La familia Umpiérrez aclara que la agresión no se originó por simples desavenencias en el juego, sino porque la víctima llevaba meses burlándose y aprovechando la imposibilidad de hablar del agresor

El hijo del jubilado que trató de degollar a otro en mitad de una partida de cartas desdice al agredido

La familia del jubilado que degolló a un octogenario en mitad de una partida de cartas defiende al agresor

Los allegados al jubilado explicaron que éste había sufrido varias trombosis e infartos que le hicieron perder el habla, y que durante meses el otro anciano había estado abusando de él.

"Se aprovechaba de que mi padre no podía hablar para insultarle, le llamaba loco cada dos por tres e incluso provocaba roces físicos incómodos", indicó ayer José Umpiérez.

El hijo del jubilado niega que su padre tenga sus facultades mentales mermadas, como se insinuó a juzgar por las circunstancias en que ocurrió el suceso, pero confirma que el octogenario se sintió muy molesto por los gestos que el otro jubilado realizaba mientras jugaban a las cartas. Según los familiares del jubilado, que ahora permanece bajo vigilancia en la Enfermería de Tahíche, la víctima y su agresor se conocían hacía años, desdiciendo así la versión del herido, que "sorprendentemente tuvo la desfachatez de negar que se conocían".

El suceso, ocurrido un sábado sobre las 15:00 horas de la tarde, se saldó con el ingreso en el Hospital General de Lanzarote del jubilado acuchillado, mientras que el agresor, que utilizó

una navaja que llevaba en el bolsillo, dice sentirse arrepentido pero espera no volver a cruzarse más con ex compañero de cartas.

LO MAS LEÍDO