Recomendar la visita a la Casa Museo del Campesino es fomentar nuestros productos, costumbres y gastronomía.

El conjunto arquitectónico creado por César Manrique está situado en el centro geográfico de la isla y se completa con una cantina y un restaurante

Contenido patrocinado

29 de octubre de 2022 (07:00 CET)
Actualizado el 26 de octubre de 2022 (11:34 CET)
Vista de la Casa Museo del Campesino (Foto CACT Lanzarote)
Vista de la Casa Museo del Campesino (Foto CACT Lanzarote)

Cuando uno visita la Casa Museo del Campesino, se adentra en la arquitectura tradicional de nuestra isla.

El visitante que llega a Lanzarote puede disfrutar de este conjunto arquitectónico creado por César Manrique, ubicado en el centro geográfico de la isla, visitando la vivienda tradicional, el cuarto de aperos o la Plaza de los Artesanos y contemplando el Monumento a la Fecundidad. Además, es una oportunidad para disfrutar de nuestra gastronomíaproductos autóctonos, como vinos, quesos, pescados, "papas", etcétera.

Cuando un lanzaroteño recomienda esta visita está poniendo en valor la labor de nuestros agricultores y el conocimiento de los productos autóctonos. No hay mejor manera de que nuestro sector primario sea valorado que acercarlo directamente a nuestros visitantes, para que se sientan implicados en consumir los platos y productos auténticos que diferencian a nuestra gastronomía.

Recomendar la Casa Museo del Campesino es acercar al turista la historia de una isla a través de su arquitectura tradicional y gastronomía. Porque visitar Lanzarote es mucho más que su buen tiempo y playas, es disfrutar de la experiencia de una idiosincrasia única. La Casa Museo del Campesino es un homenaje a las costumbres de un campo que luchó para sacar de la ceniza volcánica la fertilidad que enriquece los sabores de nuestros cultivos. 

Si quieres conocer más sobre la Casa Museo del Campesino pincha aquí

 

 

LO MAS LEÍDO