San Bartolomé cierra sus fiestas con una emotiva eucaristía y la procesión del santo

El municipio de San Bartolomé vivió ayer el día grande de sus fiestas. Aunque la jornada comenzó con la diana floreada los principales actos de la jornada se centraron en aquellos de carácter religioso. En primer lugar la misa que ...

El municipio de San Bartolomé vivió ayer el día grande de sus fiestas. Aunque la jornada comenzó con la diana floreada los principales actos de la jornada se centraron en aquellos de carácter religioso. En primer lugar la misa que se caracterizó por su emotivo sermón. A continuación la procesión del santo por las calles de la localidad, uno de los eventos con el que más disfrutan los ciudadanos por ser la única vez al año que la imagen sale a la calle.

La mañana comenzó con el traslado de la imagen a la carpa instalada durante las fiestas en el parque Félix Rodríguez de la Fuente donde se celebró la misa. El motivo del cambio de ubicación es que el techo de la iglesia está estropeado y sería muy arriesgado celebrar el oficio dentro del templo.

Así, aunque las obras de arreglo de la infraestructura se iniciarán próximamente en virtud del acuerdo firmado por el Ayuntamiento, el Cabildo, el Gobierno de Canarias y la Iglesia, este año se decidió, al igual que el anterior, que la eucaristía fuese en el exterior. El recorrido estuvo acompañado por la banda municipal de música y los ciudadanos que se fueron incorporando a la comitiva según pasaba por sus calles o cerca de las mismas.

Función religiosa

Una vez que todos llegaron a la explanada del parque y la gente se acomodó en los asientos dispuestos para la ocasión se inició la misa. En este caso la función religiosa tuvo varias características que amenizaron la eucaristía. Uno de estos elementos es que a lo largo de toda la celebración participó la rondalla Guadarcía con cantos canarios y litúrgicos de libreto además de canciones de misa canaria como la que interpretaron en el inicio de la eucaristía. Esto provocó algún momento simpático como ocurrió con la canción que tocaron mientras los feligreses se daban la paz, ya que el cura que ofició la misa comenzó a dar palmas y con él la gran cantidad de personas que asistió a la eucaristía.

Pero sin duda el aspecto más destacado de la celebración religiosa fue el sermón del sacerdote que dirigió el oficio. El discurso del párroco se centró en dos grandes aspectos. En primer lugar explicó la vida de San Bartolomé, uno de los doce apóstoles. De esta manera unió al santo con el municipio. A continuación habló sobre el topónimo Ajei y la importancia de que el municipio lanzaroteño consiga añadir esta ‘coletilla' al nombre que ya tiene. Finalmente recordó algunos momentos del pueblo que emocionaron a los numerosos habitantes.

Otros aspectos

Una vez finalizado el oficio religioso, en el que el párroco estuvo acompañado por catorce curas procedentes de otros lugares, el religioso de San Bartolomé, Gonzalo Parrilla, habló sobre cada uno de los pastores que asistieron a la misa. Esto le permitió hacer algunas bromas en las que incluyó a algunos de los representantes políticos que asistieron a la celebración como el director insular Marcial Martín. Como colofón habló el alcalde del municipio, Miguel Martín, quien agradeció lo emotivo de la misa y el gran éxito de las fiestas.

Tras la celebración religiosa se procedió a la procesión. En primer lugar la banda municipal de música seguida por la imagen del santo que sobre una estructura con ruedas era empujada por varios feligreses. Tras San Bartolomé un nutrido grupo de ciudadanos entre los que se encontraban los diversos representantes políticos que asistieron al acto. De esta manera en el lugar se encontraban.

Representación política

El presidente del Gobierno canario, Adán Martín, acudió al acto junto al consejero de Turismo Manuel Fajardo Feo, el director insular Marcial Martín, la presidenta del Cabildo Inés Rojas, el consejero de Sanidad Manuel Fajardo Paradea y los representantes de varios municipios de la Isla. Una vez que el santo llegó a la plaza donde está la iglesia se le dieron varios vivas para finalmente llevarlo al templo. De esta manera se puso fin a las fiestas de San Bartolomé.

LO MAS LEÍDO