Los interesados pueden presentar sus textos hasta el día 31

La Voz publica otros 15 microrrelatos que compiten en el segundo certamen de cuentos cortos de Radio Lanzarote

Título: Sin títuloAutor: Ignacio Pacheco Cabrera"Lo que más me llamó la atención la primera vez que vine a esta isla fue ver a la gente radio en mano moviéndose de un lado ...

La Voz publica otros 15 microrrelatos que compiten en el segundo certamen de cuentos cortos de Radio Lanzarote
La Voz publica otros 15 microrrelatos que compiten en el segundo certamen de cuentos cortos de Radio Lanzarote

Título: Sin título

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"Lo que más me llamó la atención la primera vez que vine a esta isla fue ver a la gente radio en mano moviéndose de un lado a otro, intentando captar las ondas que el viento arrastraba.

- Aquí siempre es igual. Cuando llega el verano y se levanta este viento tan fuerte y racheado no hay quien pueda sintonizar una emisora en condiciones.

Me dijo el primero al que pregunté. Cuando llegó la tele todo cambió. Ahora los podía ver subidos en las azoteas moviendo las antenas. Pero hoy, retomando antiguas modas, vuelven a hacer lo mismo con los móviles".

Título: Sin título

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"Después de un paseo por el campo me eché bajo la sombra de un árbol. A pleno sol de verano, la siesta sería lo siguiente. Al poco, ya estaba recorriendo las playas paradisiacas de alguna isla lejana. Solo en sueños podría estar allí. Me despertó una bella melodía. Aunque, no vi ninguna radio cerca. Noté algo pegajoso caminando por el cuello. Lo aparté de un manotazo y me llevé una ligera descarga en la mano, ¡Ay! Se apagó la música. En el suelo quedó un caracol retorciéndose. De la concha salían chispas y sus cuernos parecían metálicos? Debe ser japonés".

Título: Volver

Autor: Turam

"La brisa marina se desliza por mi rostro, lo necesitaba. Son ya más de 60 años sin pisar mi isla. Cuando emigré jamás pensé estar tanto tiempo fuera. Trabajé y formé una familia, mientras que de mi isla solo quedaron fotografías, recuerdos y alguna que otra noticia que escuchaba por la radio. Ahora vuelvo, uno debe de morir donde nació y a mí me falta poco, lo siento, mi sangre no fluye igual y mi corazón no palpita como antes, mi gente se asombra, sus ojos amagan con llorar y yo les digo, son mis vacaciones de verano".

Título: Lo que fui, lo que soy

Autor: J. Pablo Gondar Villalba

"En el mar me encuentro

Bajo el sol abrasador suelo estar

En ocasiones bajo el mar me ves

Protegida estoy

Capa sobre mi piel te impide ver

Lo que de verdad soy

Algo cambió

Algo pasó

Ya flotando en el mar estoy

Ahora solo concha soy

Recorro el mar

Flotando voy hasta posar

Posado mi cuerpo está

Fondo de piedra

Agitada y revuelta

El fondo acaricio

Poco a poco me rompo

Ahora grano soy de arena

Atrapada estoy

El dolor de otra como yo

Me hace ser brillante

Lo que fui, lo que soy".

Título: Final de verano en Lanzarote, sin radio

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"La luz atravesaba la superficie plática del mar azulverdoso, iluminando el fondo de arena blanca, como las casas del pueblo. La brisa, ausente, se dejaba imaginar refrescando los cuerpos al sol. Uno a uno nos íbamos incorporando en silencio, sacudiéndonos el sopor. Solo se oía el suave rumor de unas olas lánguidas dando, sin casi llegar, sobre la orilla y el leve chapoteo de los pies al contacto con el agua. Luego, como si nos hubiéramos puesto de acuerdo, nos zambullíamos desapareciendo bajo la superficie. Parecíamos estar volando en un cielo sin nubes".

Título: La última fiesta

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"El verano llega a su fin, el último para este viejo dial. En la pasada noche no lo han encendido ni una sola vez. La aguja no se ha movido sobre los números, que esperaban ansiosos se detuviera sobre ellos para hacer sonar su emisora preferida, llenando el ambiente con su música. La patina de polvo ya se hace evidente, cae sobre el aparato radiofónico a modo de velo mortuorio. Cuando lo desenchufen y sus válvulas dejen de recibir calor, habrá muerto definitivamente. Será como una isla apartada, junto al nuevo tocadiscos de 33 y 45 revoluciones".

Título: La vida sueño

Autor: David de la Merced

"Dios mío, estoy cayendo de verdad, voy a morir. Imposible pero cierto, la vecina de abajo me lo está confirmando con su mirada de sorpresa y terror mientras me ve caer al vacío. Creía que soñaba cuando me dijiste 'Salta'. Hace apenas un segundo estaba en el balcón esperando que salieses de la ducha. Escuchaba la radio con los ojos cerrados, medio dormido, saboreando nuestras vacaciones y mi mentolado afrodisíaco. Primer verano sin tu marido en la isla. Y ahora esto. ¿Que saltase por qué, mi amor? Perdóname, creía que estaba soñando. Te quiero. Me estampo".

