28/Jun/2017

LA ONG SEÑALÓ ESTE PUERTO COMO PUNTO NEGRO DEL LITORAL ESPAÑOL

Greenpeace confirma que encargó una obra a DeCaires pero “desconocía” que la hiciera en Marina Rubicón

Tras conocerse que el artista sigue usando los locales pagados con dinero público para ese encargo, la asociación afirma que “no tiene absolutamente nada que ver con este asunto"

Imagen de Jason deCaires trabajando hace dos semanas en los locales de Marina Rubicón
Imagen de Jason deCaires trabajando hace dos semanas en los locales de Marina Rubicón
Greenpeace confirma que encargó una obra a DeCaires pero “desconocía” que la hiciera en Marina Rubicón

“Es cierto que los compañeros de Greenpeace en el Reino Unido han encargado un trabajo a Jason deCaires, para una campaña sobre la contaminación por plásticos, pero en ningún caso conocen cuál es su lugar de trabajo ni tienen nada que ver con este asunto”. Eso es lo que ha señalado la asociación ecologista a La Voz de Lanzarote, después de que el propio artista declarara al diario La Provincia que estaba realizando esculturas para Greenpeace en los locales que sigue pagando el Cabildo de Lanzarote en el puerto deportivo Marina Rubicón.

Los locales fueron alquilados por los Centros Turísticos para servir de taller durante la elaboración de las esculturas del museo submarino, que fue inaugurado hace más de dos meses. Sin embargo, tal como publicó La Voz hace dos semanas, deCaires ha seguido haciendo uso de esos locales para su actividad privada. Y al menos parte de esa actividad, según el artista, consistiría en la elaboración de cuatro esculturas humanas y siete albatros para la asociación ecologista. “Greenpeace no tiene absolutamente nada que ver con este asunto, sino que más bien es algo que compete al Cabildo y al propio artista”, han señalado desde el gabinete de prensa de la ONG en España, en referencia a que esa obra pueda estar realizándose en unos locales pagados con dinero público. 

A esto se suma que el puerto está inmerso en la causa penal del caso Yate y además fue señalado por la propia Greenpeace como uno de los puntos negros del litoral español, en su informe de "Destrucción a toda costa" del año 2002, cuando aún se estaban ejecutando las obras. En ese informe, señalaba que el proyecto "estuvo rodeado de ilegalidades desde su comienzo" y se refería a él como "el ejemplo más llamativo del oscuro futuro que le espera al litoral mientras no se entienda que su conservación es la mejor garantía de la supervivencia de todas las actividades que se desarrollan en torno a la costa". Sin embargo, desde la asociación no han querido pronunciarse ahora sobre la realización de una obra de concienciación ambiental en este puerto, ya que insisten en que “no tienen constancia” de que el trabajo que encargaron a DeCaires se esté ejecutando en esos locales de Marina Rubicón, pese a lo declarado por el propio artista.

 

“Simplemente se le ha encargado una obra”


“Simplemente se le ha encargado una obra en base a otros trabajos que ya había realizado”, señalan desde el gabinete de prensa en España, que afirma que no tenía constancia hasta ahora de ese encargo, que se realizó directamente desde Greenpeace en el Reino Unido. Así, tampoco han precisado las condiciones de ese encargo, su posible remuneración o quién corre con los gastos de los materiales o el traslado de las esculturas, que al menos en parte ya han sido trasladadas desde Marina Rubicón hasta Londres.

Este artista ha colaborado con Greenpeace en el Reino Unido, como lo hacen muchos otros, pero lógicamente no tenemos ninguna constancia de su lugar de trabajo”, han insistido desde la asociación en España, que señala que no pueden conocer las circunstancias de todas las personas que colaboran o trabajan para la ONG.

Mientras tanto, desde el Cabildo siguen sin aclarar por qué siguen pagando esos locales ni si DeCaires puede hacer un uso privado de ellos. En un primer momento, tras conocerse la noticia hace dos semanas, el consejero de Turismo señaló que el artista seguía trabajando en el museo submarino porque aún no estaba completamente terminado y faltaban esculturas. Sin embargo, Jason deCaires admitió después que la obra en la que seguía trabajando era para el encargo de Greenpeace. En relación al museo, declaró que lo que estaba haciendo era obtener recursos fotográficos y audiovisuales para un documental, pero no nuevas esculturas.

El tema se pondrá sobre la mesa durante el Pleno que celebrará este jueves el Cabildo de Lanzarote, donde tendrán que comparecer tanto el presidente, Pedro San Ginés, como el consejero de Turismo, Echedey Eugenio, a petición de dos grupos de la oposición. En el caso de Podemos, que exige que se rescinda ese contrato con Marina Rubicón para el alquiler de los locales, pedirá explicaciones a Eugenio sobre ese documento. Por su parte, Somos Lanzarote quiere que San Ginés responda por haber “vinculado” la imagen de los Centros Turísticos a este puerto. "Es una indecencia que se esté beneficiando desde lo público a una instalación que constituye uno de los epicentros del urbanismo salvaje y de supuestas tramas corruptas”, denuncia el partido.

Ambas formaciones recuerdan que en el marco del juicio del caso Yate, celebrado la pasada semana, el ex alcalde de Yaiza, José Francisco Reyes, confesó haber recibido sobornos a cambio de conceder una licencia ilegal a ese puerto. Y también el ex secretario municipal, Vicente Bartolomé Fuentes, reconoció que era consciente de su ilegalidad cuando informó a favor de otorgar el permiso. Por su parte, la Fiscalía pidió en este juicio que la licencia sea anulada al dictar la sentencia.

En esta sección
Comentarios