"NO TOLERÁBAMOS LA VENTA NI EL CONSUMO EN EL LOCAL", HAN ASEGURADO LOS DUEÑOS

Los acusados de vender droga en una discoteca niegan que la cocaína encontrada fuera suya

El DJ ha afirmado que la gorra donde se halló la droga era del relaciones públicas, que ha negado que fuera suya

Los acusados de vender droga en una discoteca niegan que la cocaína encontrada fuera suya
Los acusados de vender droga en una discoteca niegan que la cocaína encontrada fuera suya

Los cuatro acusados de vender droga en la Disco-Pub Swing de Playa Blanca para quienes Fiscalía pide siete años y medio de prisión han negado los hechos durante el juicio que la Sección Sexta de la Audiencia Provincial ha celebrado este martes en Arrecife, aunque tres de ellos han reconocido que eran consumidores. "Yo era consumidor en esa época pero no toleraba la venta ni el consumo en el local. Por eso teníamos seguridad", ha asegurado uno de los dueños, hecho que también ha asegurado su socio, que ha afirmado que "si alguien consumía, se le echaba". 

De esta forma, tanto Jaime B.G. como Manuel M.L. han dicho "no saber nada" de los 67.7 gramos de cocaína que la Guardia Civil encontró en un registo en la cabina del disc-jockey en la madrugada del 22 de diciembre de 2013. Por lo único que ha respondido el segundo, que ha declarado a través de videoconferencia, es por los 0,20 gramos de cocaína que la Benemérita encontró en su bolsillo, alegando que era para "consumo propio". De hecho, aunque ha asegurado que "no permitía el consumo ni la venta de droga" en la discoteca, ha reconocido que él y su socio sí consumían en la oficina de la misma y de ahí que la Benemérita encontrara allí una bandeja y una cuchilla.

 

El DJ afirma que la gorra con droga era del relaciones públicas, que lo niega


En cuanto a Juan Elías V.A., que sólo había trabajado como dj en la discoteca "en el mes de agosto" y aquella noche del 22 de diciembre para "sustituir" al dj residente "porque estaba enfermo", es el único que ha dicho no ser ni haber sido consumidor de droga y ha negado también que la cocaína hallada por la Guardia Civil en la cabina fuera suya. La droga fue encontrada dentro de una gorra "en dos bolsas" y "en monodosis" según se ha expuesto en el juicio, una gorra que, según Juan Elías V.A. "era de Mariano David", relaciones públicas del local, quien lo ha negado. 

Según Juan Alías V.A., Mariano David A. accedió aquella noche a la cabina del dj para dejar la gorra. "Estuvo cinco minutos agachado. Me extrañó pero no le presté atención", ha declarado el disc-jockey. "Quince minutos después me dijo que la dejaba porque no se fiaba de un camarero, porque era un ladrón", ha añadido Juan Elías V.A., quien ha insistido en que "Mariano David A. fue el único que entró a la cabina" aquella noche y que él no supo que dentro de la gorra había cocaína hasta que fue detenido y trasladado al cuartel de la Guardia Civil de Yaiza. Juan Elías también ha apuntado que en la cabina había varias prendas de clientes, chaquetas de hombre y mujer y bolsos, aunque ha precisado que en este caso fue él quien las guardó.

Tres de los cuatro acusados, durante el juicio celebrado este martes. FOTOS: Sergio Betancort

Preguntado sobre por qué su ADN estaba en la gorra, Juan Elías V.A. ha apuntado que "la tocó" cuando se la pidió la Guardia Civil y ha señalado que además había sudado "bastante" porque "no había ventilación" en el local y la cabina del dj es "cerrada". 

Por su parte, Mariano David A. no sólo ha negado que la gorra fuera suya, sino también que entrase a la cabina del dj. "Le dejé una chaqueta y ya", ha asegurado el relaciones públicas de la discoteca. "No tengo confianza y por eso no entré a la cabina", ha añadido. 

 

"Supongo que me acusa porque soy sudamericano, extranjero y el más débil"


 

Mariano David A. ha apuntado que, además, "no supo nada" de lo ocurrido "hasta el día siguiente", pues él no se encontraba en la discoteca cuando fue registrada por la Guardia Civil ya que había "terminado" su turno de trabajo, sino que fue detenido un día después como consecuencia de la declaración ante la Benemérita del disc-jockey, que aseguró que la gorra era suya. "Supongo que me acusa porque soy sudamericano, extranjero y el más débil. Culparme a mí era lo más fácil porque me quitaban los papeles, me quedaba sin trabajo y me destrozaba", ha apuntado el relaciones públicas de la discoteca, quien ha dicho además que aquella noche tuvo "una pequeña discusión" con el dj por la música.  

Vista de la sala durante la celebración del juicio

No obstante, Mariano David A. ha reconocido que, ante la Guardia Civil, declaró que "en el local se vendía droga y se toleraba", aunque ha dicho que lo dijo "por presiones policiales" y basándose "sólo en rumores", "en lo que decían terceras personas". "Yo nunca he visto a los dueños vender o consumir", ha asegurado el relaciones pública de la discoteca. Su abogada ha recordado además que, aunque a Mariano David A. también se le incautaron 9,54 gramos de cocaína en un control de la Guardia Civil 21 días antes y no es mismo día como rezaba por error en el escrito de acusación de Fiscalía, la causa "se archivó" al quedar "demostrado" que la droga "era para consumo propio". 

En su defensa han salido también los dueños de la discoteca. "No vi nunca a Mariano hacer algo raro", ha declarado Jaime B.G., quien no obstante ha dicho que sí sabia "que era consumidor". "No era vendedor y conmigo no ha consumido", ha señalado por su parte Manuel M.L, que ha apuntado que si él declaró previamente al juicio que cuando le preguntaban por drogas él remitía a la gente a Mariano "es porque él conoce a todo el mundo, no porque venda". 

 

Actas de denuncias por venta de droga 


En el juicio también han declarado varios agentes de la Guardia Civil que participaron en el registro del local que, según ha expuesto uno de ellos, se llevó a cabo tras "un estudio previo" y al haber "indicios claros" de que allí se vendía droga. De hecho, este agente ha asegurado que había "actas de denuncias por venta" en ese local, así como también contra los propietarios por "tener a trabajadores sin estar dados de alta en la Seguridad Social". 

El agente de la Guardia Civil ha afirmado además que la oficina donde los dueños han reconocido que consumían "no estaba cerrada al público, sino que formaba parte de la sala". Cuestionado sobre si los efectos incautados pudieron contaminarse en su traslado al Juzgado, el agente ha asegurado que se "tomaron las precauciones" para que no fuera así. 

LO MAS LEÍDO