17/Oct/2017

PLANTEA QUE EL EX ALCALDE CONFESÓ DELITOS QUE NO COMETIÓ EN EL CASO YATE

El director de Marina Rubicón niega que sobornaran a Reyes: “La palabra del alcalde no es una prueba”

Rafael Lasso llamó al programa La Destiladera para responder a los contertulios y a las confesiones del caso Yate. “Están lanzando mucha porquería infundada”

El director de Marina Rubicón niega que sobornaran a Reyes: “La palabra del alcalde no es una prueba”

 

El director de Marina Rubicón e hijo de uno de los dueños del puerto, Rafael Lasso Lorenzo, negó el pasado viernes que su padre y sus dos socios sobornaran al ex alcalde de Yaiza, José Francisco Reyes, para obtener una licencia ilegal. “Independientemente de lo que diga el alcalde, es la palabra del alcalde, no es prueba. Es la palabra del alcalde, en un escrito de conformidad con la Fiscalía, en el que está buscando que le reduzcan la pena”, sustuvo Lasso, en referencia a la confesión de Reyes en el caso Yate. Así, el director del puerto deportivo planteó que Reyes habría confesado delitos que no cometió, por los que ha aceptado una pena de 6 años de cárcel, además de una multa de 300.000 euros y el decomiso de los bienes adquiridos con los sobornos.

El propio Lasso decidió intervenir en el programa La Destiladera, de Radio Lanzarote, con una llamada telefónica. “Me acabo de montar en el coche y ha saltado la tertulia aquí. Y entonces no puedo más que aclarar algunos aspectos, ya que los tengo a todos ahí, a todos los amigos reunidos”, comenzó ironizando, en referencia a los tertulianos que estaban en el programa. Entre ellos se encontraba el denunciante del caso Yate, el socialista Carlos Espino, junto al consejero de Podemos Carlos Meca, el consejero del PIL Manuel Cabrera y el portavoz de Nueva Canarias en Lanzarote, Armando Santana.

“Están sacando conclusiones, y no personalizo en ninguno y personalizo en algunos, que son absolutamente infundadas”, cuestionó Lasso. “Tengo aquí delante el escrito del alcalde, el escrito de conformidad”, continuó antes de leer parte de ese escrito, que al parecer, según sus palabras, llevaba en el coche.

 

“Eso es todo lo que incluye el escrito del alcalde”


En ese escrito, presentado el pasado 15 de febrero ante la sección de la Audiencia Provincial que iba a juzgar el caso Yate, el ex alcalde confiesa haber recibido cientos de miles de euros en metálico a cambio de otorgar licencias ilegales a varios hoteles de Playa Blanca, al Plan Parcial Playa Blanca y al puerto deportivo Marina Rubicón, así como otros sobornos en forma de regalos o “dádivas”.

“Reconozco expresamente la aceptación de dádivas como recompensa de actos constitutivos de delito ejecutados en el ejercicio de mi cargo”, señala la parte del escrito que leyó Lasso en Radio Lanzarote. A continuación, tal como señaló, el escrito de Reyes hace referencia a tres empresas concretas que le entregaron sobornos en forma de regalos, una de ellas el Puerto Deportivo Rubicón. “Eso es todo lo que incluye el escrito del acalde”, apostilló el director del puerto, que considera que eso no es prueba de que la dádiva existiera.

Al respecto, cabe señalar que además de esa frase que supone un reconocimiento explícito, el escrito de Reyes también incluye otra haciendo extensiva su confesión a todos los “hechos relatados en el punto IV del escrito de acusación del Ministerio Público”. Y en ese punto, la Fiscalía detalla cómo se benefició Reyes de esa dádiva, valorada en 60.000 euros, al no pagar durante años el atraque de su embarcación en Marina Rubicón.

 

Los tres dueños del puerto estuvieron imputados


El propio Lasso recordó que los tres dueños del puerto, Rafael Lasso, Juan Francisco Rosa y Francisco Armas, estuvieron imputados “durante aproximadamente cuatro años” en esta causa, hasta que se archivaron los cargos contra ellos en abril de 2012, a petición de la Fiscalía. Y según Lasso Lorenzo, el motivo fue que “había quedado absolutamente demostrado que no había habido tales dádivas”. Sin embargo, lo cierto es que el Ministerio Fiscal no solo siguió manteniendo la existencia de esa dádiva, sino que la recogió expresamente al presentar el escrito de acusación, que es el que reconoció Reyes al confesar hace 6 semanas.

En realidad, el motivo de que los empresarios no se sentaran en el banquillo fue que esa dádiva no se entregó antes de obtener la licencia ilegal, sino después. Y esto, con el Código Penal que estaba vigente en aquel momento, solo permitió tipificar el delito para quien recibió el soborno, pero no para quienes lo entregaron.

