Reforma del Estatuto de Autonomía

El PSC - PSOE asegura que en 2007 se votará una lista regional

Hernández Spínola confirma la "amenaza" de usar los votos populares para sacarla adelante y manifiesta que "CC no tiene la llave para determinar el futuro de la reforma del Estatuto de Autonomía"

ACN

El portavoz del Partido Socialista Canario (PSC)-PSOE, Francisco Hernández Spínola, mostró este viernes su convencimiento de que la reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias va a aprobarse con la incorporación al sistema electoral de una circunscripción autonómica, después de que el Grupo Popular presentara oficialmente a la Ponencia parlamentaria su propuesta al respecto, que la incluye. "Tenemos la satisfacción de anunciar que la lista regional se impone porque hay una mayoría en la Ponencia para que triunfe", aseguró, por lo que avanzó que esta opción será aplicable en las próximas elecciones autonómicas de 2007.

De esta forma, se reafirma en la "amenaza" de aliarse al PP para lograr este objetivo común frente a Coalición Canaria (CC), que rechaza esta opción, pese a que socialistas y nacionalistas mantienen apoyos puntuales respectivos en los gobiernos autonómico y estatal. De hecho, este viernes los miembros de la Ponencia decidieron como mejor fórmula resolver las discrepancias pendientes para acabar el dictamen sobre la reforma estatutaria en la primera quincena de noviembre. "CC, en estos momentos, no tiene la llave para determinar el futuro de la reforma del Estatuto de Autonomía", dijo Hernández Spínola.

Por su parte, el portavoz de CC, José Miguel González evitó pronunciarse ante el nuevo estado de las cosas, pero adelantó que se encargaría personalmente de hacer llegar las dos propuestas a los órganos directivos del partido, cuya Comisión Ejecutiva Nacional, que se reúne hoy, examinará sin duda. Lo único que dijo fue que "todas las propuestas son abiertas y que las van a estudiar", dando pie a la posibilidad de alcanzar un acuerdo "in extremis" que evite una crisis entre CC y PSC. Los grupos tendrán ocasión, no obstante, de defender sus posturas y buscar apoyos durante la tramitación parlamentaria del texto, que empezará una vez se entregue el dictamen de la Ponencia.

Las propuestas

Spínola valoró positivamente que el PP se sume a su propuesta, planteando una lista autonómica de quince diputados, pero no consideró "aceptable" la rebaja de los porcentajes de votos que necesitan los partidos candidatos para acceder a la Cámara parlamentaria, que coinciden con los propuestos por Coalición Canaria: el 25% para las circunscripciones insulares y el 5% para la regional.

Los socialistas apuestan por una "bajada significativa" de los límites hasta los que se fijaron en el Estatuto en 1982 -que subieron hasta los límites actuales (el 30% y el 6%) en 1996- de tal forma que se establezcan en el 20% y el 3%. La modificación introducida por CC y PP es injusta y antidemocrática, según Spínola, mientras que los topes que ahora quieren recuperar "permitieron una pluralidad de partidos políticos en el Parlamento canario.

Otras coincidencias en las propuestas del PSC y PP, que la Ponencia no entró a debatir, son que las listas insulares y autonómica se voten en papeletas independientes y que los partidos decidan libremente sobre la composición de ésta última, algo que CC rechazó incluso cuando más cerca estuvo de apoyar una circunscripción regional "territorializada", en julio pasado.

Cabe recordar que CC presentó su oferta a principios de la semana pasada, en la que no incluyen la lista regional, sino un refuerzo numérico de las circunscripciones insulares de Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y La Palma, hasta un total de diez diputados nuevos, que persigue una adaptación de la composición de la Cámara a la realidad poblacional de Canarias. Esta propuesta ha sido fuertemente criticada desde PSC y PP y desde muchas de las organizaciones insulares de los propios nacionalistas.

