Inalsa acusa a San Ginés de intentar "eludir su responsabilidad" implicando al Consejo en "el escándalo" de Calatayud

Afirma que los consejeros aceptaron “a ciegas” la propuesta del ex presidente de contratar a su "letrado-amigo" para el procedimiento concursal, y que después él pactó "personalmente las condiciones económicas"

El abogado Ignacio Calatayud, en una reunión bajo la presidencia de Pedro San Ginés
El abogado Ignacio Calatayud, en una reunión bajo la presidencia de Pedro San Ginés

"El ex consejero delegado de Inalsa, Pedro San Ginés, propuso al Consejo de Administración la contratación de su letrado-amigo, Ignacio Calatayud, en sustitución de Cobo Plana Asociados (un prestigioso despacho especializado en derecho mercantil que se contrató para el concurso de acreedores) sin más justificación que la recomendación del propio San Ginés". Eso es lo que ha afirmado la empresa pública, que señala que ha comprobado que "no existe ningún informe, ni documento que justifique la elección de Calatayud", al que califica como "un novicio jurídico sin experiencia alguna en temas concursales, cuyo principal mérito era su amistad con San Ginés".

"La contratación del letrado-amigo de quien fuera presidente y consejero delegado de la entidad, Pedro San Ginés, en sustitución del despacho Cobo Plana Asociados (al que se había contratado el asesoramiento jurídico de todo el concurso, incluyendo los incidentes, por un total de 200.000 euros) fue aprobada en el Consejo de Administración celebrado el 18 de enero de 2010 sin que los miembros del consejo tuvieran acceso a ningún informe que acreditara la idoneidad del letrado para un asunto de tanto calado, vital para la empresa pública, y sin que se diera cuenta al citado órgano de las condiciones que regirían la contratación", subrayan desde Inalsa en un comunicado.

Así, afirma que "los consejeros asistentes a ese Consejo de Administración aceptaron a ciegas la propuesta de San Ginés, que se limitó a informar, tal y como recoge el acta de la sesión, sobre la renuncia de Cobo Plana Asociados y a proponer la contratación de su amigo Ignacio Calatayud Prats, ya que Inalsa se quedaba sin asesoría para el procedimiento concursal".

"La propuesta de San Ginés fue respaldada por el Consejo sin concretar los términos de la contratación (objeto, precio y forma de pago) y sin realizar ningún encargo expreso al presidente que, a partir de ese momento, actuó a su libre albedrío fijando los términos del encargo, el precio y las condiciones de pago que tuvo por convenientes sin dar cuenta a los miembros del Consejo", añade.

 

"Ha tratado de distanciarse de la contratación de su amigo"

"A medida que se han ido conociendo las graves irregularidades que afectan a la contratación de Calatayud y el escándalo de los incidentesconcursales (que han permitido a dicho letrado embolsarse un millón de euros y por los que ahora reclama otros 82.000 euros), San Ginés ha tratado de distanciarse de la contratación de su amigo o, al menos, generar dudas sobre los verdaderos responsables del contrato", advierten los actuales gestores de Inalsa.

"Por una parte, ha intentado refugiarse en lo manifestado por uno de los tres administradores concursales, indicando que actuaba bajo supervisión, a pesar de que los tres administradores concursales dejaron bien claro en el informe oficial que remitieron al Juzgado el 1 de abril de 2011 que 'la administración concursal se limitó a la supervisión de los honorarios pactados entre la representación de la concursada y el letrado', es decir, entre San Ginés (entonces representante legal de la empresa) y Calatayud", señalan.

"Por otra parte", agregan que "el ex presidente del Cabildo también ha tratado de desviar la responsabilidad de las contrataciones al Consejo de Administración de Inalsa de 18 de enero de 2010, implicando a sus miembros en la contratación presumiblemente irregular de su letrado-amigo cuando este órgano tan solo autorizó la propuesta de contratación efectuada por el propio San Ginés, sin fijar los términos de la contratación, que fueron de su exclusiva responsabilidad".

Inalsa considera que "mediante estas cortinas de humo, San Ginés intenta desviar la atención de unas actuaciones que pueden ser consideradas como lesivas para los intereses de la empresa pública en la medida en que se han orientado a beneficiar a su amigo Calatayud".

LO MAS LEÍDO