EL CABILDO AÚN ESPERA QUE SE SUMEN NUEVOS PARLAMENTARIOS

Un total de 75 eurodiputados de 20 países exigen la suspensión definitiva de las prospecciones en Canarias

El Cabildo de Lanzarote destaca que se ha conseguido "el consenso de 33 grupos políticos europeos contra las perforaciones de Repsol en las islas" y anuncia "nuevas acciones en el ámbito europeo"...

"La creación de un amplio grupo de fuerzas parlamentarias para rechazar las prospecciones de Repsol en las islas, impulsado por la Oficina de Acción Global del Cabildo de Lanzarote el pasado 9 de julio, ha recabado en una semana el apoyo de 75 eurodiputados de 33 partidos políticos de 20 estados miembros de la Unión Europea". Así lo han anunciado desde la Corporación insular, que asegura que "la acción sigue sumando nuevos diputados, que continuarán adhiriendo su apoyo a la reivindicación canaria en las próximas semanas". Además, subrayan que "la iniciativa de aunar firmas contra las prospecciones de Repsol es una de las diversas acciones emprendidas en Europa".  

Según explica el Cabildo, este martes se celebró en la capital belga un segundo encuentro en el que participaron casi medio centenar de personas representantes de colectivos sociales de Lanzarote, Tenerife, El Hierro, Gran Canaria y Fuerteventura, organizaciones medioambientales internacionales, científicos vinculados a la ecología marina de Canarias, sectores profesionales de las energías renovables, portavoces de pesquerías artesanales de las islas, instituciones públicas canarias y 16 diputados y diputadas de diversas fuerzas políticas representadas en la Eurocamara. Entre los acuerdos adoptados destacan la activación de peticiones urgentes a la Presidencia de la Comisión Europea, propuestas en la Comisión de Peticiones, y apoyo para las próximas movilizaciones previstas en Canarias y en España para el próximo 18 de octubre.

Durante el encuentro, se aprobó una declaración conjunta para dirigirla al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, mostrando el rechazo a la designación del eurodiputado popular Miguel Arias Cañete como Comisario de Acción por el Clima y Energía.

 

Más de 30 grupos respaldan las peticiones


Los 75 miembros del Parlamento Europeo que hasta la fecha han suscrito el manifiesto contra las prospecciones de Repsol forman parte de 33 grupos políticos de España, Portugal, Dinamarca, Hungría, Holanda, Lituania, Croacia, Suecia, Bélgica. Austria, Reino Unido, Francia, Grecia, Alemania, República Checa, Finlandia, Irlanda, Chipre e Italia.

En el documento, los paralmentarios piden que se adopten "las medidas apropiadas para paralizar de forma inmediata y definitiva las perforaciones de Repsol o de cualquier otra entidad interesada en la localización y explotación de yacimientos de hidrocarburos en las aguas que circundan las Islas Canarias", así como que se apliquen y se hagan "respetar rigurosamente en éste y en todos los casos las normativas ambientales de la Unión Europea, incluido el principio de precaución, así como los Convenios Internacionales ratificados".

También reinvidican que se consulte "a la ciudadanía canaria antes de formular cualquier futuro proyecto de manera a evaluar ex ante la pertinencia social y la viabilidad del mismo, anteponiendo la demanda y los intereses de la ciudadanía a cualquier otra consideración de tipo económico-mercantil"; y que se realicen "todos los esfuerzos necesarios para ampliar y profundizar la protección del archipiélago canario, de las Islas Baleares y del País Valenciano, así como de otros sistemas marinos y costeros de importancia ecológica fundamental en España y en la Unión Europea".

Por último, reclaman que se impuse "de manera más decidida un avance efectivo en los objetivos de desarrollo de las energías renovables fijados por la propia Unión Europea y sus Estados miembro, mediante la provisión de suficientes recursos económicos y administrativos y un seguimiento eficaz de los progresos realizados por cada país, con el fin de reducir progresivamente la explotación y consumo de combustibles fósiles y transitar lo antes posible hacia modelos de producción sostenibles que salvaguarden los equilibrios ecológicos fundamentales, hagan disminuir nuestra dependencia energética respecto de países terceros, alivien la balanza comercial de la Unión y sus Estados miembros, y fomenten la creación y mantenimiento de empleo con políticas de dinamización económica, investigación, innovación y generación de valor añadido".

LO MAS LEÍDO