20/Ago/2017

Compromisos particulares para alcanzar un objetivo común

Compromisos particulares para alcanzar un objetivo común

El Cambio climático es el mayor reto al que se enfrenta la humanidad. Disponemos de datos científicos que nos muestran la realidad de este fenómeno propiciado por el hombre, y que alterará nuestras vidas, las vidas de millones de personas y territorios de forma drástica en las próximas décadas. De seguir como hasta ahora, la temperatura media a finales de siglo aumentará unos 3,4 ºC. La Organización Meteorológica Mundial dictaminó que 2016 ha sido el año más cálido desde que se tienen registros. Como saben, los impactos asociados al Cambio Climático son devastadores; reducción de espacios dedicados a la agricultura y de acceso al agua potable, incremento de olas de calor extremo, de lluvias torrenciales y de fenómenos ciclónicos. Así lo confirma un informe presentado en enero de este año por la Agencia Europea de Medio Ambiente que muestra como Europa ha entrado en una etapa de fenómenos meteorológicos extremos; olas de calor, inundaciones, sequías, y tormentas, que cada vez serán más intensas en todo el continente. Otro dato igual de alarmante es que la subida del nivel del mar lleva asociada pérdidas de infraestructuras costeras en todos los litorales del mundo, desaparición de islas pobladas en el Índico y Pacífico, lo que implica millones de refugiados climáticos.

Todos estos efectos también pasan factura a las arcas comunitarias. De acuerdo con los datos que maneja la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), los fenómenos extremos relacionados con el clima han costado más de 400.000 millones de euros en Europa desde 1980. En España la cifra se eleva a casi 1.000 millones al año.

Estos datos nos llevan a mirar con preocupación las posibles consecuencias que acarreará este fenómeno sobre nuestra isla y por supuesto sobre el resto de Canarias y sus infraestructuras.

La lucha contra el Cambio Climático es responsabilidad de todos. Debemos ser consientes y consecuentes de que nos está afectando, que es una realidad que no podemos negar, y mucho menos ocultar, sólo tenemos que recordar la mala cosecha de uva que tuvimos este pasado 2016.

Pero hay esperanza. Distintas ciudades en el planeta van adquiriendo distintos compromisos contra el Cambio Climático; Amsterdam quiere estar desconectada en 2050 del gas natural, Copenhague, Toronto y Francia han implementado leyes para fomentar las azoteas verdes, Noruega prohibirá la venta de vehículos diésel y gasolina en 2025, Madrid, Londres, Barcelona, Copenhague, Estocolmo, Roma, Berlín y Bruselas entre otras, promueven desde la administración, la sustitución de los vehículos de transporte público por vehículos eléctricos y son ciudades donde la flota de taxis eléctricos se incrementa progresivamente.

Desde Lanzarote siempre hemos tenido presente el cuidado medioambiental, y lo hemos aplicado en nuestro territorio con la instalación de parques eólicos presentes y futuros, puntos de recarga rápida de vehículos eléctricos, mejoras de eficiencia energética en edificios públicos, subvenciones para placas solares de agua caliente y autoconsumo, y la puesta en marcha de una iniciativa pionera en España como es la Ventanilla Única de Energías Renovables.

Y hemos dado un importante paso en nuestra lucha; la constitución del Observatorio Canario de Cambio Climático para analizar y promover las acciones que son necesarias en nuestra tierra. Quiero agradecer y felicitar al Gobierno de Canarias, a su Consejera y Viceconsejera de Medio Ambiente, por esta magnifica y necesaria iniciativa. Ya era hora de que Canarias tuviera un organismo que nos permita combatir con perspectiva un ciclo que puede ser devastador, que lo está siendo.

Este tipo de acciones nos ponen en marcha y en pie para cuidar la casa en la que vivimos: nuestro planeta. Sólo podemos hacer frente a esta amenaza desde el compromiso particular de cada uno de nosotros, según nuestras responsabilidades. Seamos conscientes, cuidemos nuestro planeta; es nuestra casa, y no tenemos otra.

 

Por Ariagona González, consejera del Cabildo de Lanzarote

Comentarios