Los socialistas de Haría y Teguise se comprometen a equiparar en servicios al Charco del Palo

Más de 50 residentes del Charco del Palo se congregaron en la noche del martes para trasladar a los candidatos del PSOE a las alcaldías de Teguise y Haría su preocupación por el abandono de la ...

 Los socialistas de Haría y Teguise se comprometen a equiparar en servicios al Charco del Palo
Los socialistas de Haría y Teguise se comprometen a equiparar en servicios al Charco del Palo

Más de 50 residentes del Charco del Palo se congregaron en la noche del martes para trasladar a los candidatos del PSOE a las alcaldías de Teguise y Haría su preocupación por el abandono de la urbanización.

La zona, en la que conviven los usos residencial y turístico, no dispone de servicios de recogida de basura domiciliaria ni alumbrado público en una parte de la urbanización, y sus calles han estado sin asfaltar hasta fechas recientes.

La doble responsabilidad de ambos Consistorios hace que mientras la parte del Charco del Palo inserta en el municipio de Haría dispone de un mínimo de servicios, la vinculada a Teguise se encuentra totalmente olvidada por los gestores públicos, señalan los socialistas.

El problema se agrava cuando sabemos que la urbanización es privada y aún no ha sido entregada a los ayuntamientos. Pero ello no es óbice para que los responsables municipales no ejerzan la presión necesaria ante el propietario para que finalice las obras a que se ve obligado por Ley y entregue la localidad a sus respectivos municipios, señala la candidata del PSOE a Teguise, Isabel Martín Tenorio.

Por su parte, el candidato socialista al ayuntamiento de Haría, Hugo Delgado, puso en valor el hecho de que el Charco del Palo es la única zona turística del municipio reglada y con características propias, muy valoradas por su clientela, básicamente de alemanes y británicos.Dentro de nuestra apuesta por colocar al norte en el mapa turístico, debemos comenzar por mejorar las localizaciones que operan con normalidad en la industria turística, pero que no hemos sabido explotar, apunta Delgado.

LO MAS LEÍDO