El Cabildo trata de mecanizar la plantación de cebollino para obtener una cebolla de calidad

La presidenta de la Primera Institución visita a los agricultores de ajillo que acaban de iniciar el sembrado de estos bulbos una vez que han recibido la maquinaria necesaria

El Cabildo trata de mecanizar la plantación de cebollino para obtener una cebolla de calidad
El Cabildo trata de mecanizar la plantación de cebollino para obtener una cebolla de calidad

El área de Agricultura del Cabildo quiere mejorar la calidad de la cebolla lanzaroteña. Por esto, su intención es mecanizar todo el proceso de plantación del cebollino que, sembrado en el cantero y al ser trasplantado, ofrece una cebolla de más calidad. Actualmente la Isla tiene aproximadamente 80 hectáreas dedicadas a esta plantación. Sin embargo, el proceso de sembrado es manual. Esto supone coger cada plantón de uno en uno, lo que provoca que el coste sea mayor y haya más dificultades a la hora de conseguir mano de obra.

Plantación de ajillo

Una de las alternativas de la Primera Institución para evitar estas dificultades es plantar ajillo, esto es, un bulbo que se obtiene tras el secado de la parte verde del cebollino. La diferencia es que en este caso el proceso de la siembra sí que está mecanizado. De hecho, Lanzarote cuenta con unas 130 hectáreas dedicadas a este cultivo. "Pero en este momento el Cabildo está intentando también mecanizar el cebollino y lograrlo al cien por cien, lo que supondría la práctica desaparición del ajillo y se recuperaría el cebollino", explicó el consejero de Agricultura del Cabildo Higinio Hernández.

Preocupación

Uno de los problemas que se ha producido este año a la hora de plantar el ajillo es que los agricultores no dispusieron de la maquinaria que les cede el Cabildo en la misma fecha que en años anteriores. Tras la denuncia de este hecho por parte de algunos afectados a este periódico, desde la Primera Institución se explicó que en esta ocasión las máquinas no llegarían hasta el mediados de octubre.

Llegada esta fecha los campesinos ya disponen de todo lo necesario para realizar las labores de sembrado. No obstante, ante la situación creada, la presidenta de la Primera Corporación insular, Inés Rojas, visitó ayer la zona de El Cortijo de los Rosas donde pudo comprobar in situ el inicio de la plantación de este cultivo.

Causa

El motivo del retraso en el inicio del sembrado del ajillo se debe a que los técnicos del Cabildo han comprobado que las cebollas que se obtengan tendrán mejor calidad. Por otro lado, si a esta circunstancia se le añade que es un año lluvioso, tal y como ocurrió en la campaña anterior, se producen pérdidas "como ocurrió el año pasado que el agricultor perdió casi el 50% de la producción por su mala calidad", explicó el consejero de Agricultura.

La campaña de recogida se iniciará en los meses de marzo y abril, mientras que la del cebollino, cuya siembra comenzará en noviembre, se realizará entre abril y mayo. En esta ocasión se espera que los resultados de la campaña sean buenos ya que el hecho de que el pasado año fuese lluvioso supone que la tierra está bien. No obstante, durante los próximos meses será fundamental el comportamiento de la climatología.

Una vez recogido el producto los mercados de consumo se encuentran en Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. Este año, al haberse retrasado la siembre del ajillo, el efecto será que al ser el primero en llegar al mercado con una calidad óptima, los precios no bajarán respecto a la irrupción del cebollino.

LO MAS LEÍDO