La subida de impuestos vendrá acompañada de un fuerte control del gasto farmacéutico y de una revisión del catálogo de prestaciones de la sanidad pública

El Gobierno contempla gravar el tabaco y el alcohol para cubrir el aumento de la financiación sanitaria de Zapatero

Mauricio ve positiva la propuesta de Madrid de dotar con 3.000 millones de euros el incremento del gasto en todo el Estado, pero condiciona su apoyo a que se reconozca el crecimiento de la población isleña a la hora de repartir

ACN

El consejero de Economía y Hacienda, José Carlos Mauricio, afirmó ayer que el Ejecutivo regional tendrá que hacer "ligeros retoques" en esos impuestos especiales para cumplir con la demanda de "corresponsabilidad fiscal" que el Gobierno central impone para hacer frente al déficit.

Mauricio, que explicó que ya conocía a grandes rasgos la propuesta que lanzará el presidente Zapatero en septiembre a las comunidades autónomas para la financiación sanitaria, dejó clara la predisposición del Gobierno de Canarias a aceptar ese aumento de la financiación en 3.000 millones de euros a nivel nacional (a medias entre el Estado y las autonomías).

No obstante, matizó que Canarias sólo aceptará negociar este procedimiento y, posteriormente, acometer la subida de impuestos si Madrid adopta como el principal criterio de reparto a la hora de distribuir esos 3.000 millones de euros anunciados (en cuatro años) el crecimiento de la población en los últimos años, un criterio en el que Canarias destaca por encima del resto de comunidades.

Si Madrid acepta el criterio que ya ha trabajado la comisión de estudio del crecimiento poblacional del Consejo de Política Fiscal y Financiera sobre un mayor reparto para Canarias, el Gobierno canario daría su visto bueno a la oferta de Zapatero. Sin embargo, el consejero insistió en que todo aumento se convertirá "en un parche temporal" si desde el Archipiélago no se pone en marcha un "fuerte paquete de medidas de contención del gasto sanitario", que comprende tanto un control del gasto farmacéutico, por un lado, como una "revisión" del catálogo de prestaciones de la sanidad pública.

En caso de que se cumplan esas condiciones, la primera de ellas, la del reconocimiento del crecimiento poblacional canario al efectuar el reparto de los 750 millones de euros anuales entre las 17 autonomías, el Gobierno de Coalición Canaria dará su visto bueno a la propuesta del presidente socialista, y para cumplir la exigencia de corresponsabilidad fiscal acometerá la mencionada subida de impuestos.

Desfase de 440 millones en 2003

Un informe del Gobierno central que publicaba ayer el diario El País muestra cómo Canarias tuvo durante el año 2003 un gasto sanitario de 1.803 millones de euros, y recibió del Estado un total de 1.363 millones de euros, lo que generó en ese ejercicio un déficit de 440 millones de euros.

El informe ha sido realizado por el Gobierno a la vista de la reunión, el próximo mes de septiembre, de la Conferencia de Presidentes Autonómicos con el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, y en la que según publica El País, el Gobierno lanzará la mencionada oferta para cofinanciar junto a las autonomías el incremento del gasto sanitario, cifrado en 3.000 millones de euros.

Junto a esta aportación económica, el Gobierno central, según cita el periódico, estaría dispuesto a dar "una mayor capacidad normativa a las comunidades autónomas", es decir, darles la posibilidad de subir impuestos, como los especiales del alcohol y el tabaco, para sufragar el coste de la sanidad.

Desde Canarias siempre se ha achacado al crecimiento de la población el hecho de que el gasto sanitario aumente por encima de lo que se recibe del Estado.

LO MAS LEÍDO