Aumentan las denuncias por malos tratos familiares entre la población inmigrante

En los siete primeros meses del año, los juzgados han remitido 180 casos relacionados con diferentes tipos de violencia a los Servicios Sociales del Cabildo

Acn

El Centro de Asistencia a las Víctimas del Delito (CAVD) del Cabildo de Lanzarote ha constatado en lo que va de año un "incremento importante" de las denuncias por malos tratos en el seno de las familias inmigrantes, relacionados casi todos con violencia hacia las mujeres. Técnicos del área achacan el aumento a que estas personas "están muy bien informadas de las prestaciones que ofrecen las diferentes instituciones y de su derecho a una protección social".

En los siete primeros meses de 2005, los juzgados de Lanzarote han trasladado a los Servicios Sociales del Cabildo 180 expedientes de víctimas de delitos para valorar la necesidad de atención social. Finalmente, han recibido asistencia 129 usuarios, de los que casi un 75 por ciento guarda relación con casos de violencia de género.

Estos nuevos datos vienen a corroborar la tendencia registrada durante todo 2004, cuando fueron atendidas 208 víctimas y se recibieron 241 expedientes penales. El 71,2 por ciento de las denuncias tenían que ver con el maltrato a las mujeres (un 20 por ciento más que en el año anterior). Son precisamente las mujeres, quienes representan el 91% de los denunciantes de delitos. Por nacionalidades, un 63,5 por ciento de las víctimas eran españoles y el resto inmigrantes, entre los que destacaban los ciudadanos de Reino Unido, Colombia, Alemania y Marruecos.

El 75,06 por ciento de los delitos denunciados el pasado año ante los Servicios Sociales insulares están relacionados con homicidios, asesinatos, lesiones y malos tratos familiares. El 11,6 por ciento se refieren a deberes familiares y a la desasistencia de ancianos, discapacitados o menores. El 2,4 por cierto son casos de agresión o abuso sexual.

Una de cada tres personas que pide ayuda especializada no ha acudido con anterioridad a la vía legal "unas veces por miedo y otras porque creen que no es denunciable lo sucedido o porque creen que no va a tener efecto adentrarse en un procedimiento judicial".

Según los datos facilitados por el CAVD, el 90,8 por ciento de los agresores o autores de delitos son hombres. El 58 por cierto tienen edades comprendidas entre los 31 y 50 años, y el 23 por ciento se sitúan entre los 21 y los 30 años. Los delitos perpetrados por menores de edad suponen un 1,4 por ciento.

El 14,10 por ciento de los victimarios consume habitualmente alguna sustancia tóxica (alcohol, hachís, cocaína, heroína) y un 52 por ciento carece de antecedentes penales. Sólo un 3,3 por ciento padece algún trastorno psiquiátrico diagnosticado.

LO MAS LEÍDO