EL PLAZO VENCIÓ EN JULIO, PERO SEGÚN LA CONSEJERA "SOLO FALTAN DETALLES"

El Cabildo no ha recepcionado aún la obra de la avenida pero defiende el trabajo de Tragsa

lavozdelanzarote.com · 23 de septiembre de 2016

Aunque los peatones pueden transitar por ella desde el pasado 11 de agosto, la obra de la Avenida Marítima de Arrecife todavía no está terminada. El Cabildo, según ha explicado la consejera de Comercio, Ariagona González, prevé recepcionarla “a principios de octubre”, cuando Tragsa concluya los “detalles” y “pequeñas cosas” que faltan. Así, la empresa pública casi duplica ya el plazo de dos meses que se le dio para acabar esta obra, que vencía el pasado 25 de julio. A pesar de ello, Ariagona González ha defendido la “excelente labor” de Tragsa y cree que “no tendría sentido” aplicarle sanciones por ese retraso. 

“Lo que le importaba al Cabildo es que el grueso estuviera terminado, que se pudiera poner en uso, que los peatones pudieran transitar, que los comerciantes no se vieran afectados. Y todo eso está conseguido. Los pasitos que faltan no nos preocupan demasiado en el sentido de que la Avenida está abierta y la gente puede transitar y los comerciantes ya están bien”, ha dicho a La Voz la consejera. Así, cree que “en todas las obras surgen complicaciones de última hora, que poco a poco se van solventando”, pero que Tragsa “ha hecho bien su trabajo”. 

“En dos meses ha puesto la Avenida de Arrecife, que estaba abierta en canal, ha solventado el problema que teníamos, ha contratado mucho personal, han estado trabajando prácticamente desde las 7 de la mañana hasta las 7 de la tarde y la verdad es que da gusto que haya empresas que hacen lo que tienen que hacer, trabajar y acabar las cosas como tiene que ser, en el tiempo planificado”, ha dicho González, que ha insistido en que “aunque no esté recepcionada", la Avenida "se puede utilizar”. Por el momento, no obstante, solo pueden usarla los peatones y todavía no acceden vehículos (ni siquiera los que se autorizarían con la semipeatonalización). 

Los “detalles” que aún están pendientes son la “conexión definitiva” para que comiencen a funcionar las farolas, que González prevé que esté “esta semana o a principios de la próxima”, colocar el riego de una jardinera y una pieza de pavimento a la salida de la calle Real. Esa pieza, según ha explicado, tiene unas características especiales porque “tiene que soportar el camión blindado que pasa por allí todos los días al salir de los bancos y también tiene que ser un imbornal” que filtre el agua de lluvia. Según ha indicado, esa pieza se ha encargado y se está “fabricando”. 

 

“No creo que haya que devolver los fondos de la UE, pero no puedo asegurarlo”


“Supongo que la habilitarán en breve para el tráfico semipeatonal que es lo que decidieron en el pleno (del Ayuntamiento de Arrecife) del martes”, ha dicho González, señalando que este aspecto le corresponde al Consistorio. La consejera ha afirmado que desconoce si el Ayuntamiento “esperaba” para abrirla a taxis, guaguas y vehículos de emergencias a que se votara la moción que proponía realizar una consulta popular acerca de qué circulación se permitirá en la vía. 

Sobre esa moción, que fue aprobada y por la cual serán los ciudadanos quienes decidan cómo será el tráfico en la Avenida, González ha asegurado que está “a favor” de la participación ciudadana, pero ha hecho hincapié en que el proyecto “ya se había participado”. Ha recordado que se sometió a exposición pública y que las “asociaciones de aquel momento” firmaron un documento en el que afirmaban estar “a favor” del proyecto. “Pero está bien que se vuelva a preguntar”, ha añadido la consejera, que se declara partidaria de la semipeatonalización. 

Uno de los puntos en disputa sobre el tráfico en esa vía era el requisito de reducir la circulación que incluyen las subvenciones europeas para zonas comerciales abiertas. Hace unas semanas se planteó incluso la posibilidad de que, de mantenerse el tráfico, podrían tener que devolverse esos fondos FEDER de la UE. “No creo que eso ocurriese, pero no puedo asegurarlo al 100%”, ha dicho al respecto González.

“Los requisitos son que tiene que aumentar el espacio público para el ciudadano. Las aceras tienen que ser más anchas, tiene que haber más plazas, más espacio libre, cosa que se consigue en el proyecto, porque la acera ha aumentado, y también se quedan plazas grandes que antes no existían; y tiene que haber una disminución del tráfico. ¿Qué la reducción del tráfico ha de ser total? No, pero tiene que haberla”, ha explicado la consejera. González añade que con una semipeatonalización y manteniendo la circulación en un sentido sí “se reduce” el tráfico. Por eso, cree que sería la opción de mantenerlo en dos sentidos la que podría suponer algún riesgo de tener que devolver esos fondos. 

 

El Cabildo ya ha tenido que devolver 470.000 euros a la UE


No obstante, según ha explicado González, el Cabildo ya ha tenido que devolver dinero a la Unión Europea por los retrasos en estas obras. Fueron unos 110.000 euros que, según ha detallado, la Corporación debía “certificar” antes del 31 de diciembre de 2015. Pero los retrasos lo impidieron. “Las primeras 4 certificaciones se han pagado con ese dinero pero el resto no, porque no se acabó a tiempo por los problemas que ya todos conocemos”, ha señalado.

Y a esa cantidad hay que sumar lo que hubo que devolver también por los retrasos en el proyecto "De Plaza en Plaza" de la Villa de Teguise. En ese caso, los trabajos se “dilataron” porque se encontraron “restos arqueológicos”, ha indicado González. Así, según ha explicado, en total el Cabildo ha devuelto 470.000 euros de los Fondos de la UE que recibió para las obras de zonas comerciales abiertas.

Paralelamente, el Gobierno de Canarias ha ingresado al Cabildo “unos 350.000” euros. Esa cantidad corresponde al “lote para Comercio en Lanzarote” y está destinado a zonas comerciales abiertas, ya sea para “obra nueva” o para “dinamización comercial”. De la cantidad que aporta el Gobierno de Canarias, que financia el 50% de la obra, un 75% proviene de los fondos FEDER  de la UE y el 25% restante, de la propia comunidad autónoma. El otro 50% de la obra se financia con fondos del Cabildo de Lanzarote. 

Sigue La Voz en