PAULINO RIVERO, Presidente de Coalición Canaria

"La oferta del Gobierno de Rodríguez Zapatero en materia sanitaria es absolutamente antisocial, injusta e insolidaria"

"Es triste que el egoísmo de algunas personas les lleven a crear a cada uno un ‘chiringuito' de un partido nacionalista para tener un espacio cuando lo que necesitamos es una gran fuerza política propia nacionalista en Canarias"

-¿A qué obedece su visita a Lanzarote?

-Pues a trabajar un rato con los compañeros aquí en la Isla. Estamos iniciando el curso político que a partir de este mes de septiembre será muy importante con el calendario de los congresos insulares, entre ellos el de Lanzarote que celebramos el día 1 de octubre, y ya digo, era muy importante tener un contacto con la organización aquí en la Isla.

-¿Lanzarote es el último estadio de la renovación de todos los comités insulares de CC, no?

-Bueno, hemos celebrado ya los congresos de Gran Canaria, Tenerife y ahora el próximo será el de Lanzarote junto al de Fuerteventura, Venezuela, etc..

-¿Entonces cuándo se acaban estas reuniones congresuales?

-En noviembre, el 26 de noviembre esperamos celebrar el primer Consejo Político ya con las nominaciones que se produzcan desde cada una de las islas, con la celebración de cada uno de los congresos. Por lo tanto se reunirá el máximo órgano de Coalición entre congresos, que es el nuevo Consejo Político.

-Y en medio de todo esto, el Estatuto de Autonomía, la Ley Electoral...

-Financiación sanitaria, etc..

-¿Pero para cuándo está prevista la modificación administrativa de Canarias?

-Yo creo que hay cosas que dependen de la Reforma del Estatuto, desde el punto de vista de las capacidades que pueda tener Canarias para organizarse administrativamente. Adecuar la organización administrativa para que responda a lo que es Canarias, un territorio, una comunidad pero que tiene siete patas importantes con unos gobiernos insulares que son los Cabildos y donde tienen que tener un protagonismo muy importante los ayuntamientos. Y donde lleguemos a racionalizar la administración, de tal forma que todo lo que pueda ser la administración más cercana al ciudadano, no se deje de lado. Es decir, en Canarias tenemos que cerrar ese proceso donde los ayuntamientos tengan amplias competencias para que puedan atender las necesidades más cercanas de los vecinos, que la Isla haga todo lo que pueda hacer y que la Comunidad de Canarias sea la que nos permita garantizar que todos los canarios tengamos una misma calidad sanitaria, educativa, de infraestructura, es decir la que consiga la igualdad entre todos los canarios.

-Sin embargo, da la impresión de que la Ley Electoral no se va a tocar.

-La Ley Electoral es una parte de la Reforma del Estatuto, pero yo no entiendo ese debate al que algunos intentan agarrarse de la Ley Electora. Yo creo que si la Ley Electoral hay que tocarla, se toca pero entendiendo que es una parte del Estatuto. Es decir, lo que es esencial y muy importante para los ciudadanos, no para los partidos políticos, que estamos interesados en cómo se pueden colocar mejor y por eso algunos quieren afrontar abiertamente la reforma electoral; es hablar del global, del todo. El todo de la Reforma del Estatuto, y eso para CC sí es una prioridad, porque estamos hablando de una cosa muy importante, algunos quieren plantear el tema como si el Estatuto fuera una cosa que no entiende la gente o que la gente no es sensible con eso pero si a la gente le decimos que la Reforma del Estatuto sirve para que Canarias pueda tener por ejemplo competencias en inmigración o para la gestión de nuestros puertos y aeropuertos o para el control de nuestras aguas evitando el tráfico de personas o de drogas, o que podamos explotar nuestros recursos como el tema de la pesca. O que el tener un Estatuto con nuevas competencias pueda significar dentro de esa idea que hemos planteado de que Canarias sea una plataforma que sirva para el desarrollo de África y posibilitar una nueva zona de expansión de la Economía canaria, pues que tengamos la delegación o la transferencia del comercio exterior o de las relaciones con los países del entorno. Eso si es muy importante para Canarias. Nos estamos jugando el futuro de nuestra tierra. Por eso nosotros hacemos una apuesta muy importante por la Reforma del Estatuto, pero un Estatuto que responda a esas necesidades que tiene Canarias, no un estatuto descafeinado. O sea, si el Estatuto es como planteó el PSOE a finales del mes de julio de dejar todas estas cuestiones que yo acabo de decir para resolverlo en el futuro a través de una Ley Orgánica de Transferencias de Competencias a Canarias, una nueva LOTRACA, pero no incluirlas en el Estatuto, entonces no merece la pena reformar el Estatuto. No tiene ningún sentido. Si lo que pretende el PSOE o puede pretender el PP, es que Canarias tenga un Estatuto de Autonomía igual que Valencia o Andalucía, es mejor que no. Para eso no merece la pena estar perdiendo tiempo. Hay que ser coherentes.

