Un hombre propone dejar de votar para aplicar "un severo correctivo a la clase política española"

Un severo correctivo a la clase política española sería, sin lugar a dudas, hacer que el conjunto de personas adultas en edad de votar de este país dejase por una vez de ejercer su voto a ningún político, es decir, que llegada ...

Un severo correctivo a la clase política española sería, sin lugar a dudas, hacer que el conjunto de personas adultas en edad de votar de este país dejase por una vez de ejercer su voto a ningún político, es decir, que llegada la hora del recuento, se encontrasen con que no se ha elegido a nadie. ¿Se imaginan ustedes la sorpresa mayúscula?

Esto sentaría un hecho sin precedentes que haría meditar a todo un país, por no mencionar al mundo entero. Ya imagino los titulares. De pasar a ser una población que se traga las mentiras y los "no se podía hacer otra cosa" a proclamarnos directamente la mayor fuerza democrática del mundo.

Imagínense sólo por un momento que la población española decidiese dejar de repostar gasolina y sus derivados por tres días consecutivos como represalia a una subida de impuestos. ¿Saben ustedes la fuerza que cobraría todo el conjunto de una sociedad absorbida ante un gobierno y sus decisiones? ¿Saben ustedes la cifras millonarias en pérdidas que eso causaría?

Yo creo que sabedores de nuestra descomunal fuerza no volverían a cometer errores y escucharían más al pueblo soberano. La clase política decide que lo mejor para el país es bajar los sueldos, abaratar el despido y promover la subida brutal de los impuestos, sin tener en cuenta que familias enteras se verán desprovistas de empleo. Pues la mejor defensa y contundente respuesta de la ciudadanía radica en dejar de comprar de forma tajante y ejemplar cualquier producto que directamente genere beneficios al gobierno como pueda ser el tabaco, el alcohol, billetes de avión, etc.

Hacerles saber en definitiva que cada acción tiene su consecuencia positiva o negativa. Reflexionen por un momento y saquen su propia conclusión.

LO MAS LEÍDO