“Entendemos, y le acabo de aclarar, que no ha habido dádiva. Y así lo ha dicho el fiscal en el escrito en el que pide el sobreseimiento para nosotros hace ya muchos años”, insistió Lasso, dando su propia versión de lo que señalaba realmente aquel escrito. “Por otro lado, vamos a comprar la teoría de que ha habido una dádiva. Que lo que ustedes dicen o lo que dice el alcalde es cierto”, continuó, para plantear después lo que considera una contradicción, y que realmente es la causa que llevó a archivar los cargos contra su padre y sus socios. Es decir, que ese regalo llegó después de la licencia, y no antes, lo que no permitió mantener la acusación contra los empresarios

“El barco de la sociedad del hijo del alcalde, o del alcalde, de quien sea, llega a la marina muchos años después. Ustedes están diciendo que nos dan la licencia porque le damos el atraque”, cuestionó Lasso. Y lo mismo planteó sobre los hoteles ilegales de los dueños de Marina Rubicón, como el Princesa Yaiza y el Son Bou, que según el propio Reyes también autorizó siendo consciente de su ilegalidad y a cambio de sobornos. “Las licencias de los hoteles son del año 98”, señaló Lasso Lorenzo, alegando que en ese momento “la sociedad del puerto no estaba ni siquiera constituida”. Sin embargo, el propio Reyes ha señalado que el atraque gratuito en Marina Rubicón fue una dádiva que recibió como gratificación por otorgar esas licencias ilegales.

 

La licencia, “totalmente legal” según Lasso


Lasso también defendió que la licencia que concedió el ex alcalde al puerto deportivo, solo seis días después de que fuera solicitada y cuando las obras casi habían terminado, se otorgó “de forma totalmente legal”, pese a que incluso el ex secretario de Yaiza ha confesado que era consciente de su manifiesta ilegalidad cuando emitió un informe favorable. “No ha sido nunca rechazada ni anulada por la Justicia”, defendió el empresario, obviando que la Fiscalía ha pedido que sea anulada dentro del caso Yate. Y también que la Justicia ordenó en su día paralizar las obras, que en ese momento no tenían siquiera licencia del Ayuntamiento.

Aquel procedimiento fue iniciado por un empresario que se vio perjudicado por la obra y que decidió recurrir a los tribunales. Sin embargo, finalmente desistió del contencioso después de llegar a acuerdo con los propietarios de Marina Rubicón, por el que le pagaron 1,8 millones de euros. Y así, al retirarse el denunciante, en ese momento se archivó aquella causa.

“Les recuerdo que para construir un puerto deportivo, que se hace en suelo público, en dominio público marítimo terrestre, hace falta un expediente y una concesión administrativa que te da el Ministerio, la demarcación de Costas del Ministerio, en Madrid. No se negocia nada aquí”, añadió Lasso Lorenzo. “En caso de que la licencia (del Ayuntamiento) fuera ilegal, que no lo es, tampoco es la licencia la que determina la autorización para hacer la marina”, defendió, tras afirmar que esa licencia municipal “solo” da cobertura “a las construcciones y los locales”.

 

“Sean un poco prudentes”


En la línea de responder a las afirmaciones que se habían realizado durante el programa, el director de Marina Rubicón también negó que empezaran las obras del puerto sin licencia. “Eso es otra falsedad y otra mentira, que a fuerza de repetirla millones de veces, alguno se la creerá”, afirmó, pese a que la propia instrucción del caso Yate y la cronología del puerto evidencian que las obras llevaban dos años y medio cuando solicitaron y obtuvieron licencia del Ayuntamiento.

En su intervención en La Destiladera, Rafael Lasso no solo quiso contestar a lo escuchado durante el programa, sino también a lo que se dijo en el Pleno celebrado el pasado jueves en el Cabildo, en el que hubo dos comparecencias y mociones vinculadas a Marina Rubicón, tanto por los locales que los Centros Turísticos alquilan en ese puerto para el uso de Jason deCaires, como por el contrato que tiene con la Sociedad de Promoción Exterior de Lanzarote, que Podemos pedía que fuera anulado.

“A los que intervinieron en el Pleno, a los que intervienen en su programa, sean un poco prudentes, porque están lanzando mucha porquería infundada, infundada, y eso no se puede permitir. Y además eso puede tener graves consecuencias para ellos”, advirtió Lasso. “Hay que ser responsables con lo que se dice”, insistió, refiriéndose después a una de las intervenciones de Carlos Meca en el Pleno.

 

“Está bien para charla en un bar”


“Eso del maletín que le dio el tío de José Juan, que dijo uno de los que tiene usted ahí”, cuestionó, refiriéndose a la intervención de Meca, en la que pidió la dimisión del consejero delegado de los Centros Turísticos, José Juan Lorenzo, que es primo hermano de Lasso Lorenzo y sobrino de Rafael Lasso padre, y que fue quien firmó con Marina Rubicón el contrato de alquiler de los locales.

Según el director del puerto, “eso está bien para una charla en un bar un viernes por la noche tomando una cerveza, pero no para decirlo en un Pleno del Cabildo”. Y también hizo referencia expresa a otro de los tertulianos, Carlos Espino, para cuestionar su intervención, mientras que agradeció la de Manuel Cabrera, aunque subrayó que no tiene “relación con él”. “No voy a intervenir más, ni voy a contestar preguntas, porque está todo claro”, concluyó Lasso antes de despedirse.

En esta sección
Comentarios