Tu también haces La Voz

Los vecinos de la calle Igualdad se quejan del escándalo que se genera los fines de semana

"Todos los fines de semana del año, se producen escándalos, botellones y concentraciones de jóvenes entre las calles Igualdad, Juan Rejón y la Porra provocados entre otras razones por el bar La Jarra ( C/ ...

"Todos los fines de semana del año, se producen escándalos, botellones y concentraciones de jóvenes entre las calles Igualdad, Juan Rejón y la Porra provocados entre otras razones por el bar La Jarra ( C/ Juan Rejón) y el aparcamiento de la C/ La Porra. Por un lado, el mencionado bar está ubicado en esta calle muy estrecha y que viene a dar a una calle de uso exclusivamente residencial. Sus propietarios permiten que la calle se convierta en una extensión del bar, en una especie de terraza donde todos participan (incluidos los dueños) de la diversión nocturna, provocando auténticos escándalos. A ello se le unen aquellas personas que al final de la calle se encuentran en el aparcamiento, amurallado y lugar perfecto para hacer botellón; unos y otros recorren la calle, montando la fiesta en nuestras calles con las consecuencias que ya venimos sufriendo desde hace mucho tiempo, tales como: escándalos que no nos permiten dormir, suciedad de botellas, vasos, vomitadas, orines etc.

Esta situación la venimos padeciendo desde hace varios años. Nuestras calles se han convertido en la trastienda de los bares de la c/José Antonio; "lo que no se ve". El lugar perfecto para que cada uno haga lo que le da la gana y nadie se lo impida. En una reciente reunión que tuvimos los vecinos con el Sr. Enrique Pérez Parrilla, alcalde de Arrecife, el cual nos atendió con mucha amabilidad y nos informó que solicitaría al jefe de la Policía local, la presencia de la misma en nuestras calles los fines de semana, para disuadir las concentraciones de jóvenes, tuvimos una pequeña esperanza de que nuestra pesadilla podría solucionarse. Pues no; han pasado dos fines de semana y nuestra tortura continúa. No hay presencia policial permanente: este fin de semana llamamos a la policía y se personaron, llamaron la atención a unos cuantos que estaban trasteando por las calles, se bajaron un minuto y desaparecieron.

Les doy las gracias por haber venido tan rápidamente pero eso no sirve para nada. Necesitamos que durante un tiempo estén caminando por las calles, como medida disuasoria, necesitamos su presencia y su autoridad. Si no,¿ para qué me sirven?¿ para qué les pagamos todos los vecinos con nuestros impuestos unos sueldos considerables, con unas nocturnidades dignas y no sé qué más mejoras para que respondan a las necesidades de los vecinos de este municipio? Me pregunto si están realmente preparados para enfrentarse a este tipo de situaciones, si tienen miedo a lo que la noche y la gente de copas les pueda provocar; momentos de difícil manejo por ejemplo. Se supone que están preparados para estas situaciones pero no entiendo por qué huyen de éstas con excusas de que no hay personal, estamos ocupados, etc. El caso es que nos sentimos abandonados, maltratados y que esto se ha convertido en una tecla muy pesada para llevarla cada fin de semana, como si fuera carnavales todo el año: ¡no tiene gracia ninguna!

Hemos convivido con los bares y con la gente que ha pasado siempre por nuestras calles, hemos disfrutado también de ello pero como le dije a la anterior Alcaldesa, Isabel Déniz; Si dejan abrir un bar en una calle tan estrecha y tan cerca de viviendas en su mayoría terreras, habrá problemas. Por supuesto por un oído le entró y por otro le salió. Estaba muy ocupada con el plan general y tonterías de "cuatro vecinos teclosos" no formaba parte de su agenda. Ahora tenemos un problema serio de salud, económicos (hay casas y apartamentos de alquiler que se abandonan, no por la crisis sino por los escándalos) y sanitarios ya que nos hemos tenido que poner a lavar nuestros portales y calles cada domingo debido al olor insoportable de orines, vómitos etc. Claro está, el ayuntamiento tampoco nos lava los lunes, por lo menos, nuestras calles y aceras; están ocupados en la calle real, lo cual me parece muy bien, que lo necesita como tantas calles, pero es que no hay ni más camiones, ni más personal, parece ser.. Por lo pronto hemos decidido que no vamos a parar de denunciarlo porque nuestros derechos están siendo vulnerados y más aún cuando nosotros cumplimos con nuestras obligaciones".

LO MAS LEÍDO