Un total de 150 organizaciones a nivel mundial demandan que Teguise rompa su acuerdo con Phillip Morris

Los profesionales de la salud denuncian "la violación de leyes internacionales que impiden la interferencia de las tabaqueras en asuntos públicos" en una carta enviada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Presentación de la campaña La Graciosa sin humo
Presentación de la campaña La Graciosa sin humo

Un total de 150 organizaciones nacionales e internacionales, encabezadas por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Nofumadores.org y ASH (Action on Smoking and Health) han denunciado el acuerdo "ilegal" entre Phillip Morris y el Ayuntamiento de Teguise, como administrador de la Isla La Graciosa, "para blanquear la imagen de la tabaquera a costa de apropiarse de la imagen de una reserva biológica de interés mundial". 

Según afirman las organizaciones, el acuerdo para la campaña 'La Graciosa sin humo' propulsado por el alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, a quien han enviado una carta, "incumple el artículo 5.3 del CMCT (Convenio Marco sobre el Control del Tabaco), de la OMS, ratificado por España y que, en su enunciando prohíbe específicamente el patrocinio o la participación de la industria tabacalera en acciones organizadas por organismos públicos.

En un comunicado, recuerdan que el acuerdo firmado entre el Ayuntamiento de Teguise y Phillip Morris "pretende hacer creer que La Graciosa se convertirá en una isla 100% libre de humos." Sin embargo, apuntan que "la realidad de este acuerdo ilegal es que una isla de alto valor ecológico y paisajístico se convierte en una plataforma para impulsar IQOS, el producto de tabaco calentado de la tabaquera". 

"Este acuerdo, además, no elimina los lugares en los que fumar en la isla y sigue permitiendo el cigarrillo electrónico y el tabaco calentado haciendo expresa referencia a que se deben designar áreas para fumar ambos productos. Phillip Morris, además, no menciona que es el principal responsable de la contaminación por colillas en nuestras costas y a nivel mundial", añaden las organizaciones denunciantes. 

Así, Raquel Fernández Megina, presidenta de Nofumadores.org considera que “este acuerdo debe ser rechazado por el Ayuntamiento de Teguise, por el Ministerio de Sanidad y por el presidente del Gobierno de inmediato". "Se trata de un auténtico esperpento que busca el blanqueamiento de una compañía que produce cáncer, contamina y es la principal responsable del atraso legislativo en España en la lucha contra el tabaquismo”, señala. 

Al respecto, se apunta que la acción del Ayuntamiento de Teguise está levantando "ampollas" a nivel mundial entre las organizaciones médicas, antitabaco y de derechos civiles, las cuales han firmado y respaldado una carta impulsada por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Nofumadores.org y ASH, enviada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para pedir "el cumplimiento de los acuerdos internacionales suscritos por España y que están para impedir la interferencia de tabaqueras como Phillip Morris en políticas de Salud". 

“En sí mismo, el acuerdo es un chiste", ha afirmado por su parte Francisco Rodríguez Lozano, presidente del ENSP, European Network for Smoking Prevention. "No hay nada que el alcalde de Teguise no pueda conseguir simplemente aplicando la legislación española contra el tabaco. Es más, le permite ir más lejos sin dedicarse al uso publicitario del tabaco calentado”, añade. De hecho, la comunidad de Control de Tabaco en España mantiene el ofrecimiento al Ayuntamiento de Teguise de reorientar la campaña de 'La Graciosa sin humo' desde" un punto de vista de la Salud Pública y el medioambiente y sin la colaboración de Phillip Morris".

 

PP, PSOE y Podemos votaron en contra

Las organizaciones denuciantes recuerdan asimismo que los propios grupos políticos del Ayuntamiento, a excepción de Coalición Canaria, "se arrepintieron de votar en mayo a favor de la iniciativa que ponía La Graciosa en manos de Phillip Morris". "Tras haber votado en un principio a favor del proyecto 'La Graciosa sin humo', el cual se planteó a través de la Concejalía de Participación Ciudadana de Teguise, recibieron la repulsa unánime de las organizaciones médicas de Canarias y decidieron llevar a pleno votar para repeler el acuerdo ilegal con la tabaquera", señala. 

Así, destacan que la iniciativa consiguió "lo que parecía imposible", que fue que PP, PSOE y Podemos votaran para dejar sin efecto el acuerdo. Sin embargo, éste se mantuvo por la mayoría de un solo voto, ya que la Coalición Canaria gobierna en mayoría en el consistorio. "El alcalde Oswaldo Betancort se mantuvo impasible ante las peticiones que ahora llegan de todo el mundo para dar marcha atrás a un acuerdo que pone el lobo a cuidar de las ovejas”, como afirma la presidenta de Nofumadores.org, "permitiendo a Philip Morris controlar la narrativa de la lucha contra el tabaquismo mientras boicotea los espacios sin humo en España a través de Hostelería de España". 

 


Una certificación "que huele a chamusquina"

Según expone, la tabaquera se comprometía en su acuerdo con el Ayuntamiento de Teguise, a cubrir los gastos para implementar las acciones destinadas a conseguir la certificación de TÜV Austria “Cultura Sin Humo”, además de cubrir el importe de dicha certificación.

Sin embargo, Andrés Zamorano, presidente del CNPT, denuncia que “el protocolo de certificación “Smoke-Free Culture” de TÜV Austria parece haber sido hecho por la propia industria tabaquera para seguir manteniendo sus intereses económicos”. E“El tabaco calentado contiene prácticamente la misma cantidad de nicotina, sustancia muy adictiva, y el doble de concentración de acenafteno un hidrocarburo aromático policíclico, con efectos cancerígenos, que los cigarrillos clásicos combustibles. Por todo ello no existe ningún umbral seguro para su consumo", explica. 

Asimismo, se afirma que "el Ministerio de Sanidad tiene claro que la empresa que emite la certificación, al servicio de PM, incumple los propios parámetros de la misma, ya que TÜV Austria afirma que para concederla deben“cumplir o superar las directrices del Ministerio de Sanidad". 

"Tanto las leyes españolas, como la postura oficial de Sanidad, se oponen al intento de penetración del tabaco calentado de Phillip Morris, el cual está equiparadoa todos los efectos al tabaco convencional. Además, las acciones que establece dicha certificación se alinean con la estrategia y los lemas que la industria tabaquera lleva promoviendo durante décadas: 'mejorar las relaciones entre fumadores y no fumadores', 'entorno más armonioso y respeto mutuo', además de contribuir a que PMI promocione y afiance su producto de tabaco calentado", añade. 

Por todo ello, las asociaciones promotoras de la misiva, que señalan que han informado a su vez de los hechos a todos los organismos internacionales competentes, exigen al Ayuntamiento "no solo que termine su acuerdo con Phillip Morris, sino que también deje de utilizar la certificación de TÜV Austria “Cultura sin humo”, que no sirve nada más que a los intereses económicos de la industria tabaquera".

LO MAS LEÍDO