SU LANCHA FUE EMBESTIDA EN UNA PROTESTA CONTRA LOS SONDEOS EN CANARIAS

La activista de Greenpeace herida declara en la Audiencia imputada por piratería

Sufrió graves heridas después de que su lancha fuera embestida por La Armada en una protesta contra las prospecciones en Canarias. La Fiscalía de la Audiencia Nacional acusa únicamente a la joven italiana, que se podría enfrentar a una pena de entre uno a tres años de cárcel...

La activista de Greenpeace herida declara en la Audiencia imputada por piratería
La activista de Greenpeace herida declara en la Audiencia imputada por piratería

La activista de Greenpeace que resultó herida de gravedad el pasado 15 de noviembre de 2014, en el transcurso de una protesta contra las prospecciones en aguas próximas a las Islas Canarias, ha declarado este martes en el Juzgado Central de Instrucción Número 5 de la Audiencia Nacional. Según la ONG, la activista italiana de 24 años "ha declarado tanto en calidad de imputada, tras una denuncia interpuesta por la Armada, como de víctima, por otra denuncia realizada por la organización ecologista". 

También ha declarado otro de los activistas que resultaron heridos durante la acción, aunque solo en calidad de víctima (la semana pasado lo hizo el tercero de ellos, igualmente en calidad de víctima), ya que la joven italiana gravemente herida ha sido la única denunciada por la Armada. Según Greenpeace, se le imputa un supuesto delito de piratería y podría enfrentarse a penas de entre uno y tres años de cárcel.

Los hechos se produjeron en el transcurso de una protesta contra las prospecciones petrolíferas que la multinacional Repsol quería realizar en aguas próximas a las Islas Canarias. Desde la organización recuerdan que "dos embarcaciones procedentes del barco de guerra de la Armada Española Relámpago embistieron repetidas veces a las barcas neumáticas del barco Arctic Sunrise de Greenpeace, a bordo de las cuales se encontraban varios activistas que pretendían realizar una protesta pacífica junto al barco-perforadora Rowan Renaissance, fletado por Repsol para realizar los sondeos". Durante la protesta, tres activistas resultaron heridos, una de ellos grave, que tuvo que ser operada de urgencias por una fractura abierta de tibia y peroné. 

Los activistas portaban pancartas con el mensaje “Prospecciones No” y querían denunciar el comienzo de las prospecciones de Repsol, a las que subrayan que "se oponía la mayoría del pueblo canario". Finalmente, cabe recordar que la multinacional solo hizo uso de una de las dos licencias que tenía por parte del Ministerio de Industria y actualmente las Islas Canarias "ha sido elegida por Greenpeace como un ejemplo de que un modelo energético 100% renovable es posible".

 

"Resulta irónico que se denuncie a la víctima" 


“Resulta irónico que se denuncie a la víctima en lugar de a los autores de los hechos, lo que hace pensar que los responsables de la Armada quieren eludir sus responsabilidades por esta agresión que podría haberle costado la vida a nuestra activista”, ha declarado Mario Rodríguez, director de Greenpeace España. “Esto demuestra hasta dónde está dispuesto a llegar el Gobierno de España en su defensa de los intereses de Repsol, una multinacional a cuyo servicio se ha puesto a la Marina Española para proteger su actividad económica”, ha añadido Rodriguez. 

Tras la acción de Greenpeace, el día 17 de noviembre de 2014, la Armada remitió a la Audiencia Nacional un informe que dio lugar a la apertura de diligencias previas ante el Juzgado de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional. El 27 de abril de 2015, la Fiscalía de la Audiencia formuló una querella contra la activista herida por un supuesto delito de piratería (en la especialidad de desobedecer o resistirse a la Armada, cuya pena puede ir de 1 a 3 años de prisión). 

Cabe destacar que la querella de la Fiscalía se formuló diez días después de que Greenpeace presentará a su vez una denuncia contra la Armada, también ante el Juzgado de Instrucción de la Audiencia Nacional, por un delito de imprudencia grave con resultado de lesiones a los activistas y por un delito de daños a las embarcaciones neumáticas ecologistas. 

Actualmente ambas denuncias (la de la Armada y la de Greenpeace) han sido unidas y se encuentran en fase de instrucción ante el Juzgado Número 5 en la Audiencia Nacional.

LO MAS LEÍDO