19/Jun/2019

San Ginés y su apuesta territorial: Domingo Cejas

San Ginés y su apuesta territorial: Domingo Cejas

Supongo que no soy, ni mucho menos, el único ciudadano de esta isla que se ha quedado de piedra al leer el reciente artículo de opinión de Pedro San Ginés.

El aún presidente del Cabildo de Lanzarote —esperemos que por muy poco tiempo ya— viene a decirnos, a “grosso modo”, que son otros los partidos políticos responsables de los desmanes urbanísticos acontecidos en las últimos años en Lanzarote y Canarias y que su marca, Coalición Canaria, es la madre Teresa de Calcuta y el propio San Ginés un trasunto del mismísimo San Vicente Ferrer.

Vamos, para entendernos: San Ginés afirma ser un dechado de virtudes alejado de cualquier intento de especulación con el territorio y el paisaje, principal patrimonio de todos los lanzaroteños y canarios.

Por si fuera poco, en este mundo paralelo y distópico ideado por Pedro San Ginés, absolutamente alejado de la realidad objetiva, la Ley de Suelo viene a ser casi una especie de nuevas “Directrices de Ordenación del Territorio”. Es decir, una norma protectora, en lugar de la ley especuladora y liberalizadora de suelo que realmente es.

Por suerte, los habitantes de Lanzarote no tienen una memoria tan frágil y recuerdan lo que realmente ha pasado. Y si no fuera así, vamos a recordárselo con hechos.

A comienzos del siglo XXI Pedro San Ginés ya hacía varios años que era consejero de CC en el Cabildo cuando su compañero de partido, José Francisco Reyes, se dedicó a saltarse la Moratoria y a dar licencias para complejos hoteleros a diestro y siniestro en Playa Blanca, hasta llegar a la suma de 12.000 plazas turísticas ilegales. Unos hechos por los que fue condenado a seis años de cárcel. 

Eso en Yaiza, porque en Teguise, Juan Pedro Hernández —en este caso del PIL, aunque pronto pasaría a formar parte de las filas de CC— hizo otro tanto de lo mismo. Hernández otorgó licencias ilegales equivalentes a 1.800 camas, unos hechos probados por los que fue condenado a 9 años de inhabilitación y 5.400 euros de multa. 

Juan Pedro Hernández fue condenado ya que son los alcaldes los responsables de firmar las licencias, pero el encargado de controlar el urbanismo municipal era el concejal del ramo, un tal Domingo Cejas. Un hecho que ya de por sí debería inhabilitarlo moralmente, aunque no lo haya hecho la justicia, para que volviera a ocupar cargo público alguno. Domingo Cejas no es, precisamente, un político sin pasado.

Cejas, al igual que otros ex miembros del PIL —como el ya citado Juan Pedro Hernández, Luis Arráez o la ex alcaldesa de Arrecife, María Isabel Déniz— abandonó la formación insularista para integrarse en CC.

¿Y qué ha hecho Pedro San Ginés con su concuño? (sí, se nos olvidaba citar que Pedro y Domingo tienen relación familiar) Pues lejos de alejarlo de la vida pública, lo ha contratado los últimos cuatro años de asesor en el Cabildo y ahora lo lleva octavo en su lista electoral.

Es decir, el político que controlaba el urbanismo en Teguise cuando se concedieron 1.800 plazas ilegales en ese municipio, el responsable de los esqueletos de hoteles abandonados en Costa Teguise —paralizaciones que demuestran que las licencias sí se recurrían por el Cabildo de Lanzarote—, apunta a nuevo consejero de Política Territorial si gobierna de nuevo San Ginés.

Entre todo esto que les hemos contado y que el nuevo Plan Insular que nos prepara San Ginés contempla hoteles en núcleos rurales y campos de golf en suelo rústico (gracias a la permisividad de esa “maravillosa” Ley del Suelo), el progresivo desmantelamiento de la oficina del PIOT y de la vigilancia medioambiental… ¿de verdad hay alguien en esta isla que crea a Pedro San Ginés como defensor del territorio y el paisaje?

 

Por Zebensuí Borges Bermúdez

 

Comentarios