EL GOBIERNO LE CONCEDIÓ EL INDULTO Y YA HA CUMPLIDO LA SANCIÓN INTERNA

El guardia civil condenado por grabar un abuso sexual vuelve al servicio tras cumplir dos años de suspensión

lavozdelanzarote.com · 12 de octubre de 2016

El agente de la Guardia Civil Manuel Arbesú González, que fue condenado hace tres años por grabar un abuso sexual mientras se reía, regresará a finales de este mes al “servicio activo”. Así lo recoge el Boletín Oficial de este cuerpo, en una resolución que señala que el agente ya ha cumplido la suspensión de empleo de dos años, que se le impuso cuando estaba destinado en Lanzarote.

A partir del próximo 31 de octubre, según precisa la resolución, Arbesú quedará “pendiente de asignación de destino”, que deberá tramitar en el Puesto Principal de Tías, en el que ejercía cuando fue suspendido. Cabe recordar que fue la Dirección General de la Guardia Civil quien impuso esta sanción al agente, después de que el Consejo de Ministros anulara la condena que habían dictado por los Tribunales, concediéndole un indulto.

“La medida del Gobierno resulta injustificable y daña enormemente la imagen del Cuerpo, ya que tendrá que velar por la seguridad de los ciudadanos un agente que, no solo no ha impedido la comisión de un delito, sino que se ha mofado de él”, denunciaron entonces desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que es la más antigua y la mayoritaria dentro del cuerpo.

 

“Estuvo riéndose permanentemente sin intervenir”


El agente fue condenado por omisión del deber de perseguir delitos, ya que fue testigo de un abuso sexual y lo que hizo fue reírse y grabarlo en vídeo. Los hechos ocurrieron en el año 2011 en Asturias, durante unas vacaciones. Según consideró acreditado la sentencia, fue un amigo de Arbesú quien se dirigió a una pasajera de 70 años con expresiones "soeces" e incluso "le metió la mano entre las piernas, tocándole la zona del pubis por encima del pantalón". Cuando otro pasajero intentó salir en defensa de la mujer, fue golpeado. Mientras tanto, según el fallo, Manuel Arbesú "estuvo riéndose permanentemente sin intervenir en ningún momento y llegando incluso a grabar en su teléfono móvil las palabras que su amigo dirigía a su víctima".

Después de que el Consejo de Ministros le concediera el indulto en el año 2014, la propia Guardia Civil sancionó al agente, al concluir el expediente que le abrió por estos hechos. Así, decidió suspenderle de empleo durante dos años. Además, la resolución establecía que si pasado este tiempo desease reincorporarse al Puesto Principal de Tías, donde estaba destinado, no podría hacerlo hasta pasar otros 2 años adicionales. Por eso, en principio Arbesú no regresaría ahora a ese cuartel de Puerto del Carmen.

Aunque el tiempo que este agente ha pasado apartado del servicio es mayor incluso que el que establecía la sentencia, lo cierto es que el indulto es lo que le va a permitir regresar al cuerpo. Y es que, según explicaron entonces a La Voz desde la Guardia Civil, una condena implica la inmediata expulsión de cualquier agente. Así, al recibir el indulto, esa expulsión no llegó a llevarse a cabo y solo se le suspendió durante dos años, que son los que ya ha cumplido.

Sigue La Voz en