Rechazo y desconcierto en los sindicatos educativos ante la posible reapertura de colegios en mayo

"La función de los centros es educativa, no asistencial", coinciden en señalar varias organizaciones, que reclaman además medidas de seguridad e higiene como la realización de "test masivos"

Distintos sindicatos educativos de Canarias han mostrado su rechazo y desconcierto ante la posible apertura de los centros educativos desde finales de mayo para "actividades de refuerzo" y para "garantizar que los niños menores de 6 años puedan acudir a los centros en caso de que ambos padres tengan que trabajar presencialmente", según anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que afirmó que también podrán abrir para la celebración de las pruebas de la EBAU.

"La función de los centros es educativa, no asistencial", señalan desde la Central Sindical Independiente y de Funcionario (CSIF), desde donde consideran que "si la administración pretende imponer al profesorado la vueltas a las aulas", deben tomarse "medidas especiales". 

"El fin de los centros educativos no es la conciliación de la vida laboral y personal, aunque sean un importante elemento conciliador.Tener en cuenta solamente este enfoque es erróneo e injusto para los trabajadores y trabajadoras de Educación", apuntan desde UGT Canarias, desde donde creen que "deben ser las empresas y las Administraciones Públicas quienes garanticen al conjunto de las personas trabajadoras las medidas de conciliación". 

Así, este sindicato, que ya manifestó que "las actividades que se diseñaran para el mes de julio, en caso de haberlas, deberían ser realizadas por personal ajeno a los centros", afirma que se reitera en su posición "si son a la que se ha referido el Gobierno para realizar en la apertura en mayo en los centros". 

"Las propuestas anunciadas generan más dudas que certezas y seguimos a la espera de que las mismas sean detallada", se añade desde UGT, desde donde se preguntan además "cuál es la propuesta" para los trabajadores de las escuelas infantiles, "muchos de ellos acogidos a ERTEs, cuando no directamente despedidos". 

 

Dificultades para compaginar la enseñanza presencial y a distancia 


En el mismo sentido se han pronunciado desde ANPE Canarias, desde donde defienden "el carácter educativo y no solo asistencial y lúdico de la educación", señalando además la "dificultad" con respecto a los niños menores de seis años "para mantener las medidas de seguridad e higiene que fijarán las autoridades sanitarias". 

Además, advierte de que "si hay una vuelta de los docentes a las aulas en la fase 1 habrá dificultades para compaginar la enseñanza presencial y la enseñanza a distancia, ya que hay déficit de medios telemáticos en los centros".

Esta organización sindical ha exigido así al Ministerio de Educación y a la Consejería que aclaren la "confusión" y el "desconcierto" generado. Y es que, consideran que "solo tendría sentido retomar antes de final de junio las clases presenciales en los cursos que dan lugar a titulación, como son 4º de la ESO, 2º de Bachillerato y Formación Profesional, pero únicamente si las autoridades sanitarias determinan que se puede hacer sin riesgos y las administraciones educativas garantizan que se cumplen todas las medidas de higiene para evitar el contagio del virus".

 

Pruebas masivas y otras medidas de seguridad e higiene que exigen 


Los tres sindicatos coinciden en exigir medidas de seguridad e higiene de cara a la vuelta a las aulas, solicitando la realización de pruebas diagnósticas de PCR o "test masivos" a trabajadores y alumnos de los centros educativos. Asimismo, también piden que se lleve a cabo una desinfección de los centros educativos,  que se disminuyan las ratios de las aulas y de los espacios, y que se proporcionen mascarillas, geles desinfectantes y guantes.

En el caso de UGT, también se solicita que se establezcan protocolos de actuación con medidas concretas sobre distanciamiento, eliminación de residuos y qué hacer en caso de alumnado o personas trabajadores con síntomas. 

De igual forma, reclama un tratamiento individualizado de cara a la actividad presencial de las personas "especialmente sensibles" como diabéticos, con enfermedades cardiovasculares, hepática, renales o pulmonares crónicas, hipertensión, inmunodeficiencia, cáncer en fase de tratamiento activo, embarazos o personas mayores de 60".

En este sentido, CSIF reclama directamente la exclusión de acudir a lo centros del personal de riesgo. En cuanto a las ratios por aula, este sindicato precisa que sean de 12 personas, reclamando además entradas y salida escalonadas, entre otras medidas. 

 

Un Plan Preventivo para la vuelta en septiembre 


"La vuelta debe ser en septiembre y se tiene que planificar ya con plenas garantías de seguridad, evitando la improvisación", se insiste desde el CSIF, desde donde se exige un Plan preventivo de vuelta a las aulas y actuaciones comunes en todas las Comunidades. 

Al respecto, y de cara a septiembre, este sindicato exige negociar un Plan de regreso a la actividad laboral de carácter organizativo y preventivo de obligado cumplimiento y un Plan de refuerzo para el curso 2020-2021. "Además, debemos analizar las nuevas necesidades del alumnado y profesorado y negociar lo que esto supone en cuanto a ratios, apoyos y desdobles", añade CSIF, que apunta que "no puede darse el mensaje de que serán los docentes, una vez más, quienes tendrán que acometer esa reconstrucción sin más apoyos que su trabajo, que sigue aumentando sin contraprestación alguna". 

LO MAS LEÍDO