-¿Qué Estatuto pretende CC, tipo País Vasco?

-No, tipo las necesidades de Canarias. No tenemos que mirar ni al País Vasco ni a Cataluña ni a ninguno. Es que ninguno tiene las condiciones que tiene Canarias. Yo creo que es todo discutible. En Canarias estamos hablando de aquellas competencias que estamos demandando y que tienen que ver con las necesidades diferenciadas que tiene un territorio diferente que se lo da la geografía.

-Parece que se está perdiendo mucho tiempo en cosas banales y sin embargo no se toca lo trascendente.

-Eso es lo esencial, lo que le acabo de decir.

-No obstante, desde las islas menores se mira también con gran expectación hacia el Estatuto y hacia ustedes por si pensaran en quitar la triple paridad.

-Yo creo que dentro de la Reforma del Estatuto como otras opciones políticas han planteado, en el sentido de que se pueda tocar la Ley Electoral de Canarias, nosotros hemos dicho que estamos dispuestos a hablar de la Ley Electoral de Canarias. Una Ley Electoral donde se tenga en cuenta de que por ejemplo para hablar de cómo se retoca la representación de cada una de las islas en función del crecimiento poblacional. Por ejemplo Lanzarote ha crecido espectacularmente, por lo tanto hablar de la posibilidad de que dentro de los equilibrios de la triple paridad podamos adecuar subsistemas con el tema de la población. ¿Por qué no vamos a poder hablar si es posible buscar un acuerdo entre las diferentes fuerzas políticas? Nosotros estamos dispuestos a hablar en ese sentido, pero que nadie se equivoque, lo esencial, lo verdaderamente importante de la Reforma debe de ser aquel que tiene que ver con las competencias y a partir de ahí lo demás.

-Usted hablaba antes de la financiación sanitaria.

-Claro, es que en Canarias tenemos que hacer mucha labor pedagógica. Aquí todos nos quejamos de si el sistema sanitario de Canarias es deficiente, si tenemos listas de espera y es verdad. Es verdad una cosa. Hay muchas verdades que decir. La primera verdad que tenemos que poner sobre la mesa es que la sanidad de Canarias fue transferida en el año 93-94. Hace 11 o 12 años cuando teníamos un accidente sacábamos el pañuelo por fuera de la ventanilla, eso hace 10 o 15 años. Hoy tenemos un servicio sanitario que ha mejorado espectacularmente. Ahora bien, qué ha sucedido en Canarias, que desde el año 99 a hoy hemos crecido en 500.000 habitantes. Teníamos 1,5 de habitantes en el año 99 y hoy tenemos dos millones. Y el Estado, que es el que tiene que garantizar que los servicios públicos esenciales, entre ellos la sanidad, como elemento más importante de una sociedad, conceda esa igualdad para que todos tengamos las mismas condiciones, resulta que a Canarias sigue pagándole la misma cantidad desde el año 2001 con arreglo al padrón de habitantes que teníamos en el año 99. Y eso no puede ser.

-Porque en Canarias aparte de la evolución demográfica, también está la absorción de inmigración que también hay que atenderla, además de la población turística.

