LA BODEGA MANTUVO SIEMPRE UNA ESTRECHA RELACIÓN CON EL ARTISTA

La FCM y El Grifo brindan por cien años de vida de Manrique con una edición limitada de "Malvasía de César"

La bodega ha presentado en la sede de la Fundación el diseño preparado con motivo del centenario, que incluye una impresión digital en las botellas de un fragmento del mural que el artista realizó para la antigua terminal del aeropuerto

La FCM y El Grifo brindan por cien años de vida de Manrique con una edición limitada de Malvasía de César
La FCM y El Grifo brindan por cien años de vida de Manrique con una edición limitada de Malvasía de César

FOTOS: Alex Godoy 

 

La Fundación César Manrique y Bodegas El Grifo han presentado este martes el vino "Malvasía de César", fruto del acuerdo de colaboración sellado entre ambas partes para homenajear al artista con motivo del centenario de su nacimiento. Al acto, que ha tenido lugar en la sede de la FCM, han acudido el presidente y el director de la Fundación, José Juan Ramírez y Fernando Gómez Aguilera, así como los propietarios de la bodega, Juan José y Fermín Otamendi.

Para la imagen de esta edición limitada se ha utilizado un fragmento del mural Lanzarote, que el artista realizó en 1953 para la antigua terminal del aeropuerto, y un representante de la vidriera Owen- Illinois se ha encargado de explicar cómo se ha realizado la impresión digital sobre el cristal.

"El diseño personalizado ha sido coordinado por Juvasa y resulta muy especial, convirtiendo el envase en un objeto coleccionable", destacan desde la Fundación, que ha acordado con El Grifo el lanzamiento de una serie limitada de 14.000 botellas numeradas. El vino embotellado es un blanco seco de guarda, 100% Malvasía Volcánica, cosecha 2017, criado sobre lías durante más de un año. 

 

Manrique, "embajador" y amigo de la bodega


Por su parte, desde El Grifo recuerdan la relación que mantuvo César Manrique con esta bodega, y que se inició en los años 40 a través de la madre de los actuales propietarios, Antonia Rodríguez Bethencourt. "El vínculo de amistad lo heredó la siguiente generación", apuntan.

Además, recuerdan que César es al autor de la identidad corporativa de la bodega, reinterpretando la figura del animal mitológico conocido como el "Pájaro Grifo". De hecho, el artista firmó el monumento a dicha figura, en las dos puertas de entrada a la bodega.

Del mismo modo, subrayan que Manrique ejerció "como gran embajador de la bodega", ya que "cuando exponía en países como Alemania, procuraba meter varias cajas de El Grifo junto con los cuadros, y los presentaba a los invitados como los vinos más apreciados de su isla".

LO MAS LEÍDO