20/sept./2019
Marcos Bergaz
24/03/19

Esas pequeñas cosas de Teguise

Esas pequeñas cosas de Teguise

Que en el amor los gestos son importantes nadie lo discute. Lo saben bien las parejas que mantienen la llama encendida.

Que una casa se convierte en hogar cuando los detalles ocupan esos rincones que esperan una foto, una flor, es por todos compartido. 

Y que en política acciones modestas pueden hacer más felices a los ciudadanos es indiscutible.

Son esas, o “aquellas pequeñas cosas” que canta Serrat las que salvan parejas, hacen un hogar o mejoran la sociedad. Porque no sólo de grandes promesas y actos vive el hombre o la mujer, aún cuando sean vecinos de Teguise donde ni en lo mayor ni en lo chico se ha estado atinado durante los últimos años, y así no se puede seguir.

En lo grande, porque las inversiones prometidas siguen sin aparecer, sin ser disfrutadas por los ciudadanos, cansados de anuncios que hoy se repiten; y en lo menudo porque no se ha estado en esas cosas, como si no fueran realmente importantes. Es el momento Teguise de hablar de ellas.

Como que las calles del Municipio dedicadas a personas ilustres cuenten con una leyenda o QR sobre quién era tan insigne personaje, sobre las razones de su dedicatoria.

Como que los senderos estén bien señalizados con paneles que informen del recorrido, con mantenimiento periódico y espacios para el reposo de los valientes, ¡be brave, run!

Como ampliar los horarios de nuestros museos en verano para que los turistas que se acercan a La Villa disfruten del Timple o de la Piratería más allá de las cuatro de la tarde.

Por no decir, la necesidad de dotar a todos los baños públicos de cambiadores para bebes que faciliten el arte de poner un pañal; de mantener limpios los márgenes de las carreteras para que los ciclistas dejen sus lamentos, con rotondas que se vean como oportunidades para embellecer y reconocer la labor de tantos colectivos; o poner sombra en todos los parques infantiles y centros escolares, bien lo sabe el patio central del Alfonso Spínola.

Y para pequeño gesto, que el Alcalde rompa con el silencio de Bisbal y reivindique al Consorcio y a Canal Gestión el agua agrícola necesaria para nuestros héroes del campo o que reciba a los deportistas que promocionan y luchan por el Municipio.

Sí, “son aquellas pequeñas cosas. Que nos dejó un tiempo de rosas. En un rincón. En un papel. O en un cajón…” y para lo que quiero ser tu Alcalde a partir de mayo, porque cuando las ganas y el compromiso están presentes son posibles. 

Muito obrigado Serrat por recordármelo y no se olviden de ser felices que el carnaval se va a la octava isla.

Por Marcos Bergaz, candidato por el PSOE a la Alcaldía de Teguise

 

Comentarios