19/Nov/2017

MECA VE “IMPRESENTABLE” QUE SE SIGA DANDO DINERO PÚBLICO A UN “PUERTO ILEGAL”

Jason deCaires sigue usando el taller que pagan los Centros Turísticos para trabajar en su obra privada

Así lo ha denunciado Podemos, que ha constatado que está realizando obras que irán a Londres. Los CACT siguen pagando esos locales en Marina Rubicón, que se alquilaron para elaborar las figuras del ya inaugurado museo submarino

Jason deCaires, este jueves, en el taller pagado por los Centros en Marina Rubicón.
Jason deCaires, este jueves, en el taller pagado por los Centros en Marina Rubicón.
Jason deCaires sigue usando el taller que pagan los Centros Turísticos para trabajar en su obra privada

Los locales que siguen pagando los Centros Turísticos en el puerto deportivo Marina Rubicón están siendo utilizados por Jason deCaires como taller para realizar sus obras privadas. Así ha podido constatarlo Podemos en una visita a las instalaciones y así lo confirma el propio artista en las redes sociales, donde muestra fotografías de las nuevas obras en las que ha estado trabajando desde Lanzarote y que serán trasladadas a Londres.

Los locales fueron alquilados para servir de taller al artista mientras elaboraba las figuras que conformarían el museo submarino. Sin embargo, aunque ese museo se inauguró hace dos meses, y se afirmó entonces que estaba “culminado”, los Centros siguen pagando por el alquiler de esos locales a los dueños de Marina Rubicón. Para explicarlo, el consejero Echedey Eugenio señaló este miércoles a La Voz que “el artista sigue trabajando”, que está elaborando otra escultura y que aún quedan “cosillas menores” del museo, sin precisar cuándo estará entonces terminado.

Sin embargo, el consejero del Cabildo y secretario general de Podemos en Lanzarote, Carlos Meca, desmiente a Eugenio y afirma que tienen “la confirmación total de que Jason deCaires está utilizando recursos públicos del Cabildo, de los Centros Turísticos, en su obra privada”, al seguir usando el taller para obras que nada tienen que ver con el museo submarino. “Este miércoles estuvimos en Marina Rubicón y conversamos con unos trabajadores de Jason deCaires, que nos confirmaron que todas las esculturas del museo ya están totalmente terminadas, que el Museo Atlántico ya está completamente finalizado y que no se está trabajando ya en nada del museo”, ha subrayado Meca. 

 

Confirmado por los trabajadores y por el propio DeCaires


En esa visita, también pudieron comprobar que el equipo de DeCaires estaba trabajando “en un par de esculturas, una sobre todo bastante grande”, que según les dijeron los trabajadores, “pesa 3 toneladas”. Y cuando preguntaron si era para el museo submarino, la respuesta fue “que no, que era para una instalación fuera de Lanzarote”. Y esa respuesta coincide con lo que el propio De Caires ha venido anunciando en las últimas semanas en sus redes sociales, donde ha ido mostrando imágenes de sus nuevas obras.

Jason DeCaires taller 5

“La misma escultura que habíamos visto por la mañana en Marina Rubicón, la vimos después en el Facebook y en el Twitter del señor Jason de Caires, que confirmaba que llevaba un tiempo trabajando en esa obra, pero que era para llevarla a Londres”, explica Meca. Así, denuncia que el artista se está “aprovechando de recursos públicos”, de “unos talleres que estamos pagando todos”, para sus “trabajos particulares, que ya nada tienen que ver con el Museo Atlántico”.

Incluso, el pasado 31 de enero, DeCaires publicó en su página de Twitter y en Instagram un anuncio buscando modelos para una nueva escultura, que también tenía Londres como destino. Concretamente, pedía niños y niñas de entre 7 y 12 años y dejaba claro que los interesados tenían que acudir a su “estudio en Lanzarote”. 

Jason DeCaires taller 4

Además, Meca recuerda que lo mismo ocurrió ya con la escultura de los jinetes del “Apocalíspsis climático”, que también fue realizada por deCaires mientras le pagaban los Centros Turísticos y utilizando el taller alquilado con dinero público. Esos caballos se hicieron para una exposición en Londres y, después, los Centros barajaron adquirir una réplica por 200.000 euros. Finalmente, tras la polémica desatada en ese momento, se optó por una “cesión” de la escultura durante diez años, sufragando los Centros más de 15.000 euros por “el material, los costes logísticos de la producción y la instalación".

