21/Sep/2017

MEZCLARON PIEZAS TRADICIONALES CON OTRAS MÁS MODERNAS

La Orquesta Clásica de Lanzarote puso ritmo de tango a la tercera cita de su II Ciclo de Conciertos

El espectáculo Tango para Cinco y Tangatos "Vivir el Tango" cautivó al público en la Sala José Saramago de la Fundación César Manrique

La Orquesta Clásica de Lanzarote puso ritmo de tango a la tercera cita de su II Ciclo de Conciertos

 

Dentro del programa del II Ciclo de Conciertos Clásicos, la Orquesta Clásica de Lanzarote llevó a cabo la noche del pasado sábado en la Sala José Saramago de la Fundación César Manrique el tercero de los conciertos, que correspondió esta vez a Tango para Cinco y Tangatos "Vivir el Tango".

Los asistentes pudieron disfrutar del arte y buen hacer de todo el equipo, que materializó sobre el escenario lo más puro del género; el tango de siempre pero tal y como lo presentan y expresan tocando con cuerdas, violines, viola, violonchelo, contrabajo y bandoneón. Ofrecieron un amplio repertorio tanguero, eligiendo para este concierto desde los tangos más antiguos a los tradicionales de Gardel, pasando también por los clásicos de A. Troilo, hasta el tango más moderno del conocido compositor Astor Piazzolla. Juan Carlos Baeza, contrabajista uruguayo, fue el encargado de llevar la dirección de cada uno de los arreglos musicales que sonaron en el concierto. 

La selección musical constó de unas doce canciones, algunas de ellas instrumentales y a otras le puso voz Andrés Alberto Leoni; un gran maestro que no solo cantaba, si no que a su vez interpretaba cada uno de los pasajes relacionados con cada una de las historias. A ellas también se les unió una combinación del tango bailado, una propuesta muy innovadora que tuvo como protagonista a la profesora de danza Judith García, quien dejó al público asistente boquiabierto con cada una de las coreografías llevadas a cabo y donde muy cuidadas se fusionaba danza clásica con giros de tango.

Judith también compartió los pasos del tango más puros con otro gran bailarín, Javier Omar López. Llegado el momento de la despedida, y a petición del público, interpretaron varios bises finalizando con el titulado Chau París, de Astor Piazzolla.

En esta sección
Comentarios