' de Radio Lanzarote-Onda Cero. La propuesta en esta ocasión era imaginar la continuidad de la historia, siguiendo el texto desde el momento en el que el Dr. Frankestein “saltó por la ventana del camarote a la balsa que flotaba junto al barco. Pronto las olas lo alejaron, y se perdió en la distancia y en la oscuridad”.

Como en ediciones anteriores, la extensión máxima de los relatos tenía que ser de 100 palabras, incluido el título, y la radio debía formar parte de la historia. Cada autor podía enviar un máximo de cinco relatos, que podía firmar con pseudónimo, aunque siempre indicando un nombre y un teléfono de contacto. 

Del fallo del certamen se encargará un jurado formado por periodistas de Radio Lanzarote-Onda Cero y La Voz de Lanzarote. El ganador del primer premio se llevará una estancia de dos noches para dos personas en régimen de media pensión en el hotel Vik San Antonio, mientras que el relato que se alce con el segundo premio obtendrá una table Billow de Tiendas AHL Informática, con pantalla de 10, 1", 64 b, 1GBDD3, 16 G de memoria, Android 7.0 y wifi dual 2.40. El tercer premio será un pase familiar (hasta cuatro personas) con comida incluida al Rancho Texas Lanzarote Park. 

 

Sin título


Víctor abrió lentamente los ojos, llevándose un brazo a la cara para protegerse de la luz que amenazaba con cegarle. Su padre le sonreía orgulloso, llevando en brazos al pequeño William. A su lado, Elizabeth derramaba en silencio lágrimas de alegría. Sin necesidad de radios ni instrumentos una melodía envolvía la escena.

-Así debían sonar los ángeles- pensó

-De vuelta en casa, amigo- La voz segura y amable de Clerval le devolvió a una realidad que creía olvidada. Por primera vez desde hacía mucho tiempo volvía a ser aquel niño feliz de Ginebra, sin monstruos debajo de su cama.

 

Sin título


 ¿Dónde dirigir la balsa?-reflexionaba la criatura-¿Valía la pena regresar a un mundo coronado por los prejuicios?. A un supuesto paraíso con hipocresía suficiente para castigar al asesino y aplaudir al verdugo… -Tan sólo el canto de un frailecillo, melódico como una radio, acompañaba sus pensamientos.

Tal vez con el tiempo el ser humano aprendiera a no relacionar coraza con corazón.

Tal vez pasados unos años no importaría el color diferente de su piel.

Quizás, y sólo quizás regresaría a un lugar donde el interior brillara más fuerte que las apariencias.

Pero de momento no volvería. Allí había monstruos mucho peores.

 

Sin título


Prisionero de la rabia y el remordimiento decidió llevar a cabo su último crimen. Esta vez le arrancaría la vida a quien hasta entonces había sido la muerte. Por fin, sería el héroe que debía ser en vez de un villano corrompido por la crueldad humana. Dicho esto, clavó el extremo afilado de un remo en su pecho, atravesando un corazón demasiado humano para ser de un monstruo. Aún se escuchaban distantes sus latidos, pausados y precisos, como una vieja radio que suena por última vez.

Pronto habría en el cielo una nueva estrella brillando por los incomprendidos.

 

Sin título


Walton observada hipnotizado como el monstruo se fundía con el horizonte, dejando como única prueba de su encuentro una nota a los pies de Frankenstein;

He vivido bajo un cielo sin luz y a favor de las tinieblas he jugado, en mi rostro va cosida aquella cruz que me empuja hacía el desprecio y al pecado.

Sin padre, sin suerte y sin nombre fui repudiado por mis apariencias, siendo presa y castigo del hombre, por ser diferente firmé una sentencia.

Nos veremos pronto Víctor.

A lo lejos una ballena lloraba, como una radio en sintonía con la vida.

 

Sin título


Tras la muerte de Frankenstein, el objeto de sus pasiones y venganzas se había extinguido,dejando en su lugar profundos deseos de abandonar el mundo que le había dado la espalda . Utilizando la última luz del día, el monstruo observó su reflejo en el agua, aún más horrible y deforme bajo la lluvia.

-Me vistieron como el diablo y me acusaron de sus pecados- reflexionó. Con este pensamiento entregó su vida a las olas. Sus aullidos, más de alivio que de dolor, embistieron contra la tormenta, enmudeciendo a cualquier radio y perforando en cualquier alma solitaria.

 

Ciega compañía


Su sombra se dibujaba ondulante y se vio ante tanto azul, pequeño por primera vez. Ese día, esa noche. El sabor a sal del aire le llenaba los pulmones de quien los usó en otra vida, y ya casi los notaba suyos. Una noche y un día más.

Cuando aquel barco lo recogió, otros ojos le devolvieron el recuerdo de que nada de lo que era le pertenecía. Sería así cada día y cada noche después. Una radio sería buena compañía, sin mirarle. Y se sumergió sin miedo. No sería su primera vez en morir

En esta sección
Comentarios