-Además de los 500.000 inmigrantes que han venido a Canarias desde el año 99 y de los que no estamos cobrando, porque a Canarias no se le paga por la prestación sanitaria, aproximadamente un 35% son sudamericanos o marroquíes, que están integrados entre nosotros. Bienvenidos sean. Pero el resto, en torno al 65% han venido desde la Península. Son gallegos, andaluces, extremeños, etc.. Nosotros estamos encantados de que hayan orientado su vida en Canarias, que se hayan situado entre nosotros y que se sientan como un canario más. Nosotros creemos que su proyecto de vida lo van a desarrollar a Canarias, nosotros representamos un nacionalismo integrador y solidario y por lo tanto para nosotros son un canario más. Pero en el tema sanitario resulta que Galicia, Extremadura o Andalucía, las tres comunidades origen de mayor destino a Canarias, cobran de la financiación sanitaria por esos ciudadanos que hoy están en Canarias, porque como el padrón que se utiliza es del año 99, Galicia que ha perdido habitantes, Extremadura y Andalucía cobran por ellos y en Canarias estamos financiando a esos 500.000 habitantes nuevos que nos han llegado de los recursos de los canarios. La gente tiene que entender que si tenemos que aportar recursos propios de Canarias para tener equilibrado el sistema sanitario, se lo estamos restando a otras cosas. Se lo estamos restando a la política de los puertos canarios o a la del transporte, carreteras o a una política social, es decir que esto no puede ser. La oferta que ha puesto el Gobierno de Rodríguez Zapatero, pues una propuesta absolutamente antisocial, injusta, insolidaria y que perjudica gravemente a los intereses de Canarias porque parte no del reconocimiento del reparto de los recursos de la sanidad por habitante, sino propone el consolidar lo que están percibiendo las comunidades autónomas desde el año 2001, las mismas cantidades para todos, cuando ya ese planteamiento es injusto porque lo lógico es que haya un movimiento de recursos de las que han perdido población a las que tienen más habitantes, que tienen más necesidades. Pero bueno, a nosotros nos parece bien que nadie pierda recursos pero lo poco que ponen sobre la mesa que son por dos años 500 millones de euros, no parece razonable que se reparta para todos, incluso para los que han perdido población. En definitiva, que en estos momentos Canarias tiene un déficit por el incremento del número de personas que han venido a Canarias, no por mala gestión, sino porque atendemos a más gente, lo que significa una necesidad de 170 millones de euros al año y el gobierno socialista lo que propone son 22 millones por dos años y eso es absolutamente rechazable y esta semana en la conferencia de presidentes del próximo sábado, salvo que haya un giro total, pues nuestra posición va a ser absolutamente contraria a esa propuesta insisto que es insolidaria, injusta, antisocial y no responde a la inquietud que debe de tener un gobierno progresista en España.

-También habrá que determinar si realmente gastamos bien los recursos que tenemos.

-Pero yo creo que estamos gestionando mejor de lo que algunos creen cuando si incrementando una cuarta parte de la población que tiene Canarias, con menos recursos, ofrecemos un servicio. No hay duda de que la sanidad ha cambiado favorablemente. Otra cosa distinta es que tengamos problemas muy importantes en islas que han tenido un desarrollo muy espectacular como la isla de Lanzarote, Fuerteventura y el Sur de Gran Canaria o de Tenerife. Ahí es donde se ha concentrado mayoritariamente la llegada de personas del exterior y eso nos ha desequilibrado el sistema desde el punto de vista de mayores necesidades tanto desde el punto de vista de infraestructuras como desde el punto de vista...

-Está claro que además necesitamos un puerto autónomo porque Lanzarote junto a La Gomera mantienen la cesta de la compra más cara precisamente por la falta de un Puesto de Inspección Fronterizo (PIF).

-Efectivamente nosotros somos una realidad distinta a la continental. En el continente uno si quiere moverse tiene varias posibilidades, en el Archipiélago hay dos instrumentos vitales, los únicos que nos permiten comunicarnos entre si a las islas y las islas con el exterior, que son nuestros puertos y aeropuertos. Por lo tanto, nuestros puertos y aeropuertos no se pueden gestionar con criterios continentales. Entonces lo razonable es que esa gestión de los puertos y aeropuertos dependa de Canarias. Eso es lo razonable y que Canarias necesita un órgano para coordinar también, porque lo que no pueden ser es todo el ‘despendoleo' de cada uno lo que quiere. Un órgano del ámbito de la comunidad canaria para coordinar la gestión del conjunto de nuestros puertos y aeropuertos con la participación de la Isla e incluso el municipio donde esté situado el puerto y el aeropuerto. Creo que el sistema canario tiene que ser un sistema que avance más en el tema que responda a la realidad geográfica de lo que es Canarias.

