19/Sep/2018
15/12/15

Coalición Canaria: el voto inútil

Coalición Canaria: el voto inútil

En estas elecciones se retratan todos los partidos, no solo PP, PSOE y aquellos otros que no tienen antecedentes que reprochar o examinar. También concurre Coalición Canaria con un pasado con más sombras que luces, que sí ha tenido voz en tantas legislaturas, que sí ha tenido oportunidad de demostrar que esa voz de Canarias ha podido o no estar a la altura de las exigencias y necesidades de los canarios. Veámoslo.

Coalición Canaria ha gobernado ininterrumpidamente la Comunidad Autónoma desde 1993, durante treinta y dos años. Coalición Canaria gobierna en la mayoría de los ayuntamientos canarios y en el Congreso de los Diputados ha dispuesto de grupo parlamentario propio durante cinco legislaturas. Y en esta última, la sexta con representación propia, ha venido ocupando dos escaños.

El caso es que Coalición Canaria no pide el voto por resultados, sino por sentimientos. Se escaquea, no da la cara. Y fundamentalmente por eso, pero no solo por ello, Coalición Canaria es un fraude.  Como fraude son algunas de las propuestas que ahora realizan de forma sobrevenida, inventadas para la ocasión, cuando ni siquiera las tienen previstas en su propio programa electoral para la presente legislatura en la Comunidad Canaria.

Coalición Canaria llega a estas elecciones generales con el resultado más vergonzoso posible en las áreas de competencia propia. Por Comunidades: la cuarta tasa de paro más alta de España, el segundo puesto por la cola en el Ranking de Excelencia Educativa, y el último lugar en la clasificación de calidad de servicios sanitarios. La primera en presentar tan malos resultados conjuntos en paro, educación y sanidad.

Y se presenta ahora como si nada, como si acabara de llegar y no tuviera nada que ver con los gobiernos de Canarias, como si pasara por aquí… Pero claro, para eso está el denostado “Estado Español”, esa entelequia “colonialista” culpable de todos los males de Canarias. Coalición Canaria, al fin y al cabo, solo ha estado pasando por aquí…, durante 32 años ininterrumpidos.

La propuesta de Coalición Canaria está vacía. Se basa en un llamamiento demagógico que ha funcionado y que funciona, fundamentado en un sentimiento de canariedad del que pretenden apropiarse para poder arrogarse la Voz de Canarias en el Congreso.

Se apoyan en el mismo falso victimismo que tan buenos resultados electorales ha proporcionado en esta y otras comunidades de hegemonía nacionalista. Por eso lo alimentan. Un victimismo que fomenta un complejo de colonia absurdamente caduco, históricamente insostenible, pero bastante nutritivo desde el punto de vista político. Y  desde todos los puntos de vista, pero sobre todo, desde la tozudez de la realidad y con datos en la mano: Canarias, según las cifras del balance fiscal de 2014 es la segunda autonomía más beneficiada, con 4.054 millones de euros.

Por todo ello y por muchas más cuestiones que seguiremos abordando, la propuesta de Coalición es puro cartel, vacío de contenido y premeditadamente ajeno a las grandes cuestiones que nos jugamos todos los españoles, en estas elecciones.

“El nacionalismo es algo intrínsecamente malo por dos motivos. Primero por creer que unas personas son, por su pertenencia a un grupo, mejores que otras. Segundo, porque cuando el problema es el otro, la solución implícita de este problema siempre será el otro.”  Ryszard Kapuściński, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2003, por “su preocupación de los sectores más desfavorecidos y por su independencia frente a posiciones de todo signo, que han tratado de tergiversar su mensaje”.

 

Paco Dorado. Concejal del Ayuntamiento de Teguise, Lanzarote.

Comentarios