Piden más de 20 años de prisión para un acusado de intentar asesinar a su hijo de 16 meses en Lanzarote

Los hechos tuvieron lugar en 2018 en el aeropuerto, donde arrojó al niño "con fuerza contra el suelo". También se le acusa de amenazas, coacciones, quebrantamiento de condena y maltrato en el ámbito familiar

Canarias tuvo la mayor tasa de rupturas matrimoniales del país durante la cuarentena
Canarias tuvo la mayor tasa de rupturas matrimoniales del país durante la cuarentena

La Fiscalía solicita 20 años y tres meses de prisión para un acusado de intentar asesinar a su hijo, cuando tenía 16 meses de edad, en Lanzarote. 

El hombre, que tenía 20 años cuando ocurrieron los hechos según informó tras su detención la Guardia Civil, será juzgado el próximo 9 de septiembre por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, en un juicio que se celebrará en Las Palmas de Gran Canaria, pero en el que las distintas partes intervendrán por videconferencia desde Arrecife. 

Además de un delito de asesinato en grado de tentativa, a R.L.D. también se le acusa de un delito de coacciones, de un delito continuado de amenazas, de un delito de maltrato en el ámbito familiar y de un delito continuado de quebrantamiento de condena. Y es que, cuando sucedieron los hechos, el acusado contaba con una orden de alejamiento por una sentencia que, un mes antes, se le impuso por un delito de lesiones en el ámbito familiar. 

 

Quebrantó una orden de alejamiento 

En concreto, fue en el aeropuerto de Lanzarote donde, según el Ministerio Fiscal, el 20 de octubre de 2018 el acusado agredió a la madre del niño y a éste, al que arrojó "con fuerza contra el suelo" mientras amenazaba con matarlo. 

Sin embargo, los hechos por los que será juzgado se remontan cuatro días antes y se iniciaron en Cádiz, donde el procesado se personó "sabedor de que allí se encontraba su ex-pareja sentimental, en compañía del hijo común" y "con pleno conocimiento de la pena que le fue impuesta y de su vigencia"

Una vez allí, tras haber "localizado a la perjudicada", Fiscalía sostiene que "obligó" a su ex-pareja "a adquirir un billete de avión, a nombre del procesado, para regresar juntos, en compañía del hijo menor, a la isla de Lanzarote". Para ello, llegó a "arrebatarle su cartera y romperle la cantidad de 110 euros, haciéndose con su terminal móvil, borrándole todos los mensajes de la aplicación WhatsApp que le había enviado con anterioridad, bloqueándole varios de sus contactos" y "diciéndole que,  en caso de no atender su exigencia, le quitaría a su hijo". "Si no me compras el billete me da igual, te mato a ti y a tu hijo", afirma el Ministerio Fiscal que le dijo también a la madre del menor, "causándole el temor real y serio de que pudiera llevarlo a cabo".

Así, se apunta que "la perjudicada se vio forzada a adquirir los billetes de avión y viajar en compañía del acusado" a Lanzarote "a pesar de su negativa expresa". 

 

Amenazas de muerte 

Según se recoge en el escrito de acusación, las amenazas de muerte hacia la madre y su hijo se repitieron durante los dos días posteriores con frases tales como "toda tu familia va a acabar muerta" o "yo de la cárcel salgo, pero tú y el niño del cementerio no", entre otras. 

"A lo largo de la noche del 19 al 20 de octubre", el procesado viajó "en compañía de la perjudicada y de su hijo hasta el aeropuerto de Sevilla, donde pasaron la noche, a fin de coger el vuelo dirección a la isla de Lanzarote" por la mañana. 

 

Arrojó al menor "contra el suelo" en el aeropuerto

Una vez en el aeropuerto de Lanzarote, en la zona habilitada para la recogida de equipajes, Fiscalía afirma que la madre le pidió al acusado "que le entregara al menor", a lo que éste le contestó que "no se lo iba a dar porque se lo iba a llevar por la noche en el barco para Cádiz". 

Ello, sostiene el Ministerio Fiscal, obligó a la mujer "a dirigirse a los agentes de la Guardia Civil que allí se encontraban a fin de solicitarles auxilio, momento en que el procesado, obrando con ánimo de causar un menoscabo en la integridad física de la misma, le agarró del cabello, arrojándola al suelo, donde le propinó una patada". 

Posteriormente, una vez que "al lugar acudieron agentes de la Guardia Civil y la madre de la perjudicada, tratando esta última de recoger al menor, que se hallaba en brazos del procesado", éste alzó al niño "en el aire con brusquedad" y tras dar "un paso atrás" y coger "impulso", "le arrojó con fuerza contra el suelo". 

"¿Quieres al niño? Pues toma al niño, os lo voy a dar muerto", decía el acusado a la madre según se recoge en el escrito de acusación, donde se afirma que impactó "la cara del menor violentamente contra el suelo, a unos dos metros de distancia, aproximadamente cerca del refuerzo de hierro de la cinta de equipajes". 

Como consecuencia de los hechos, la madre del niño no sufrió lesiones pero sí el menor, con "una equimosis subpapebral izquierda" y una "inflamación leve en tabique nasal", por los que estuvo hospitalizado durante seis días, requiriendo "de 20 para su curación".

 

Órdenes de alejamiento e indemnizaciones por un total de 121.000 euros

En concreto, por el delito de asesinato en grado de tentativa, el Ministerio Fiscal solicita para el acusado una pena de 14 años de prisión, con privación de la patria potestad respecto al menor y la prohibición de comunicarse o acercarse a menos de 500 metros de él, de su domicilio, centro escolar o cualquier otro lugar que frecuente durante un periodo de 20 años. En cuanto al delito de quebrantamiento de condena y de coacciones, Ficalía pide una pena de un año de cárcel. 

Por coacciones y delito continuado de amenazas, el Ministerio Fiscal solicita penas de dos y un año respectivamente, considerando que concurren las circunstancias agravantes de razones de género y de parentesco. 

Asimismo, Fiscalía pide una condena de otro año de cárcel por un delito de maltrato de obra en el ámbito familiar con la circunstancia agravante de parentesco.

Además de solicitar una orden de alejamiento con respecto al menor, también se pide que se imponga al acusado la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de su ex pareja o comunicarse con ella por un periodo total de 13 años, así como que se le prive del derecho a la tenencia y porte de armas durante tres. 

En concepto de responsabilidad civil, se solicita que R.L.D. indemnice al menor con un total de 61.000 euros por las lesiones causadas y los daños morales y con otros 60.000 a su ex pareja. 

 

Dos condenas anteriores

El acusado se encuentra en prisión provisional desde el 22 de octubre de 2018 y, además de haber sido condenado por un delito de lesiones en el ámbito familiar en septiembre de 2018 a 40 días de trabajo a la comunidad y 16 meses de prohibición de aproximación y comunicación con su ex pareja mediante sentencia firme, cuenta con otra condena anterior.

En concreto, en febrero de 2017 se le impuso una pena de ocho meses de prisión por un delito de robo con fuerza de uso de vehículo, aunque la misma fue suspendida por plazo de dos años. 

 

LO MAS LEÍDO