15/sept./2019
Marcos Bergaz
10/07/16

Un PSOE ganador

“Y ganar y ganar y ganar... y volver a ganar, y ganar y ganar...”. Esa era la mentalidad de Luis Aragonés ante cada encuentro que disputaba la selección española de fútbol, con independencia de que  las circunstancias fueran adversas o la diosa fortuna no estuviera de su parte. Un líder ganador para un equipo histórico.

Pues hablando de otro equipo histórico como el Partido Socialista y del análisis de los resultados de las últimas elecciones generales, apliquemos idéntica mentalidad. En este sentido, pese al esfuerzo de los miles de afiliados y simpatizantes, siempre dando lo mejor en campaña, el pasado 26J no conseguimos ganar. Fuimos segundos, evitando, el sorpasso, cierto es; en unas segundas elecciones que podían haberse evitado, también; y mejorando resultados en algunas localidades como Lanzarote, claro que sí, pero lejos de nuestra meta y de lo que necesita España, Canarias y Lanzarote: un PSOE ganador, con capacidad de gobernar nuestro país o sumar una senadora socialista por Lanzarote. 

Ello justifica un periodo de reflexión para identificar las causas y poner los remedios. Labor imprescindible, porque el PSOE ni puede, ni debe conformarse con ser únicamente el líder de la izquierda o el segundo de los partidos nacionales. La aspiración, por nuestra historia, por nuestra hoja de servicios al país y por nuestros valores es ganar para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos desde el Gobierno.  

Y ganar pasa por aprovechar los próximos congresos del partido, desde el nacional hasta los locales, para dotar a la organización de un nuevo impulso orgánico que permita afrontar, con garantías de éxito, el nuevo tiempo político. Para que así sea, necesitamos un proyecto renovado e integrador en el que todos arrimemos el hombro, desde la militancia de base, nuestro mayor patrimonio, hasta el más alto cargo institucional u orgánico, desde el veterano al novel, desde aquella o esta familia, cada uno con su esfuerzo y convicción hemos de convertir al PSOE en la primera opción de la sociedad.  

Y ganar es centrarse fundamentalmente en las cuestiones que marcan la agenda pública. Ocuparnos día, tarde y noche, de los problemas que preocupan a nuestros conciudadanos, posicionándonos con rapidez y claridad sobre cada uno de los temas. Me decía recientemente un joven socialista que se había afiliado para hablar de educación, de sanidad o de la falta de oportunidades laborales, problemas concretos que nos afectan y requieren una respuesta, no para ser experto en estatutos. !Cuánta razón! El éxito del partido reside en concebir cada necesidad social como una ocasión para plantear una solución, dedicando menos tiempo a nuestras cuestiones internas.

Y ganar, exige ser conscientes de que estamos en un proyecto colectivo donde nada ni nadie, está por encima del proyecto común que representan las siglas PSOE, con independencia del cargo que se ocupe o los años de militancia. Desde luego, elegir bien a nuestras Ejecutivas, Comités y Secretarios Generales es fundamental, pero más importante es aprovechar el enorme potencial que el conjunto de hombres y mujeres socialistas presentan. Sin distinción y con la fraternidad propia de quienes teniendo variadas opiniones y aspiraciones somos compañeros. 

Y hay que volver a ganar, para repetir los logros de pasados Gobiernos socialistas en los que nuestra acción, como primer partido del país, permitió construir el Estado de Bienestar, universalizar derechos, conquistar nuevas libertades; con una trayectoria de la que sentirnos orgullosos y donde las luces son infinitamente mayores que las sombras, pero que resulta insuficiente para recuperar la confianza perdida por muchos votantes. Nos piden más, mucho más, y hemos de sentirnos afortunados por dicho grado de exigencia que nos obliga a mejorar cada día.      

Y cuando ganemos, pronto si hacemos las cosas bien, saber que ningún voto es para siempre. Sólo desde la buena gestión y la ejemplaridad que esperan los ciudadanos, lograremos revalidar la confianza cada cuatro años. Porque este es el único camino posible para volver a tener un PSOE ganador que cumpla con los anhelos y esperanzas de una mayoría social que nos espera.

 

*Marcos Bergaz, consejero del Cabildo y afiliado del PSOE.

Comentarios