El reconocido sociólogo Sami Näir reflexionó sobre la inmigración, el conflicto palestino-israelí, el fundamentalismo árabe y la hegemonía internacional de Estados Unidos durante la presentación del Encuentro "El Mediterráneo y la democrac

"La inmigración ilegal es para muchos la única salvación"

Es uno de los sociólogos más reconocidos a nivel internacional. Su firma se puede ver con regularidad en diarios como El País, y sus análisis sobre relaciones internacionales han sido tenidos en cuenta por políticos como Jospin. ...

La inmigración ilegal es para muchos la única salvación
La inmigración ilegal es para muchos la única salvación

Es uno de los sociólogos más reconocidos a nivel internacional. Su firma se puede ver con regularidad en diarios como El País, y sus análisis sobre relaciones internacionales han sido tenidos en cuenta por políticos como Jospin. Este jueves, Sami Näir fue el encargado de presentar el Encuentro Internacional "El Mediterráneo y la democracia: el caso de los países de la orilla Sur", en la Fundación César Manrique.

Durante su ponencia, Näir disertó sobre las diferencias entre las dos orillas del Mediterráneo. El contexto geopolítico, el crecimiento demográfico, el endeudamiento de los países del Este y su incapacidad de asegurar su autosuficiencia son algunos de los aspectos que, según el sociólogo, hay que entender para reflexionar y analizar las relaciones con Europa. La idea central que ha planteado Näir, basada en el dilema que divide al mundo, es "si es necesario el desarrollo económico para alcanzar la democracia, o si ésta es la que permite el desarrollo económico".

La inmigración ha sido una de las líneas centrales de su análisis, como consecuencia de la situación que viven los países del sur del Mediterráneo. "Si no quieren mis tomates van a tener a mis campesinos". Así ha parafraseado Näir al difunto rey de Marruecos, Hassan II, para referirse a la contradicción existente entre la liberalización del mercado y las trabas a la libre circulación de personas.

"Los productos manufacturados han hundido a gran parte de pequeñas y medianas empresas de estos países", explicó Sami Näir, "y la inmigración ilegal es para muchos la única salvación". La diferencia entre libre circulación y permiso de residencia puede ser la clave para solucionar la necesidad de muchas personas de salir de su país para encontrar un trabajo. "Hay muchos jóvenes que quieren salir a trabajar de forma provisional, y después, volverse a su país". Para Näir, la inmigración es totalmente necesaria, en términos económicos, aunque eso no supone que tenga que darse de forma anárquica.

LO MAS LEÍDO