 

Pide que se aclare si el artista sigue cobrando de los Centros


A esto, Podemos añade otra “parte oscura” que no han “logrado todavía descifrar”. “Nos queda la duda de si al mismo tiempo que está aprovechándose del alquiler de los locales que se está pagando con dinero público, sigue cobrando también el sueldo de 6.000 euros mensuales que recibía de los Centros”, advierte Meca.

Al respecto, recuerda que el contrato firmado con Jason deCaires establecía ese sueldo mensual hasta julio de 2016, aunque el museo no se culminó hasta enero de este año y, según Echedey Eugenio, aún quedan “cosillas menores” en las que está trabajando. Además, el contrato también contemplaba que los Centros se harían cargo del pago de los materiales para las esculturas y de los colaboradores del artista. Ahora, Podemos pide que se aclare si se siguen pagando esas cantidades “por hacer figuras que ya nada tienen que ver con el Museo Atlántico, porque esa duda queda ahí”.

Jason DeCaires taller 3

Entre otras cosas, Meca reclama que expliquen cómo se han empleado los 150.000 euros que la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias destinó al museo, a través de un convenio firmado el pasado año con el Cabildo. En el convenio, se señalaba que los fondos eran para financiar una segunda fase del museo. Sin embargo, la respuesta que dio entonces Eugenio a Podemos es que se trataba del mismo proyecto inicial. Ahora, el partido pide que se aclare si ese dinero se destinó a aumentar los pagos previstos inicialmente a deCaires y a su equipo.

Además, tal como ya advirtió en su momento, Carlos Meca insiste en que resulta “raro” que ese convenio no se firmara directamente con los Centros, que han impulsado y firmado todos los contratos relativos al museo, sino con el Cabildo. “Ya preguntamos en el Pleno si no sería para que no se diera una situación incómoda, de un hermano pidiéndole dinero a otro”, recuerda Meca, refiriéndose al parentesco entre la consejera de Turismo de Canarias, María Teresa Lorenzo, y el consejero delegado de los Centros, José Juan Lorenzo, que a su vez son sobrinos de uno de los dueños del puerto Marina Rubicón, Rafael Lasso.

 

“Impresentable destinar dinero público a un puerto ilegal”


Además de cuestionar que los Centros sigan pagando el alquiler de unos locales que entiende que ya no son necesarios, y menos aún para que sean utilizados para la actividad privada de Jason deCaires, Podemos también considera “impresentable que se siga manteniendo una situación en la que con dinero público se está beneficiando a un puerto deportivo que se construyó de la manera en que se construyó”.

Así, Meca ha recordado que esta noticia -que ha trascendido a raíz del robo registrado en uno de esos locales-, “llega una semana después de que el ex alcalde de Yaiza haya reconocido que recibió 60.000 euros en sobornos” de los dueños de Marina Rubicón, a cambio de otorgarles una licencia ilegal. Y también de que el ex secretario, Vicente Bartolomé Fuentes, confesara que delinquió al informar sobre esa licencia del puerto, ya que era consciente de su ilegalidad.

“Esa demanda que venimos haciendo de que los Centros Turísticos se desvinculen por completo de ese puerto deportivo cobra más fuerza que nunca”, señala Meca, que subraya que “si ya era una vergüenza hace un mes que los Centros Turísticos y la memoria de César Manrique se vincularan a uno de los mayores casos de corrupción urbanística y a una de las mayores aberraciones que ha habido en esta isla”, más aún lo es “a día de hoy, que tenemos la constatación de que es ilegal, porque ya no es una sospecha”.

“Que el ex alcalde haya reconocido que fue sobornado para dar la licencia, que gente fuera echada su casa, que se destruyeran una playa, que se destruyera un sebadal, que se dinamitara toda aquella costa, y que a día de hoy se le siga dando dinero público a esas instalaciones, es respetar muy poco la memoria todas las personas que fueron humilladas en Marina Rubicón”, lamenta el consejero de Podemos, que considera que los Centros Turísticos deberían abandonar de inmediato esos locales. Según el contrato, firmado en julio de 2015, los Centros pagan a los dueños del puerto unos 3.000 euros mensuales, sumando los 2.000 euros de alquiler, el IGIC, una tasa de mantenimiento y el pago del IBI, que se estableció que sería abonado por la institución pública. Además, el contrato de alquiler obligaba también a vincular la imagen de Marina Rubicón al Museo Atlántico en las promociones y publicidades que se realizaran.

En esta sección
Comentarios