Creatividad, originalidad y reflexión para la temporada 2020 de La Cabina

Mar ensamblado, de Azahara Cerezo; Herencia, de Raquel Plans, y Divisoria, de Iván Vilella, son las propuestas ganadoras del concurso organizado por los CACT para dotar de contenido este peculiar enclave expositivo ubicado en el MIAC

Creatividad, originalidad y reflexión para la temporada 2020 de La Cabina
Creatividad, originalidad y reflexión para la temporada 2020 de La Cabina

Mar ensamblado, de Azahara Cerezo; Herencia, de Raquel Plans, y Divisoria, de Iván Vilella, son las propuestas ganadoras de la convocatoria pública de los Centros de Arte, Cultura y Turismo para dotar de contenido la temporada 2020 de La Cabina, el singular y peculiar enclave expositivo ubicado en el Museo Internacional de Arte Contemporáneo, MIAC - Castillo de San José.

El departamento de Arte y Producción Cultural de los Centros las seleccionó de entre las ocho presentadas valorando, especialmente, su adecuación al espacio, su originalidad y calidad artística, y tratarse de proyectos pensados para ese enclave, si bien este último criterio no es excluyente.

El consejero delegado de los Centros, Juan Félix Eugenio, felicita públicamente a los ganadores de esta convocatoria y da las gracias a quienes presentaron sus trabajos para sumar su creatividad y experiencia a la propuesta cultural de los Centros.

La programación de La Cabina arrancará en febrero del próximo año 2020.

Mar Ensamblado


Mar ensamblado es una acción que hace uso de un simulador que permite navegar las aguas de todo el planeta y cuyo realismo responde, incluso, a datos meteorológicos en tiempo real.

La Cabina sitúa ese barco virtual en un punto de la frontera marítima entre Canarias, Marruecos y el Sahara Occidental. Durante 24 horas, la embarcación permanece completamente inmóvil, con el punto de vista mirando hacia el agua, eliminando en esa mirada el horizonte y cualquier posibilidad de vislumbrar ninguna de las dos costas.

El trabajo presenta el vídeo resultante de esta acción, un gesto imposible de llevar a cabo en el mundo físico (mantenerse estrictamente en el mismo punto con un barco en el mar) y que apela al propio Castillo de San José como dispositivo de vigilancia marítimo. El vídeo está acompañado de un mapa que señala constantemente la posición del barco.

Se trata, en definitiva, de una aproximación entre lo hiperlocalizado y lo deslocalizado; entre el foco en procesos específicos y las transformaciones de la economía global en un marco de estrechamiento del espacio-tiempo y virtualización de la presencia.

Herencia


Esta propuesta de Raquel Plans forma parte de un proyecto más amplio titulado Poema del Mar, realizado en homenaje al pintor grancanario Néstor de la Torre, que surge de la preocupación por la grave amenaza que atraviesa nuestro planeta alrededor del plástico.

Herencia transformará La Cabina en un mausoleo, un nicho a partir de los desechos plásticos que encuentra Plans, en lo que constituye una invitación a realizar una profunda reflexión sobre las consecuencias que tiene, y tendrá, el uso y el abuso de plásticos y derivados sobre nuestros ecosistemas marino y terrestre.

Divisoria


A diario, en nuestro personal micro territorio que es la ducha, nos auto delimitamos, nos territorializamos y relegamos al otro, al extraño, al que queda fuera. Finalizado el acto de higiene, abriendo la cortina, comienza de nuevo la exploración, la aventura, la desterritorialización. A partir de estas líneas divisorias, todo se presenta como lo salvaje, lo de afuera, la otredad, lo raro, una constante en el modo de pensar occidental.

Divisoria es un vídeo instalación pensada para reflexionar sobre las relaciones entre la especie humana y la tierra, el territorio y la periferia. A primera vista, se presentan ante el espectador una cortina de ducha, una retroproyeccióny unos auriculares, que tienen como objetivo relacionarse con los conceptos filosóficos de la desterritorialización y reterritorialización teorizados por Gilles Deleuze y Félix Guattari. Tratando de crear una metáfora audiovisual, Iván Vilella invita a meditar en la idea de lo que se configura más allá de lo conocido y/o normativo, y en los flujos que pueden existir entre lo interno y lo externo, entre lo poroso y lo hermético.

Divisoria propone, de forma paralela, la realización de una sesión audiovisual con técnica de vídeo mapping en directo y,seguidamente, un diálogo participativo entre el público asistente y el artista en el propio MIAC.

Sobre La Cabina


La Cabina es un espacio expositivo y de intervención artística ubicado en la antigua cabina de teléfonos del Museo Internacional de Arte Contemporáneo, MIAC - Castillo de San José, en el que se pretende mostrar propuestas en el ámbito de la creación contemporánea. Este peculiar emplazamiento, de 1,94 metros de alto por 1,01 metros de ancho por 1,40 de fondo, constituye un auténtico desafío para los artistas, a los que posibilita la creación de un microuniverso independiente, una acción autónoma, que sirve para poner en valor este lugar con la intención de convertirlo en un espacio de acción y en plataforma para la proyección y visualización del trabajo de artistas emergentes.

 

 

 

LO MAS LEÍDO