La Presidencia británica tomará como base de sus trabajos en las negociaciones presupuestarias los avances realizados por Luxemburgo, que propuso 537 nillones de euros para Canarias

UE.- Blair coge el timón de la UE y hará lo posible para pactar la financiación comunitaria donde se enmarcan las ayudas regionales para Canarias a partir de 2007

el último papel de la anterior Presidencia no incluía a las Islas en la salida gradual (phasing out) del ‘objetivo convergencia' -el cual recibe el grueso de las ayudas de la Política Regional-

ACN

El primer ministro británico, Tony Blair, ya se encuentra al timón de la Unión Europea (UE) en un momento marcado por la crisis generada por el rechazo a la Constitución Europea en las consultas populares de Francia y Holanda, así como por el desacuerdo de los socios comunitarios en torno a la financiación de la UE de 2007 a 2013, en base a la cual se fijarán los fondos estructurales que pueda recibir Canarias durante el mismo periodo.

El pasado 1 de julio, Londres tomó el relevo de Luxemburgo. Ahora, Blair, que ha sido señalado como uno de los principales causantes del bloqueo en las perspectivas financieras al condicionar la modificación del ‘cheque británico' a una revisión paralela de las ayudas agrícolas (PAC), accede al papel de árbitro en estas negociaciones con el objetivo de conseguir el acuerdo que no pudo cerrar su antecesor, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker.

Al respecto, Tony Blair destacaba ayer en Londres que su intención es hacer «lo que pueda» para «avanzar y conseguir un acuerdo» respecto al futuro marco presupuestario europeo.

El nuevo presidente de turno del Consejo hizo estas declaraciones tras la reunión que mantuvo con su homólogo de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, quien, a su vez, insistió en la necesidad de que todos los Estados miembros flexibilicen sus posturas para poder consensuar la financiación de la UE.

La Presidencia británica expresa, en su documento de prioridades para este segundo semestre de 2005, que «continuará los debates sobre la futura financiación, tomando como base los progresos realizados hasta este día». Londres pretende resolver las cuestiones pendientes con el «objetivo de alcanzar un acuerdo global». Para ello, la Presidencia «consultará en un primer momento a todas las partes interesadas».

En este sentido, la última propuesta de la anterior Presidencia luxemburguesa de la UE, que concluyó su mandato el 30 de junio, presentaba una mejora para las ayudas específicas de Canarias, y del resto de las regiones ultraperiféricas (RUP), en el marco de los fondos estructurales y de cohesión, que habían quedado mermadas en los anteriores documentos.

La oferta de Luxemburgo -rechazada por España ya que no cumplía plenamente los intereses nacionales- concedía unos 537 millones de euros adicionales para Canarias en base a su ultraperificidad mediante unas ayudas de 35 euros anuales por habitante y un sobre exclusivo de 100 millones de euros.

Sin embargo, el último papel de la anterior Presidencia no incluía a las Islas en la salida gradual (phasing out) del ‘objetivo convergencia' -el cual recibe el grueso de las ayudas de la Política Regional- tal y como fijaba para Madeira, a pesar de que el nivel de renta de ambas regiones ultraperiféricas es similar.

Esta podría ser, por tanto, la propuesta de salida de Londres en las negociaciones de las perspectivas financieras, donde, el Gobierno del Archipiélago, mantiene como objetivo la equiparación del trato de Canarias y Madeira.

CUMBRE SOBRE EL FUTURO DE EUROPA

Durante la rueda de prensa conjunta de ambos presidentes volvió a hablarse de la actual crisis que vive la UE. Más allá de superarla mediante la consecución un pacto en el ámbito financiero, Blair consideró que es necesario abrir el debate sobre el modelo social europeo en un momento en que son necesarias las refomas económicas si se quiere alcanzar el objetivo de que la economía de la UE sea competitiva.

Por ello, el presidente del Consejo anunció la convocatoria de una Cumbre extraordinaria el próximo otoño para analizar el futuro de Europa. Por su parte, Barroso aseguró que la Comisión Europea presentará un documento sobre esta cuestión.

LO MAS LEÍDO