Un ciudadano denuncia el cierre "indebido" al tráfico de la calle Jaén de Arrecife

Abel Barreto González es un vecino de Arrecife que llamó ayer a Radio Lanzarote para denunciar la insostenible situación que vive su barrio desde hace varios meses. Se trata de la zona en la que confluyen las calles Jaén, ...

Abel Barreto González es un vecino de Arrecife que llamó ayer a Radio Lanzarote para denunciar la insostenible situación que vive su barrio desde hace varios meses.

Se trata de la zona en la que confluyen las calles Jaén, Chafarís y Huelva, en el centro de Arrecife.

Abel Barreto dice estar viviendo un auténtico "suplicio" porque su calle permanece cortada con vallas debido a unas obras para la construcción de un edificio de doce plantas que previsiblemente acogerá viviendas y locales comerciales.

La calle cerrada

El pasado jueves este vecino se encontró con la calle Jaén cerrada por un camión en dirección prohibida. Llamó a la policía municipal para que le informasen acerca de ese corte de tráfico. La respuesta fue que debía esperar.

Pero este hombre lleva semanas esperando una respuesta. Cuando el jueves se encontró con un camión que le cerraba el paso, Abel Barreto empezó a tocar el claxon y los operarios de la obra se acercaron hasta su coche para insultarle. "Me llamaron sinvergüenza y me dijeron que iban a matarme" asegura Abel Barreto.

Tras recibir toda una retahíla de amenazas, este vecino acudió a la Policía Nacional en busca de ayuda. La respuesta por parte de la fuerzas de orden público fue que debían hacer constar en el parte que Abel Barreto había provocado la situación por "tocar la pita".

Él se siente impotente porque, como dice, "al final el culpable soy yo".

"Obras sin licencia"

Abel Barreto está convencido de que las obras no tienen licencia. No tienen expuesto el correspondiente cartel obligatorio.

Dice que estas obras ya han provocado numerosos destrozos en el barrio, "han roto una carretera entera", asegura, que tardaron tres meses en arreglar. "Ahora que ya está arreglada están dos vías cerradas para ellos", se queja.

Barreto explica que trabajan en un llano de 15 por 20 metros y que "han perjudicado a todos los vecinos".

Indignado, dice que se ha visto obligado a recurrir a la radio como medio alternativo de denuncia. "Para dirigirse a la policía tengo que pedir audiencia", concluye.

Por último, Barreto acusa a las obras de no cumplir con las medidas de seguridad necesarias y obligatorias en este tipo de trabajos. Dice que uno de los obreros "se salvó de milagro" cuando un muro se derrumbó debido a un golpe que le dio la grúa.

LO MAS LEÍDO