18/ene./2020

Alicia y las ciudades invisibles, el regreso a la inocencia perdida de la mano de Onírica Mecánica

La compañía tratará de convertir el auditorio en un personaje más de esta obra en la que lo onírico y surrealista nos hacen viajar hacia el interior de nosotros mismos

Alicia y las ciudades invisibles, el regreso a la inocencia perdida de la mano de Onírica Mecánica

Si hay un cuento en el que la imaginación se apodera de la realidad y la hace suya, es el de Alicia en el país de las maravillas, la historia de una niña que entra en un universo surrealista para acercarse de alguna manera a la adolescencia y a la madurez. Esta es la historia en la que se ha centrado Onírica mecánica para construir un mundo poético-mecánico-imaginario, elaborado pensando en todo aquel enamorado de lo extraordinario y magnífico.

‘Alicia y las ciudades invisibles’ es, en este sentido, una versión libre de Alicia en el país de las maravillas con una puesta en escena multidisciplinar (proyecciones, espacio sonoro, efectos de luz, máscaras) que indaga en los imaginarios creados por Lewis Carroll desde una perspectiva contemporánea.

‘Alicia y las ciudades invisibles’ es, de alguna manera un viaje. Un viaje ideado por Jesús Nieto y su compañía Onírica Mecánica para conducir al espectador, sea cuál sea su edad, en un recorrido hacia su propia inocencia, una ruta que le enseña a ver el universo con otros ojos, mucho menos maliciosos.

 

El universo de los sueños


Onírica Mecánica nace en el año 2007 en Murcia con el propósito de realizar espectáculos en los que los actores no son el único motor que producen la emoción del espectador. “La compañía se llama Onírica Mecánica porque los primeros trabajos partían de apuntes que recogíamos de los sueños, de nuestros propios sueños y los llevamos a escena utilizando la luz y otros procedimientos relacionados con la tecnología que creaba las ilusiones y servían para poner en pie estos sueños raros y hasta surrealistas”, explica Jesús Nieto. “Son trabajos que tienen la creación y la invención como motor principal. La idea siempre fue crear cosas diferentes”.

La compañía se transforma y se adapta a cada proyecto. En este caso, serán siete personas las que viajen hasta Lanzarote para darle forma y cuerpo a esta obra tan peculiar. “‘Alicia y las ciudades invisibles’ es una revisión de la obra de Lewis Carroll, una reinterpretación de todos los imaginarios que crea la obra. Alicia es una obra casi surrealista en el que nada es lo que parece. Nosotros generamos textos imaginarios, a través de recursos e ilusiones escénicas, de la propia obra, o más bien de lo que el lector recrea cuando lee la novela”, explica Jesús. “El espectador va descubriendo a los personajes que pueblan el mundo de Alicia. De hecho, su aparición es un guiño al espectador que debe descubrirlos ya que no aparecerán como están acostumbrados a verlos en el Universo Disney o de Tim Burton”.

 

Italo Calvino y sus Ciudades Invisibles


Cuestión aparte es lo de las ‘Ciudades Invisibles’. “Con las ciudades invisibles hacemos un guiño a las Ciudades Invisibles de Italo Calvino. Nos gusta imaginar que revisamos el imaginario de Alicia recorriendo las ciudades invisibles de Calvino, cada una de ellas muy particular y creativa… estas ciudades son un viaje a través de ella misma, de su propia personalidad”, explica.

Nieto asegura que Alicia es un viaje desde la niñez hacia la adolescencia. “Esta obra habla de la transformación, del paso del tiempo, de los cambios que se producen en el cuerpo y a todos los cambios que atravesamos en nuestra vida y nos cambian”, explica. “Es una obra familiar, de la que disfrutan tanto adultos como niños y cualquier persona enamorada de los extraordinario. Es una búsqueda de la inocencia, ya que cuando se agota la curiosidad, propia de los niños, se acaba la inocencia. Cuando dejamos de sorprendernos por todo, y perdemos la capacidad de jugar, crecemos. Nosotros recuperamos esa capacidad de sorpresa en un mundo donde cada vez es más difícil poder hacerlo”.

 

En esta sección
Comentarios