El director general del Área de Salud ha confirmado la baja voluntaria de la especialista, aunque asegura que en tres meses habrá dos plazas. Temporalmente vendrán desde Las Palmas a pasar consulta viernes y sábado

El Hospital General de Lanzarote vuelve a quedarse sin endocrino

La pasada semana Rosario González envió más de mil firmas a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias para avalar la solicitud de un endocrino más para Lanzarote, y ahora está pendiente de enviar ...

El Hospital General de Lanzarote vuelve a quedarse sin endocrino
El Hospital General de Lanzarote vuelve a quedarse sin endocrino

La pasada semana Rosario González envió más de mil firmas a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias para avalar la solicitud de un endocrino más para Lanzarote, y ahora está pendiente de enviar 1.200, porque actualmente sólo hay una plaza en esta especialidad. Por eso, a Rosario González, que lidera la protesta, no le ha sorprendido que la isla vuelva a quedarse sin endocrino, porque la actual facultativa ha pedido la baja voluntaria.

Según esta vecina de Tahíche es algo que ocurre de manera habitual en la Isla. "En dos años, hemos tenido 3 endocrinos diferentes y ahora otra vez y como sólo hay un facultativo, nos quedamos sin especialista, cuando se van, porque no lo prevén". Pero en esta ocasión, Juan Manuel Sosa, que ha confirmado la falta del endocrino temporalmente, asegura que en tres meses habrá dos responsables de endocrinología en la Isla.

Hasta que se reincorpore el nuevo endocrino procedente de Uruguay, que ya ha sido contratado y que está a la espera de tramitar la residencia, dos especialistas del Hospital Negrín de Las Palmas vendrán los viernes y los sábados a Lanzarote para "pasar consulta en los casos que precisen de tratamiento urgente". El resto serán derivados a los internistas "porque hay determinados tratamientos que lo puede llevar un facultativo", ha explicado Juan Manuel Sosa. "No suelen ser asuntos de vital importancia, salvo, por ejemplo, que un diabético tenga una descompensación severa".

En tres meses también está previsto que la actual endocrina se vuelva a reincorporar a su trabajo. De esta manera, y después de la reivindicación de los usuarios, Lanzarote tendrá dos endocrinos para dar asistencia en el Hospital General de Lanzarote.

Por su parte, Rosario González ha criticado la derivación de los pacientes a los internistas. Una medida que se lleva a cabo, según esta vecina, de forma habitual. "Hay 8.000 diabéticos. Un especialista no puede hacer frente a todos los pacientes que tiene y muchas veces se derivan, cuando la gente confía en que le atienda alguien especializado, porque para eso se preparan en un campo determinado", cuestiona González.

LO MAS LEÍDO