Lista autonómica e insular

Como añadidos, los populares establecen la necesidad de que todos los partidos o coaliciones que concurran a las elecciones deberán presentarse a la lista autonómica y, al menos, a una lista insular, además de que las sucesivas reformas del sistema se acometan mediante una Ley del Parlamento, que deberá ser aprobada por los dos tercios de sus miembros.

En cuanto a la aplicación de las barreras electorales, el PP propone que sólo se tengan en cuenta para la asignación de escaños las listas políticas que obtengan al menos el 25% de los votos válidos emitidos en la circunscripción insular o el 5% en los de la circunscripción regional.

La propuesta socialista en esta materia incluye también una novedad: no obtendrán representación parlamentaria las candidaturas que obtengan menos del 3% de los votos para la asignación de los escaños correspondientes a la circunscripción regional, ni las que, presentadas en las insulares, consigan menos del 20% de los apoyos en su ámbito correspondiente, "a menos que dicha candidatura obtenga el 3% de los votos en la circunscripción autonómica". Dicho de otro modo, un partido que, por ejemplo, en Lanzarote no obtenga el 20% de los votos de dicha Isla conseguirá un diputado por Lanzarote si ha conseguido el 3% de los votos de toda la Comunidad Autónoma.

A juicio de Spínola, esto es "una novedad muy importante, porque ayuda a los partidos hoy extraparlamentarios y, por tanto, a la democracia". En este sentido, aseguró que el PSC no defiende un sistema "que le venga bien a él, sino a todos los partidos".

Sin reuniones externas

El portavoz socialista aseguró, al término de la reunión, que en los quince días que median hasta el próximo encuentro del órgano parlamentario "no hay prevista ninguna reunión" a otros niveles para tratar de acercar posturas a raíz de las tres propuestas presentadas.

Sobre la advertencia de CC de negarse a modificar el sistema actual si PSC y PP formaban bloque en su contra, Spínola respondió que "son libres de tomar sus decisiones" y criticó que los nacionalistas estén "enrocados en la circunscripción insular", pese a que "hicieron un atisbo de lista regional sui géneris" en julio. La realidad es que "han dado marcha atrás" y como "estamos en una democracia sometidos al juego de las mayorías y en el Parlamento de Canarias hay una mayoría en defensa de la lista autonómica".

En cualquier caso, aseguraron que su propuesta no es cerrada y que están dispuestos a dialogar con el PP sobre la suya para propiciar una solución intermedia en cuanto el número de diputados totales, si 70 ó 75, -sobre lo que no habrá problemas porque, recordaron que en 1982 proponían 35- y los topes electorales. No obstante, adelantó que las negociaciones no van a ser exclusiva con el PP, sino que seguirán hablando con todas las fuerzas políticas "porque siendo importantísimo el sistema electoral, el Estatuto es más que eso y debemos intentar aprobarlo por consenso".

Reservas en el artículo 35

Los socialistas reconocen, además, que mantienen sus reservas en torno al antiguo artículo 35 (que en la nueva redacción es el 53), en el que se pretende establecer el listado de competencias exclusivas del Estado a transferir a la Comunidad Autónoma. Lo más que llegó a concretar el portavoz sobre este asunto, fue que tienen que ver con la Ley de Transferencias a través de la que se articulará el traspaso, en cuyo texto están trabajando y, añadió que el día 4 aportarán su propuesta definitiva en cuanto a las materias que consideran transferibles.

Como parte positiva, el diputado socialista Santiago Pérez explicó que se ha logrado en la reunión de hoy un acuerdo "muy importante" con respecto a la cláusula que afecta a las competencias que no están específicamente atribuidas al Estado, que los expertos proponían adjudicar a la Comunidad Autónoma a través del nuevo texto. Con la fórmula consensuada, se hará una redacción "sin contenido normativo, pero que manifiesta la voluntad política", mediante la utilización de los términos: "Canarias podrá asumir todas aquéllas competencias que no estén atribuidas al Estado por la Constitución".

LO MAS LEÍDO