COBRÓ FACTURAS ANTES INCLUSO DE SU SUPUESTA "CONTRATACIÓN VERBAL"

Batllori, sobre una de las facturas que cobró de Inalsa: "Ahí me equivoqué. Hice un corta y pega de una del Ayuntamiento"

La empresa pública de aguas le pagó facturas de meses incluso anteriores a su supuesta "contratación verbal" como asesor. Según él, "puso un concepto equivocado"...

Batllori, sobre una de las facturas que cobró de Inalsa: Ahí me equivoqué. Hice un corta y pega de una del Ayuntamiento
Batllori, sobre una de las facturas que cobró de Inalsa: Ahí me equivoqué. Hice un corta y pega de una del Ayuntamiento

Francisco Rodríguez Batllori reconoce que no tenía ningún contrato firmado que avalara los casi 27.000 euros que cobró de Inalsa, aunque asegura que sí había un acuerdo "verbal" para prestar un supuesto asesoramiento a la empresa. Sin embargo, antes incluso de esa supuesta "contratación verbal", Batllori ya había empezado a cobrar facturas de Inalsa.

Así lo puso de relieve el fiscal Javier Ródenas durante la primera jornada del juicio, y así lo ha reconocido este viernes el propio Batllori, que según él empezó a "trabajar" para Inalsa en mayo de 2008, pero cobró una factura por los dos meses anteriores: marzo y abril.

"Es que ahí me equivoqué. Hice un corta y pega de una factura del Ayuntamiento", le ha explicado a su abogado, tras haberse negado a responder a las preguntas del fiscal. "Lo que quería era una provisión de fondos y puse un concepto equivocado".

Sin embargo, pese al "concepto equivocado" y el "corta pega", esa factura, de más de 6.000 euros, fue abonada con el visto bueno de otro de los acusados: el ex gerente de Inalsa Rafael Elorrieta. Y cuando la autorizó, ni el propio Elorrieta tenía aún un contrato firmado con Inalsa.

En su declaración, Rafael Elorrieta afirmó que su contrato como gerente de Inalsa fue firmado en mayo de 2008, aunque aseguró que para entonces ya llevaba "24 días trabajando sin contrato" y que incluso "había sido presentado públicamente a los medios". Respecto a Batllori, dijo que fue "contratado" 20 días después de que él llegara a la gerencia de Inalsa, aunque no explicó por qué autorizó entonces el pago de una factura a Batllori correspondiente a dos meses anteriores. Y es que Elorrieta, al igual que la mayoría de los acusados, también se negó a responder a las preguntas del fiscal.

"Oye, perdona que te insista, pero Rafael no contesta. Dale un toque", le decía Batllori a Dimas Martín en una conversación grabada por la UCO y reproducida este viernes durante el juicio.

 

"Tres reuniones que no suman ni una hora"


El caso de esta factura ha sido quizá el ejemplo más claro de los presuntos pagos que realizó Inalsa por trabajos no realizados, pero no es el único. Durante las dos primeras jornadas, la Fiscalía ha insistido en que el resto del dinero tampoco está justificado, porque ni es legal un contrato verbal, ni lo es tampoco un asesoramiento "verbal". Y es que las defensas no han aportado ni un solo informe o dictamen realizado por Batllori en esa supuesta labor de asesoramiento a Inalsa.

Pese a ello, tanto él como Rafael Elorrieta y la ex consejera de Inalsa, Plácida Guerra, han insistido en que prestó un supuesto asesoramiento a Inalsa en tres temas: la deuda que la empresa mantenía con Endesa, el convenio colectivo de los trabajadores y los despidos que planeaban llevar a cabo, y el concurso de acreedores. "¿Sólo mantuvo reuniones? ¿Soportó esos cobros a Inalsa en tres reuniones que no suman ni una hora, con personas que ya han declarado en sede judicial?", le ha preguntado el fiscal, una vez más sin encontrar respuesta.

En cuanto a Arrecife, el propio concejal que autorizaba los pagos, José Miguel Rodríguez, ha confesado que pagó a Batllori por trabajos no realizados cumpliendo "órdenes de Dimas". Incluso, Rodríguez ha devuelto los 17.000 euros que presuntamente malversó al abonar esas facturas con dinero del Consistorio y se ha declarado "arrepentido".

Por su parte, el abogado del Ayuntamiento de Arrecife, que está personado como acusación particular, también ha hecho hincapié en que un contrato verbal no tiene validez legal, y tampoco el asesoramiento verbal. "¿Qué explicación da a que no haya ningún expediente de contratación? ¿Qué tiene que decir a que no haya documentación alguna sobre su trabajo en ningún ámbito? ¿Cómo es posible, con la preparación que tiene, que no sepa que la contratación verbal está prohibida en la administración pública? ¿No es cierto que recibía esa cantidad por asesorar a Dimas Martín en sus asuntos personales", le ha preguntado el abogado José Luis Sáenz Reyes a Rodríguez Batllori, mientras éste guardaba silencio, ya que se ha negado a responder a preguntas que no fueran de su letrado.

LO MAS LEÍDO