Los estudiantes llaman mentirosos a los consejeros por no escucharles sobre la subida de tasas, que creen injustificada

Denuncian que no se tiene en cuenta las bajas rentas canarias ni el coste añadido que supone estudiar a los alumnos de las islas no capitalinas

ACN

El Sindicato de Estudiantes Canario ha tildado hoy a los dos consejeros regionales de Educación de esta Legislatura -José Miguel Ruano e Isaac Godoy- de "mentirosos" por incumplir la palabra dada en una reunión, a principio de curso, en la que el primero se comprometió a reunirse con ellos para hablar sobre la subida de tasas universitarias y escuchar sus propuestas, según explican en un comunicado. "A fecha de hoy -explican- esa reunión no se ha producido y es más, hay una propuesta de subida de tasas fijada del 6%, lo que implica no cumplir sus promesas; a estas personas -continúan- popularmente se las conoce como mentirosas y han intentado manipular al estudiantado".

Los estudiantes de la Universidad de La Laguna denuncian la continua subida de tasas de los últimos años y consideran que el aumento del 6% aprobado ayer en Consejo de Gobierno es injustificable, teniendo en cuenta que la horquilla fijada por el Gobierno del Estado va desde el 3,5% hasta el 6,5% de la tasa de variación interanual del IPC.

Los representantes de los alumnos aseguran que la propuesta de la Consejería era subir el máximo, el rector de la Universidad de La Laguna defendió la postura del SEC, que era el mínimo (3,5 %), mientras que el rector de la Universidad de Las Palmas "se agarró férreamente a la subida del 6%, mostrando así su afán por agarrar a toda costa un puestito en el Gobierno de Canarias".

UN DERECHO, NO UN PRIVILEGIO

En declaraciones a ACN Press, el portavoz del SEC, Israel Riverón, recordó que la universidad "es un derecho, no un privilegio", por lo que pidió que se atienda a las necesidades del estudiantado canario y su familias y se congelen las tasas académicas, para que la educación este al alcance de toda aquella persona que desee acceder a ella. "Esto implica un cambio radical en las políticas educativas, no solo con respecto a las tasas, sino también con respecto a la cantidad y calidad de las becas, cuya tramitación consideran otro de sus grandes problemas. Criticaron, en este sentido, la "vendida de moto" que ha supuesto la recién creada Agencia Canaria de Becas, que debía agilizar su tramitación. La realidad es que las familias tienen que asumir el alto precio de las matrículas hasta que se resuelva la tramitación de sus becas, muchas veces hasta final de curso, "eliminando su derecho a una educación pública, digna y de calidad".

Sobre las declaraciones realizadas ayer por el secretario del Gobierno de Canarias, Antonio Castro, en las que decía que las tasas en las Islas son "las más bajas de España" y que la tendencia es "llegar a la media" del Estado con el objetivo de que las universidades del Archipiélago "dispongan de más recursos", el representante del SEC precisó que hay que tener en cuenta que las rentas salariales en la Comunidad Autónoma son "las más bajas" del país.

Otro aspecto que resaltó fue el factor de la insularidad. "Mucha gente estudia fuera de su isla, lo que supone un coste añadido muy alto", expresó, al tiempo que hizo hincapié en que, según la información facilitada por el Rectorado, cuando las tasas suben, la recaudación de la universidad "es menor, porque los alumnos se matriculan de menos asignaturas, al ser tan caras".

Además, subrayó que cuando un alumno se matricula de la misma asignatura por segunda o tercera vez, el dinero que paga por ella "se puede duplicar y triplicar".

LO MAS LEÍDO