Los pasajeros volarán en aviones con combustibles sostenibles a partir de 2025

Las compañías tendrán que cumplir con una serie de porcentajes mínimos de combustible, que en el caso de 2025 afectará al 2% de los mismos, y a un 63% en 2050

EFE

Vueling conectará Lanzarote y Sevilla en temporada de invierno

Los usuarios de los aviones podrán volar dentro de tres años en aparatos que funcionarán con combustible sostenible, en virtud de la reglamentación europea que obliga a las compañías a una serie de porcentajes mínimos, que en el caso de 2025 afectará al 2% de los mismos, y a un 63% en 2050.

Esta ha sido una de las principales reflexiones de la mesa denominada "El futuro del combustible de la aviación sostenible", que se ha celebrado dentro de la segunda y última jornada del Primer Climate Action Sevilla Summit, que coorganiza Fibes y el Ayuntamiento de Sevilla, cuyos patrocinadores son Hidralia y Vueling, y de la que Renfe es transportista ferroviario oficial.

Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), ha recordado que hay un reglamento europeo que va a marcar "un antes y un después" en la utilización de combustible sostenible. "El reto es importante porque antes de la pandemia apenas se producía un 0,1% en consumo de queroseno, por lo que, aunque parece poco, para el 2% queda mucho camino por recorrer", añade.

Además, se ha mostrado convencido de que en la aportación de combustible sostenible España está "inmejorablemente situada", con una capacidad de refino "muy importante" e insiste en que tiene una gran capacidad de distribución, ya que se puede seguir utilizando la infraestructura existente "y no hay que cambiar nada", de la misma forma que los motores de los aviones ya están certificados para poder llegar al 50% de SAF (Sustainable Aviation Fuel) y del otro 50% de queroseno convencional, según Gándara.

Igualmente, el presidente de ALA ha apuntado que más del 50% de las emisiones se hacen en rutas de más de 4.000 kilómetros, por lo que el riesgo potencial es que "a futuro" esos SAF sintéticos puedan llegar a tener un 100% de reducción de emisiones. "Lo que pretendemos es que la gente pueda seguir volando, que volar siga siendo asequible pero que cada vez sea más sostenible y poder llegar en el 2050 con emisiones cero, que es el compromiso del sector", recalca.

Por su parte Gonzalo Solis, jefe de Aviación de la Dirección General de Cliente y Generación Baja en Carbono en Repsol, ha coincidido en que se trata de "un cambio de paradigma" porque en tres años se va a poder volar en un avión con combustible sostenible y para lograrlo "todos tenemos que remar en esa dirección porque resulta muy desafiante el 2%, pero rememos en esa dirección porque ese es el inicio de un camino que será del 63% en el 2050".

"No obstante, el hidrógeno va a ser una realidad a más largo plazo, porque para movilidad primero veremos los combustibles sintéticos porque, para empezar, no hay todavía aviones de hidrógeno", añade.

La directiva de Vueling, Ana Fernández, ha explicado que Vueling tiene un compromiso con la sostenibilidad y espera que se trabaje "con la cadena de valor, todos juntos" en el reto tecnológico consistente en lograr "si no el cero de emisiones, al menos el mínimo de emisiones que podamos".

Finalmente, Amparo Brea, directora de Innovación, Sostenibilidad y Experiencia Cliente de AENA, considera que los aeropuertos pueden contribuir a esta descarbonización que se pretende y ha asumido que la parte de infraestructuras aeroportuarias "es una pequeña parte de lo que son las emisiones del sector y, por ello, tenemos que trabajar de manera conjunta".

LO MAS LEÍDO