Uno de cada cuatro lanzaroteños se medica por problemas de salud mental tras la pandemia

El Sociobarómetro de Canarias revela que el 25,6% de los encuestados toma medicamentos actualmente, predominando en un 73,2% el consumo de ansiolíticos

La calle Real, durante los primeros meses de la pandemia

La vida personal y emocional de los lanzaroteños se ha visto afectada de lleno por la pandemia del coronavirus, generando un aumento en el consumo de medicamentos para luchar contra la depresión o la ansiedad, entre otros problemas de salud mental.

Así lo ha confirmado una encuesta del Sociobarómetro de Canarias, que revela que uno de cada cuatro lanzaroteños se medica para tratar problemas de salud mental tras la crisis sanitaria de la Covid. Concretamente, de una muestra de 400 personas, el 25,6% consume medicamentos actualmente, frente al 17,1% que lo hacía antes de 2020.

Además, en estos dos últimos años también ha cambiado el tipo de medicación que consumen los afectados, predominando ahora el consumo de ansiolíticos, calmantes o atipsicóticos y antidepresivos.

Del 25,6% de los lanzaroteños que se medica, el 73,2% toma ansiolíticos a día de hoy, frente al 9,9% que los hacía antes del estallido de la crisis sanitaria. El crecimiento también es exponencial en lo que se refiere a calmantes o antipsicóticos, pasando de un consumo del 1% antes de 2020 al 66,7% este año.

Los antidepresivos también se han vuelto cada vez más frecuentes entre las personas en tratamiento, puesto que un 20,3% de los encuestados que se medica los toma a día de hoy, frente al 11,5% de hace dos años. 

Cabe destacar que Lanzarote ha pasado de ser la isla con menor consumo de este tipos de medicamentos antes de la crisis, a ocupar el primer puesto en el archipiélago. Además, la isla supera con creces la media de Canarias, que se sitúa en el 42,5% para los ansiolíticos, 16,1% para antidepresivos y 15% para calmantes.

Sin embargo, los medicamentos relacionados con la regulación del sueño ya no están entre los más consumidos, puesto que han caído del 72,1% al 12,9% en estos últimos dos años en Lanzarote, al igual que los analgésicos y antiinflamatorios, que se han reducido del 48,4% a 0.

 

La soledad y la depresión, los problemas más frecuentes

Los resultados del Sociobarómetro también reflejan las emociones sentidas por los encuestados durante la situación de incertidumbre que dejó la pandemia, que sigue preocupando en gran medida al 40,3% de los encuestados.

Concretamente, el 40,5% señaló que en estos últimos dos años habían sentido muchas veces o alguna vez dificultades emocionales, como la ansiedad o el miedo. 

Además, un 26,1% había sufrido crisis de pareja o familiar, el 12% había experimentado obsesiones, un 4,3% violencia de género o familiar y un 2,3% había tenido pensamientos suicidas. 

Unos porcentajes que crecen en términos de soledad y depresión, puesto que el 48,5% expuso que se había sentido muy triste o deprimido muchas veces o alguna vez durante la crisis del coronavirus y el 45,1% solo o aislado.

 

El 20,6% ha recibido ayuda profesional

Ante estos problemas de salud mental derivados del coronavirus, la encuesta refleja que un 20,6% de los entrevistados ha pedido o recibido ayuda profesional en algún momento. Concretamente, un 8% recibe tratamiento profesional actualmente, mientras que un 12,6% ha pedido ayuda alguna vez.

Además, un 6,4% también se lo han planteado en algún momento, pero no saben a dónde acudir, mientras que un 72,8% no ha pensado en recurrir a ayuda profesional.

Es importante mencionar que Lanzarote es una de las islas donde menos ayuda se solicita o recibe en términos de salud mental actualmente, solo por detrás de El Hierro, que alcanza una cifra del 75,1%.

LO MAS LEÍDO