-Eso está muy bien pero la realidad es que seguimos anclados en una situación ‘medio colonialista'.

-Si, pero es que al centralista...

-Por cierto qué hay sobre el cese de José Manuel Arnáiz como presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

-Eso lo decidirá el Gobierno, es una cuestión del gobierno y por lo que he leído parece que lo está haciendo bien. De todas maneras le corresponde al presidente del Gobierno el evaluar si compensa o no compensa mantenerlo ahí. Pero lo cierto es que a lo largo de más de 500 años de nuestra historia se nos ha mirado siempre como esa gente que vive muy bien de las islas paradisiacas pero nunca se nos ha atendido en función de los intereses singulares que ha tenido Canarias. Sólo cuando hemos tenido la posibilidad de tener un espacio propio en Madrid, una voz propia hemos ido avanzando y estos últimos 10, 12 años donde Canarias ha tenido presencia política en el ámbito del Estado hemos avanzado, pero todavía es insuficiente. Queda mucho por hacer.

-¿Pero en esa ‘batalla' no se está perdiendo gas?, ahora mismo hay muchos movimientos nacionalistas que se contraponen y que perjudican esos intereses comunes.

-Si, eso es una tristeza que el egoísmo de algunas personas les lleven a crear cada uno un ‘chiringuito' de un partido nacionalista para tener un espacio cuando lo que necesitamos es una gran fuerza política propia nacionalista en Canarias. Si me dice que si yo soy partidario de una gran fuerza política que sume los distintos nacionalismos de verdad, no los personalismos, porque el que tenga un proyecto personal que busque otro espacio. Pero de verdad quien crea que Canarias es una tierra diferente que necesita de una organización política que responda a la realidad geográfica de Canarias, que crea en la Isla y que crea firmemente que necesitamos unir esas siete voluntades para tener un único pueblo como somos los canarios, así avanzaremos. Pero esto con el tiempo.

-¿Realmente hay garantías de que después de la pérdida de exponentes importantes del nacionalismo en CC pueda resurgir la formación nacionalista?

-Usted me ha citado unas pérdidas que no son pérdidas. Eso sirve precisamente para que CC imprima un nuevo impulso, coja un nuevo rumbo. Acabar con alguno de los personalismos, que tienen que ver más con que su posición dentro del proyecto estaba en función del puesto en el que se les pudiera colocar en un determinado momento y que cuando no tuvieron esos puestos empieza la discordia, ese tipo de personajes no deben de caber en un proyecto político nacionalista serio. Ahora, dentro de la fragmentación que existe en el nacionalismo canario hay personas válidas y opciones políticas válidas que tenemos que hacer el esfuerzo por sumarla. Usted me dice que en Gran Canaria y en Lanzarote va a ser una catástrofe. Pues yo le digo, mire, en La Palma estamos mejor que nunca, en Tenerife estamos mejor que nunca, en La Gomera estamos creciendo, en El Hierro está fuerte la fuerza política, en el exterior hemos crecido de una forma espectacular y hoy representamos casi el 70% de los votos que vienen de fuera. En Fuerteventura tenemos un suelo muy sólido y esperamos crecer. En Lanzarote hemos resuelto nuestros problemas que quedarán zanjados en nuestro próximo congreso y yo le digo una cosa, de verdad, yo veo un futuro para el nacionalismo canario en Lanzarote espectacular si sabemos manejar bien la situación, si tenemos la generosidad suficiente para no anteponer intereses partidarios sino la suma de aquellas cosas que son sumables y que permiten tener una opción política nacionalista sólida y consolidada en Lanzarote. Yo creo que eso es posible, desde luego va a haber disposición y generosidad por parte de CC para que Lanzarote tenga la representación nacionalista que esta isla merece y en el tema de Gran Canaria creo que los pasos que se están dando después de la celebración del congreso son todos acertados, con la incorporación de personas vinculadas al mundo universitario, empresarial, a los distintos sectores de la sociedad grancanaria y creo que aunque los crecimientos no pueden ser nunca espectaculares sino hay que ganarse poco a poco la confianza de la gente, yo soy muy optimista de cara al próximo hito electoral que tenemos, que son las elecciones de 2007.

LO MAS LEÍDO