Título: El invasor

Autor: Mario M. Relaño

"Pendientes de la radio, nuestras mujeres esperaban la noticia que comunicara la derrota del enemigo después de meses de asedio a la isla. La batalla había sido especialmente cruda ese verano, pero un rayo de esperanza al fin parecía cernirse sobre nosotros. Refugiadas en aquellas cuevas que el adversario desconocía y defendiendo su santuario, cuidaban y alimentaban a nuestros hijos, mientras eran conscientes de que algunos de los padres nunca regresarían. La frase "disparad contra el invasor", se había convertido en nuestro lema.

Encontrar el cadáver de mi hermano entre los caídos aquel día, me amargó la victoria".

Título: El jersey

Autor: Mario M. Relaño

"Salió del restaurante agarrada al soldado tras haber degustado juntos una última cena antes de la partida. Prometió que le tejería un jersey para el frío mientras estuviera fuera. Él jamás lo utilizaría pues siempre era verano en aquella isla, aunque nunca se lo diría. Lloró contándole qué pensaría en él cada día, desconociendo que la odiaba por hablar siempre de sufrimientos, penurias, desconciertos y contrariedades? No se daba cuenta y lo hacía reiteradamente como si fuera un serial de radio. Él estaba seguro que, si un día salía ileso de aquella guerra, no regresaría a su lado".

Título: Sin título

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"Estábamos en una terraza tomando algo antes de regresar a nuestra isla mecánica, el barco. Este verano hacía mucho calor. Después de tres o cuatro cervezas me entraron ganas de orinar. Al entrar al baño vi un mosquito revoloteando delante del espejo: qué coqueto, pensé, y lancé la mano cerrando el puño sobre él. ¡Lo cogí! Y ahora ¿qué hago?... Pues lo lancé contra el lavabo con tal suerte que se escurrió por el desagüe. Lo último que oí fui su característico sonido desde dentro de la tubería, apagándose. Sonaba extraño y lejano, como una radio con las pilas bajas".

Título: Sin título

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"En verano era cuando venía el abuelo Roque. Le encantaba preparar paellas, no las hacía nada mal. Cuando estaba en la cocina, Bea se subía al poyo y no perdía ojo. Era todo un ritual. Luego le acompañaba por delante de él, ceremonialmente hasta la terraza dónde acabaría de hacer el arroz en la barbacoa, sobre brasas. Era su toque especial.

Nos enteramos por la radio. El avión en el que regresaba se había estrellado en el mar. Una fallo en los motores. Ahora nos vamos en verano, como el abuelo Roque. Nadie soporta estar en la isla sin él".

Título: Las monjas

Autor: Mario M. Relaño

"La escena era totalmente surrealista. Una estampa de verano que jamás había visto en la isla. Caminaba yo desnudo sobre la arena de la playa. Mis ojos se toparon con una monja de hábito gris y sentada en posición Buda. Quise imaginar que escuchaba la radio. Al levantar la mirada, vi a lo lejos a otra monja, esta vez sobre las piedras. Y más adelante otra, y otra más, y otra? Al menos conté a ocho monjas sentadas estratégicamente a lo largo de esta playa nudista. ¿Acaso esto eran ejercicios espirituales o más bien estaban saliendo del armario?"

Título: Sin palabras

Autor: Ignacio Pacheco Cabrera

"En las tardes de verano paseo con el perro hasta el Islote del Francés. Por el puente lo suelto y sigo caminando, escuchando la radio, mientras él, detrás, se entretiene olisqueándolo todo. Al llegar a la altura del castillo, un ciclista baja la rampa. Pienso que si toma la curva a esa velocidad se puede tropezar con el perro. Entonces, lo miro. Nuestros ojos se encuentran. Miro al perro y regreso al ciclista, sin dejar de caminar. Él comprende, asiente moviendo la cabeza y aminora la velocidad. Le doy las gracias, inclinando levemente la cabeza también, y sigo".

Título: Huidas

Autor: Charlieasecas

"Soy de interior y una vez al año voy a ver el mar, me gusta observarlo mientras me invade esa sensación de escapar. El mar incita a huir. Bajo a la playa y me despojo de mis ropas, ignoro el frío que me saluda y me lanzo a nadar con brío. Me pregunto si lo estoy consiguiendo, si he escapado. Pero no hay magia, aun sigo aquí, conmigo. Dejo de bracear, me siento atrapado entre barrotes de agua salada. Huyo de nuevo. En otro lugar, Soleiman mira el mar, allí no hay otro sitio donde mirar".

Título: Anabel y su primer viaje en globo (101)

Autora: Isaura

"No estaba tan cerca de conseguirlo hasta que me armé de valor y, sin pensarlo dos veces, salté en la cesta. Horas antes había escuchado en la radio que este verano se produciría una travesía en globo por las Islas Canarias. Comenzaba mi aventura. El viento, maestro de nuestro itinerario, empujaba el globo y su equipaje hacia su destino, flotaba en el aire de forma totalmente libre. La calma y el silencio me embargaban a pesar de ser una polizón a pronto iba a ser vista. Minutos antes de aterrizar, ¡Zas ! fui descubierta".

NOTICIAS RELACIONADAS

[El concurso de Radio Lanzarote sigue recibiendo decenas de microrrelatos->72509]

[Lea los primeros 15 microrrelatos enviados al concurso de Radio Lanzarote->72403]

LO MAS LEÍDO