La litigiosidad en Canarias pasa de bajar un 10% por la Covid a subir un 16,2%

En el primer trimestre de 2021, el archipiélago revalidó su condición de territorio donde más se pleitea de todo el Estado

Juzgados de Arrecife
Juzgados de Arrecife

La órganos judiciales de la comunidad autónoma de Canarias registraron durante el primer trimestre del presente año 2021 un total de 97.620 asuntos en la suma de las cuatro jurisdicciones (Civil, Penal, Contencioso Administrativo y Social), un 16,2% más que en el mismo periodo de 2020, según datos difundidos este viernes por el servicio estadístico del Consejo General del Poder Judicial.

Se trata de la primera vez que la actividad judicial crece durante la pandemia, después de que el año pasado, a consecuencia del confinamiento provocado por el estado de alarma y la reducción de la actividad judicial a los servicios esenciales durante casi tres meses, decreciera un 10,3% en las islas.

Los datos difundidos este viernes por el órgano de gobierno de los jueces apuntan a un incremento de la actividad judicial en las Islas entre enero y marzo de 2021 desglosado como sigue: la jurisdicción civil pasó de registrar 29.280 asuntos en el primer trimestre de 2020 a 39.205 en el mismo periodo de 2021, esto es, un 33,8% más; la jurisdicción pasó de 45.565 casos a 47.936 en el periodo interanual (un 5,1% más); el orden Contencioso Administrativo creció un 36,6% al pasar de 2.073 años en el invierno de 2020 a 2.833 en el de 20221, y los litigios labores (el orden social) aumentaron un 7,8% en el diferencial de estudio, de 7.089 casos a 7.648.

Siempre según los datos oficiales suministrados al Consejo por los órganos judiciales, la pendencia también aumentó en Canarias en la comparativa entre el primer trimestre de 2020 y el del presente año: de 138.774 casos en trámite en se pasó a 156.208, esto es, se registró un incremento del 12,5%.

Por jurisdicciones, la que más creció en registro de pleitos fue la Social, un 12,5% (de 18.424 asuntos en el invierno de 2020 a 20.743 en el de 2021); y en segundo lugar, la Civil, que pasó de 79.544 procesos a 88.659 (un 11,4% de incremento). Le siguió la jurisdicción Contencioso Administrativa, esto es, los pleitos contra las administraciones públicas, que pasó de computar 6.379 demandas a 7.031 (un 10,2% más). El orden penal fue el que menos aumentó en actividad: si en el invierno de 2020 había incoado 34.427 diligencias previas, entre enero y marzo del presente año abrió 39.778, un 3,9% más.

En cuanto a litigios resueltos, el informe trimestral del servicio estadístico del CGPJ evidencia que en el invierno de 2021 los órganos judiciales de las islas resolvieron un 20,5% de procesos en los cuatro órdenes jurisdiccionales: de 81.103 casos en el periodo de referencia del año pasado a 97.794 en el presente. La que más creció en este orden fue la jurisdicción contencioso administrativa, que pasó de 1.643 asuntos resueltos en el invierno pasado a 2.620 en el presente (+59,4%); le siguió la Civil con un aumento del 33,6% (de 29.057 casos a 38.826), la Social con un 29,6% más de asuntos (de 6.117 a 7.930) y la Penal con un incremento del 9,3 por cuento, de 44.826 casos a 48.418.


De nuevo la más litigante

El estudio del órgano de Gobierno de los jueces objetiva que, una vez más, Canarias es el territorio donde más se litiga en términos relativos. Las Islas cerraron 2020 como la comunidad con la mayor tasa de pleitos por cada 1.000 habitantes (154, cuando la media nacional fue de 116,5) y al final del primer trimestre del presente año revalidaron tal condición, al computar entre enero y marzo una tasa de 45 litigios por cada 1.000 habitantes, siendo la media nacional de 33,2. Las Islas se colocan de nuevo la cabeza en esa lista con una notable diferencia sobre el segundo territorio, Andalucía, que computa una tasa del 36,7. La región donde menos se pleitea fue este invierno (ya lo fue en 2020) La Rioja: 24,4 litigios por cada 1.000 habitantes.

Las islas no sólo fueron en el invierno pasado el territorio donde más se litigó, sino también el que registró la tasa de resolución (cociente entre los asuntos resueltos y los ingresados en determinado periodo) más baja del país (1,00, siendo la media nacional 1,04). Sin embargo, la tasa de pendencia (cociente entre los asuntos pendientes a final del periodo e estudio y los resueltos en ese mismo periodo; cuanto más baja sea, más saneada está la situación) fue la sexta más baja del país (1,60, siendo la media nacional 1,91), al igual que la tasa de congestión (cociente entre los asuntos pendientes al inicio del periodo y los asuntos resueltos en ese mismo periodo; mejor cuanto más baja), que fue de 2,59, siendo la media nacional de 2,90.

 

Datos nacionales 

En lo que se refiere a la actividad de los órganos judiciales en todo el Estado, el aumento de litigiosidad fue generalizado. El número total de asuntos ingresados, 1.573.909, fue un 11,1 % superior al de los tres primeros meses de 2020 y el número de los resueltos, 1.630.872, un 16,5 % mayor. Finalmente, el número de asuntos que quedaron en trámite al final del periodo analizado fue de 3.116.736, lo que supone un aumento interanual del 8,9 por ciento.

Todas las jurisdicciones, a excepción de la Penal que se mantuvo estable, recibieron un mayor número de asuntos que en el primer trimestre de 2020. Los asuntos registrados en la jurisdicción Civil aumentaron un 24,6 por ciento; un 18,6 por ciento en la de lo Contencioso-Administrativo y un 14,6 por ciento en la Social. En todas las jurisdicciones se observó también un importante incremento interanual en la resolución de asuntos: en la Civil fue del 27,6 por ciento; del 6,1 por ciento en la Penal; del 22,5 por ciento en la de lo Contencioso-Administrativo y del 29 por ciento en la Social.

La jurisdicción Civil es la que ha mostrado el mayor incremento en el número de asuntos ingresados respecto al mismo trimestre de 2020. Así, los asuntos nuevos registrados ascendieron a 677.484 asuntos, cifra que supone una subida del 24,6 por ciento. Se resolvieron 692.344 asuntos, un 27,6 % por ciento más, y quedaron en trámite 1.730.243, un 10,1 % más que al final del mismo trimestre de 2020. El 13,6 % de los asuntos en trámite lo componen los relativos a acciones individuales sobre condiciones generales incluidas en contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias cuyo prestatario sea una persona física (cláusulas abusivas), que se encuentran en los juzgados de primera instancia y primera instancia e instrucción.

La jurisdicción Penal es la única en la que la cifra de nuevos asuntos se ha mantenido en niveles muy similares a los del mismo trimestre del año pasado. En esta jurisdicción tuvieron entrada 717.842 asuntos, con una disminución interanual del 0,1 por ciento; se resolvieron 756.787 asuntos, un 6,1 más que hace un año, y quedaron en trámite 797.285 asuntos, un 6 % más.

En la jurisdicción de lo Contencioso-Administrativo se registraron 60.262 nuevos asuntos, con un incremento del 18,6 por ciento. Se resolvieron 60.531, un 22,5 por ciento más que el año anterior, y quedaron en trámite 216.933 asuntos, un 1,5 % más.

La jurisdicción Social ingresó 118.266 asuntos, un 14,6 más que en el mismo trimestre de 2020. Se resolvieron 121.140 asuntos, un 29 por ciento más, y quedaron en trámite 372.174 asuntos, un 14,2 % más que hace un año.

LO MAS LEÍDO