Un joven que sufrió un accidente laboral denuncia a una mutua por darle el alta médica: "Yo no estoy mejor"

"Me ha dado de alta con varias hernias y tengo la espalda hecha un Cristo", afirma Juan Ramón Balsa, que ha presentado una demanda en los Juzgados de Arrecife 

Un joven que sufrió un accidente laboral denuncia a una mutua por darle el alta médica: "Yo no estoy mejor"
Un joven que sufrió un accidente laboral denuncia a una mutua por darle el alta médica: "Yo no estoy mejor"

Un joven residente en Lanzarote ha denunciado a una mutua en los Juzgados de lo Social de Arrecife por darle un alta médica después de haber estado más de medio año de baja tras sufrir un accidente laboral. "Yo no estoy mejor, me ha dado de alta con varias hernias y tengo la espalda hecha un Cristo", sostiene Juan Ramón Balsa, que defiende que no está en condiciones para trabajar y que ha extendido su denuncia al Instituto Nacional de la Seguridad Social y a la Tesorería General de la Seguridad Social.

En concreto, a Juan Ramón se le dio una baja médica el 27 de marzo del año pasado, después de que sufriera un "accidente laboral" en una empresa para la que trabajaba en Galicia, su tierra natal, como operador de máquina para fabricar productos de material de plástico. Y es que, según afirma, en la empresa le hicieron levantar "a peso" una "bobina de cartón" que podía pesar "unos 200 kilos" junto a otro compañero, tras lo que se hizo daño y se le diagnosticó una lumbalgia por parte de la mutua.

Tras ello, este joven de 38 años afirma que recibió sesiones de fisioterapia por parte de la mutua y que la baja se fue extendiendo hasta junio, cuando se le dio el alta, después de que además cambiara su diagnóstico. Según afirma, entonces le dieron resultados de pruebas médicas en los que se veía que tenía "protusiones" y "varias hernias", también en la ingle. Así, Juan Ramón Balsa impugnó el alta consiguiendo que el Instituto Nacional de la Seguridad Social le diera la razón. 

Posteriormente, y después de que además también en junio se le extinguiera el contrato con la empresa sin que él quisiera renovarlo, en agosto se trasladó a vivir junto a la que entonces era su pareja a Lanzarote, donde afirma que siguió siendo tratado por la mutua, que también tiene sede en la isla. Sin embargo, en octubre le volvió a dar el alta y, aunque entonces también impugnó la misma porque asegura que no ha tenido mejoría, su impugnación fue desestimada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social mediante una resolución con fecha del pasado 2 de diciembre, después de que un médico le hiciera un reconocimiento.

 

"Desamparado" y "en la calle" durante seis días 


Así, ahora ha decidido recurrir a la Justicia. "Considero que la resolución extinguiendo el periodo de incapacidad temporal debe anularse al no existir mejoría en el estado de salud", sostiene su abogado en la demanda presentada ante los Juzgados de lo Social de Arrecife, donde insiste que "las dolencias le impiden trabajar". 

Además, como consecuencia del alta médica que no esperaba, Juan Ramón afirma que se siente "desamparado" y que está teniendo dificultades económicas, hasta el punto de en diciembre se vio "en la calle" y tuvo que dormir "seis día en un local comercial" con sus dos perros. 

Ahora, no obstante, apunta que está viviendo en casa de un conocido que le ofreció ayuda y que ha conseguido un subsidio por desempleo de 426 euros, que empezará a cobrar en febrero. "Y mi familia, que está en Galicia, también me está ayudando, pero en mi casa entran 600 euros", señala. 

 

"Yo no quiero estar chupando de una paga, quiero una solución médica"


No obstante, Juan Ramón asegura que él "no" quiere "estar chupando de una paga". "Yo lo que quiero es una solución médica porque quiero seguir siendo útil. Quiero que alguien me diga tienes esto y lo vamos a arreglar", añade este joven, 

Al respecto, afirma que ha visitado "a otros médicos" y que le han dicho que su problema "podría ser operable". Sin embargo, aunque reconoce que podría recurrir a la sanidad pública, considera que su problema debe tratarse como una enfermedad profesional y que, por tanto, es la mutua quien debe hacerse cargo. 

"Porque es verdad que una hernia no sale de un día para otro, pero creo que es fruto del trabajo, porque me hacían hacer trabajos que no tenía que hacer", apunta Juan Ramón, que confía en que la Justicia le dé la razón. 

LO MAS LEÍDO