Casi la mitad de los lectores de La Voz opina que la entrada de grandes firmas comerciales ofrece precios competitivos

En contra se encuentran quienes consideran que se perjudica al pequeño comercio o que la Isla no está preparada para aguantar estas infraestructuras

La entrada de grandes firmas del comercio en Lanzarote ha abierto un gran debate sobre las ventajas y los inconvenientes de la llegada de este tipo de establecimientos.

Durante esta semana desde la página web de La Voz de Lanzarote se preguntó a los lectores sobre qué opinan de que en la Isla se establezcan estos comercios. Si bien no alcanza una mayoría, lo cierto es que casi la mitad de ellos (44,7% de un total de 2205 participaciones) se mostraron a favor debido a que consideran que es el momento de que alguien rompa el mercado insular ofreciendo precios competitivos.

Desde este punto de vista consideran que ante una mayor oferta tanto los comerciantes de la Isla como los que procedan de fuera tendrán que establecer unos precios medios de los productos sin poder abusar de los mismos.

Conocer otros mercados

Entre los lectores que también se muestran a favor, un 32,78% (723 personas) eligieron la opción de que será bueno en la medida en que Lanzarote debe modernizarse y conocer otros mercados.

Su teoría es que la entrada de estas grandes firmas servirá para contar con otro tipo de productos que hasta el momento no llegaba a la Isla.

Estos apoyos refuerzan la teoría de la alcaldesa de Arrecife, María Isabel Déniz, sobre la importancia de mejorar el comercio, sobre todo en lo relacionado con los turistas de cruceros.

En este sentido, considera que de momento es fundamental que el comercio existente ahora en la capital debe mantener abiertas sus puertas al medio día para que los visitantes no se vayan a otros lugares como Costa Teguise, Puerto del Carmen o Playa Honda. Así, para la primera edil es lamentable la estampa de los turistas que llegan a la principal arteria comercial de la ciudad y sólo pueden sacar dinero de los cajeros automáticos.

En contra

En el otro lado de la balanza se encuentran un total de 496 personas. Entre éstas al 22.73% les parece mal la llegada de nuevas firmas debido a que consideran que haría daño al pequeño comercio insular. De esta forma, temen que quienes tienen pequeñas tiendas no puedan hacer frente al potencial de las grandes empresas por sus características.

Finalmente sólo un 0,36% de los participantes opina que la entrada de estos establecimientos es negativo porque la Isla no está preparada para la instalación de grandes superficies. De esta forma, consideran que estas grandes infraestructuras no tienen espacio suficiente para poder instalarse en Lanzarote.

LO MAS LEÍDO