Llegan los viajes de verano: prepárate ante posibles incidencias

Los retrasos en los vuelos son una incidencia habitual para los viajeros en temporada alta

Contenido patrocinado

Avión repostando

Llega el verano y, con él, las escapadas vacacionales. Con suerte, todo irá bien y te traerás de tu viaje una buena cantidad de grandes experiencias, pero en ocasiones algo puede ir mal: perder las maletas, sufrir un robo o vivir un retraso en tu vuelo son cosas que alguna vez en tu vida te van a pasar, si eres un viajero habitual.

Para que estos problemas no empañen las buenas experiencias, conviene saber qué hacer en cada caso. Hoy analizamos las opciones que tienes si tu avión sale o llega tarde. Seguramente te habrás hecho muchas veces esta pregunta: ¿cuando puedo reclamar retraso de vuelo? Lo cierto es que las normativas de las compañías recogen este tipo de incidencias y en muchos casos ofrecen compensaciones a sus clientes.

La legislación está de tu parte

Lo primero que tienes que saber es que las compañías aéreas no ofrecen compensaciones por retraso solamente porque así lo desean. En realidad, existe una regulación de la Unión Europea que trata específicamente estos temas y marca las pautas que las aerolíneas deben seguir para que los clientes no se sientan sin respaldo en casos de abusos por parte del prestador del servicio.

Hablamos de la normativa EC261, una norma que todas las compañías de vuelo que operan en Europa o en la región ultraperiférica (Noruega, San Martín, Suiza, Islandia...) deben seguir y que recoge la posibilidad de reclamar hasta 600 euros en caso de que el vuelo llegue o salga con retraso. De manera adicional, existe otro reglamento, el Convenio de Montreal, que también incluye normativa al respecto.

Escenarios para la reclamación

Una vez que se cuenta con todo el conocimiento legal que hace posible la reclamación, la pregunta más obvia es ¿cuándo puedo reclamar el retraso de un vuelo? La respuesta es que hay varios escenarios que permiten una reclamación, aunque generalmente todas están relacionadas con la hora de llegada al destino, y comienzan a ser una opción a valorar cuando el avión llega más de tres horas tarde respecto al horario planteado originalmente.

Teniendo en cuenta esto, la cuantía económica por la demora dependerá de la distancia desde el punto de partida hasta el destino. Así, los vuelos que no superan los 1500 km fijan la subvención máxima en 250 euros y los vuelos de más de 3500 km llegan a contar con compensaciones de hasta 600 euros.

No solo compensación económica

Los retrasos de los vuelos no solo cuentan con una compensación económica para el cliente. Este tiene otra serie de derechos recogidos en la norma europea y que están pensados para aliviar las molestias causadas por la demora. Hablamos del reembolso del billete o la recolocación en un vuelo alternativo, si la salida se demora hasta 5 horas o más.

Por supuesto, la aerolínea tiene que ofrecer a sus pasajeros todas las comodidades posibles en el caso de que estos tengan que soportar las consecuencias de un retraso: dieta de alimentos y bebida, opciones de comunicación con familiares, socios o personas que les esperan en el destino e incluso noches de hotel si es preciso.

Todos estos derechos son cosas de las que se pueden beneficiar los pasajeros que sufren un retraso en su vuelo. Ante la pregunta de cuándo puedo reclamar retraso de vuelo, existe toda esta serie de opciones reguladas por Europa que hay que exigir que la compañía lleve a cabo para el bienestar de sus clientes.